Calendario

<<   Noviembre 2015  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El presidente fallido

Por Armando Maronese - 17 de Noviembre, 2015, 21:52, Categoría: Opinión

¿Quién es Zannini, el presidente fallido?  Se cumple el ciclo iniciado en los setenta. Carlos Zannini es desde la muerte de Néstor Kirchner, el virtual presidente de este país. Ha recaído sobre él la decisión política y el designio del curso del gobierno, a pesar de no haber sido votado para ello.

 

Zannini no es sólo el Secretario de Legal y Técnica de la presidencia. Es también el mentor y verdadero líder de "La Cámpora", esa agrupación que pretendió ser montoneros del siglo XXI y se quedó en el fervor adolescente de los cuadros bajos, asfixiados por la búsqueda de lujos, desde el cargo oficial de sus cuadros mayores.

 

Zannini completa el ciclo de la toma de poder iniciado en los setenta y afortunadamente para los argentinos -aunque un poco tarde-, ha fracasado.

 

En la década del '70, el objetivo de las agrupaciones guerrilleras era acceder al poder utilizando al General Perón. Las facciones provenientes del peronismo, como Montoneros y FAR, estaban convencidas de que Perón a su regreso, gobernaría rodeado de aquellos jóvenes maravillosos que le habían hecho la revolución para que volviera. Desde el ala más radicalizada del guevarismo no peronista, el ERP por caso, siempre le desconfiaron al general, aunque sucumbieron de una u otra forma a la idea fácil de acceder al poder utilizando al último Perón, al que consideraban un cascarón viejo y vacío.


Si habían conseguido volcar a la guerrilla peronista hacia el marxismo a pesar de ser de base católica, iban a hacer un doble juego de control sobre los muchachos de Montoneros, e indirectamente sobre el propio Perón.

 

Cuando fue Héctor Cámpora el elegido por Perón para ganar las elecciones de 1973, la presunción marxista pareció convalidarse. Cámpora reivindicó la lucha armada, declaró la amnistía para los "luchadores sociales" que estaban encarcelados y metió en el Congreso a algunos diputados provenientes de montoneros, tales los casos de Nilda Garré y Dante Gullo.

 

Pero la utopía marxista duró apenas 49 días. Fueron los días que tardó Perón en darse cuenta que con esos fanáticos enamorados de la sangre, era imposible hacer la política de unidad bajo su mando y perpetuar el poder del peronismo en el tiempo.

 

Juan Domingo Perón echó a Cámpora luego de aquellas palabras ya casi legendarias: ¿"Qué me ha hecho Camporita?... me ha llenado el movimiento de zurdos y de putos!".

 

Perón ganó las elecciones luego de la renuncia del Tío Cámpora, los apretó poniéndoles los puntos acerca de quien mandaba y se le rebelaron abandonando bancas y pasando luego a la clandestinidad.


Llegaron a desafiarlo abiertamente matándole a José Rucci, emblema del sindicalismo al que Perón privilegió antes que a los guerrilleros, y terminaron enfrentados tanto con las fuerzas legales del Estado, como con las fuerzas paramilitares que Perón mandó organizar para exterminarlos: la triple A. Quisieron acceder al poder usando un presidente manejable pero les salió demasiado mal.

 

30 años pasaron hasta que la política les permitió ir infiltrándose paulatinamente desde el Frepaso, y acceder a una cuota de poder con la fallida Alianza. Estaban desperdigados y no pudieron acceder masivamente hasta que llegó un tal Néstor Kirchner, un gobernador feudal que los usó para sus negocios y se inventó un inexistente pasado de lucha social y persecución.


Si bien los antiguos jóvenes maravillosos se sintieron cómodos desde el acceso al poder y a las finanzas de las agrupaciones de DDHH -como Madres, Abuelas e Hijos, y desde los movimientos piqueteros-, Kirchner los había metido en el mismo guiso con esos referentes de siempre del partido peronista. El sindicalismo peronista tradicionalmente de derecha y los dirigentes PJ standard.

 

A la muerte de Néstor Kirchner en 2010, se produjo el ansiado movimiento de fichas por parte de Cristina Kirchner. Desoyendo todo mensaje que le llegara del más allá de parte de "Él", rápidamente desperonizó su entorno y se rodeó del remanente de la juventud maravillosa a la que tanto admira.

