Calendario

<<   Marzo 2015  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Curro se escribe con K

Por Armando Maronese - 12 de Marzo, 2015, 2:29, Categoría: Opinión

¿Que significa curro? En el habla coloquial de los argentinos, “curro” es un negociado de poca monta. Un kiosquito, casi un rebusque. Una malversación de vuelo bajo, un delito de bajas calorías. La palabra saltó al debate público cuando Mauricio Macri aseguró que con el próximo presidente, se va a acabar el “curro” de los derechos humanos.

El jefe de gobierno después no volvió sobre el tema para dar explicaciones. Si se refirió a la utilización oportunista del tema por parte del matrimonio Kirchner y a las maniobras ilegales que algunos personajes como Sergio Schocklender cometieron, yo creo que Macri se quedó corto. Más que “curro”, creo que se trata de una de las mayores estafas simbólicas y concretas realizadas por Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández en la década hotelera, como definió con precisión María Isabel Sánchez.

La defensa de los derechos humanos en su más amplio sentido de la palabra, es una de las actividades mas sagradas que debe desarrollar toda persona por el solo hecho de existir. Es lo que nos dignifica, lo que nos diferencia de los animales y los robots. Es la pelea constante y por todos los medios legales a nuestro alcance para que en un país, y en lo posible, todo el planeta, trabaje a favor de valores como la libertad absoluta, la democracia republicana plena, la igualdad de oportunidades, la justicia social, la no violencia y la no discriminación de ningún tipo.

La misión es defender esos valores de cualquier intento autoritario. Insisto, creo que no hay tarea colectiva superior a la defensa de los derechos humanos en todas sus formas. Desde la lucha contra la impunidad de los terroristas de estado, por las atrocidades y desapariciones que cometieron hasta la exigencia de que haya cada vez mas políticas y mas eficientes contra la marginalidad y la exclusión, contra la droga y el delito que mata compatriotas todos los días. Eso no es un curro. Eso es una obligación moral de todo ciudadano: "Bregar para que los derechos humanos se respeten en plenitud".

Los Kirchner, pese a que tenían militancia y por lo tanto información y conciencia política en el 73, no movieron un dedo para ayudar a los presos políticos ni a los familiares de los desaparecidos. No presentaron ni un solo habeas corpus, como sí lo hicieron algunos de sus amigos, como el valiente Rafael Flores. Todo lo contrario, los K, durante la dictadura se dedicaron a quedarse con las casas de los que no podían pagar sus deudas, asfixiados por las leyes vigentes. Se dedicaron a hacer negocios en lugar de defender los derechos humanos. Eso fue durante la época militar. Pero después, durante la democracia y con posiciones de poder muy importantes, tampoco levantaron la voz y no ayudaron en nada a los organismos de derechos humanos.

Néstor Kirchner fue intendente y dos veces gobernador. No hay rastros de que hayan colaborado con algún organismo investigativo. Por el contrario, ya se conoce perfectamente bien, que hasta los 24 de marzo se negaban a hacer actos recordatorios.

El oportunismo de estado llegó cuando accedieron a la presidencia. Allí sobreactuaron, alardearon de lo que carecían y lanzaron un operativo de cooptación de los defensores de los derechos humanos que, en gran medida, las resultó exitoso. Primero, porque les colocaron camiseta partidaria a los derechos humanos que deben ser por naturaleza universales, pluralistas, multipartidarios. No se los puede achicar y asociarlos a una fracción partidaria por más grande que esa sea. La gran tarea es para que los derechos humanos sean un activo de la democracia y de todos los argentinos sin distinción de banderías.

Los Kirchner hicieron todo lo contrario. Sumaron a Hebe de Bonafini y a Estela Carlotto a lo proselitista, a lo electoral y eso generó graves crisis. Divisiones entre los organismos. De hecho, gente muy valiosa y corajuda que hizo lo que tenía que hacer cuando las balas picaban cerca, tomaron distancia crítica de la forma de moverse del kirchnerismo en este plano. Hablo de Nora Cortiñas, madre Línea Fundadora, del premio Nóbel de la Paz, Pérez Esquivel y de Graciela Fernández Meijide, entre otros. Hay que hacer memoria, nada más.

Pero el “curro”, la estafa simbólica, fue mucho más allá de una utilización del tema como escudo para esconder sus negociados de mega corrupción. Mancharon los pañuelos blancos honestos (porque algunos los hubo), con planes absolutamente inexplicables llamados “Sueños Compartidos”, que fueron pesadillas verdaderas para todos los que se sintieron desilusionados y defraudados por los delitos cometidos por Sergio Shocklender bajo la mirada cómplice de Hebe de Bonafini.

Pero eso no fue todo. Hubo decenas de pequeños curros y aprovechamientos económicos de semejante horror de los crímenes de lesa humanidad. Convertir a la ESMA casi en una unidad básica para celebraciones, es una falta de respeto a todos los desaparecidos, sin distinción. El broche de barro es el caso del general Cesar Milani que da para una columna en particular.

Las madres de La Rioja saben quien fue y que hizo Milani con la desaparición del soldado Agapito Ledo que era su asistente. Las relaciones casi carnales que Hebe de Bonafini estableció con Milani, al que veía casi como si fuera Hugo Chávez o Fidel Castro, hicieron desbarrancar el relato. Hubo una gigantesca careta que se cayó. Y apareció la hipocresía, el doble discurso y la falsedad de los Kirchner en toda su dimensión. Para algunos se trata de un curro. Pero es mucho más que eso. Es una estafa ideológica y económica. Un delito hecho y derecho. Sobre todo eso: hecho y derecho.

Por Armando Maronese

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com