 

Finalmente lo habían logrado. Estaban en el poder con una presidente ideal para sus logros. Una mujer tan carente de límites, modestia, educación, como de ideas y allí estaban ellos, la guardia revolucionaria para abastecerla.

 

Así cobró mayor predicamento ante la presidente gente como Horacio Verbitsky y su segunda, Nilda Garré. Así, Carlos Kunkel se convirtió en uno de los voceros semi oficiales, y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, se convirtió en el ideólogo político del cristinismo. La salida de la CGT tradicional del firmamento kirchnerista, terminó de darles a los viejos terroristas, el control casi absoluto de la situación y del gobierno.

 

Puede decirse, promediando 2013, que es Zannini el verdadero presidente de la nación argentina, reemplazante de Néstor Kirchner en la toma de esas decisiones políticas que a Cristina Fernández de Kirchner tan poco le interesó acometer. Ella siempre necesitó la referencia política ajena, porque jamás deseó meterse de lleno en esa cuestión.

 

Las diferencias de conducción desde la muerte de Néstor Kirchner son ciertamente notables. La radicalización de la presidente avasallando instituciones de la república así lo demuestran. Cero muñeca política y 100% cuadro militar. Verticalismo a ultranza y mandar antes que gobernar. Abolición de cualquier diálogo democrático y pragmatismo desembozado. Para adentro y para afuera.

 

Carlos Zannini es Maoísta. Juega perfectamente con los talibanes stalinistas como Diana Conti, Sabbatella y tantos otros. Todos provienen del Partido Comunista en cualquiera de sus ramas y sub ramas.

 

Uno se plantea qué hubiese ocurrido si las agrupaciones guerrilleras hubieran llegado a tomar efectivamente el poder, allá por los setenta. Hay que imaginarlos con la sangre joven de la edad temprana, con los "fierros" y con la soberbia que siempre los caracterizó. Mario Santucho el líder histórico del ERP, había resumido con claridad el pensamiento pragmático de la juventud maravillosa: "Para hacer nuestra revolución calculo que deberemos matar a un millón de personas". Afortunadamente, diferentes circunstancias lo impidieron.

 

Pero volviendo al presente se han dado el gusto de llegar. Y éste es, acaso, un ciclo histórico que la Argentina debía cumplir para poder abrochar de una buena vez y para siempre, el capítulo más negro de nuestra historia reciente. Porque los jóvenes maravillosos demostraron varias cosas desde el poder.

 

1) Que no tenían la mínima capacidad de conducir una nación; porque son bastante buenos para mandar pero son pésimos para gobernar.

2) Que son absolutamente incompatibles con una democracia republicana, donde el diálogo y la mesura deben primar ante el arrebato y la imposición.

3) Que la misma falta de moral que mostraron en los setenta para matar gente indiscriminadamente, la exhiben hoy cuando suscriben un modelo falaz y a dos presidentes que perpetraron el robo más grande de la historia de la Argentina.

 

Tienen las decisiones, tienen el 80% de los medios de comunicación, tienen las mayorías legislativas y tienen a su gente en todos los organismos de la función pública. No obstante lo cual, fracasan estrepitosamente.

 

La secuencia de finalización de un ciclo histórico, la sustenta la ciudadanía desde las calles. Cuando pide república, defiende a la justicia y desenmascara cada movimiento oficial totalitario. El gobierno integrado por la juventud maravillosa hoy encanecida, se debate ante su imposibilidad de integrarse al sistema que los argentinos hace ya 30 años elegimos para gobernarnos entre nosotros: La democracia republicana.

 

El presidente Zannini choca contra la trampa ideológica, porque la clase media y los grupos de poder le han puesto freno a su locura setentista. Si hubieran accedido de este modo en el 2001, hoy la Argentina ciertamente sería mucho más parecida a Venezuela de lo que es. Pero terminaron de integrarse a finales de 2010, y se mostraron descarnadamente luego de las elecciones de 2011.

 

Afortunadamente cuando ellos se estructuraron, los argentinos ya estábamos demasiado democráticos como para que esta gente se saliera con la suya.
Hoy, como siempre, están buscando cómo reciclarse para seguir en el poder, pero los hemos desenmascarado. No hay más utopías, ni mártires. Se terminó "el relato".

 

Por Armando Maronese


 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com