Calendario

<<   Enero 2015  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

¿Es Nisman una cortina de humo?

Por José Luís Milia - 23 de Enero, 2015, 13:33, Categoría: Corrupción - Violencia

Nadie piense que lo que ayer se consideraba suicidio y hoy es un asesinato, es producto del intrincado proceso mental de la presidente. Nadie crea que siendo ella la primera actriz de las cadenas nacionales en las que habla de cualquier pavada, el hecho que sólo haya utilizado Facebook para opinar sobre la muerte del fiscal Nisman es una reculada a la pubertad.

Juzgar así sus actitudes es no tener idea de como el instinto- no sólo político sino de supervivencia- mueve el pensamiento de esta mujer. Que nos guste creer que padece de graves deficiencias psicológicas y que éstas son quienes rigen su comportamiento, es permitir que el “vamos por todo” se termine de concretar en lo que resta del año. Pensar que la muerte del fiscal Nisman, más allá de ser un torpedo que le han encajado a su gobierno bajo la línea de flotación, la puede conmover en lo personal o que tire abajo su gobierno roza el disparate.

Digamos las cosas como son. Luego de doce años, si pensamos que a ella algo- excepto el poder y la impunidad, la conmueven-, estamos para que nos internen en el loquero Open Door. Por eso, dar vueltas sobre el hecho que prefirió Facebook para opinar sobre la muerte del fiscal Nisman, en lugar de repetirse como “prima donna” de una cadena nacional creyendo que es una regresión a la adolescencia, es una estupidez.

La elección de Facebook como medio de información oficial -luto y regocijo, porque al fin y al cabo alguien mató a un enemigo-, es una medida real del valor que ella le da a los argentinos como pueblo. Hace tiempo que sabe muy bien que una “caceroleada” -aunque se repita en cada una de las ciudades y pueblos del país-, no significará merma alguna en el poder que detenta, y que más allá de cantar el Himno y mostrar algunas banderas y pancartas, ese pueblo no hará nada. 

Porque la realidad es que nosotros medimos la muerte del Fiscal Nisman, pero también la vida de la República y sus Instituciones, con una vara distinta a la que ella usa. Nisman, más allá de cuan profundas hayan sido sus denuncias, que aún no conocemos, se había convertido en quien podía esclarecer ¡Por fin! la matanza de ochenta y cinco argentinos. Para Cristina Fernández era solo una piedra en el camino al “vamos por todo”.

Seamos realistas y no juguemos de ñandúes con la cabeza bajo la arena, porque y entiéndase bien esto, porque en este muestrario infame de poder y latrocinio, más allá de ser para nosotros una esperanza y para ella y sus secuaces un inconveniente, el fiscal Nisman ni siquiera es importante. La importancia de este juego reside en la retención del poder y no estoy hablando de gobernar por interpósito “felpudo”, sino retener en propias manos un poder sin el cual el futuro de ella y su banda se convierten en una sucesión de calamidades.

No hay mucho que pensar para imaginar como harían para retener el poder; y ni siquiera a nuestras espaldas, sino bien a la vista. Porque ¿Cómo interpretan, quienes lean esto, el desordenado y fantástico aumento del presupuesto de inteligencia militar a un año y tres meses de la entrega del gobierno? ¿Cuál es la necesidad de imponer por la fuerza del número una reforma estalinista a una ley de abastecimiento que, de por sí, era más que dura? ¿Cuál es la necesidad de actuar como si el mundo conocido estuviera en una conspiración para destruirnos? ¿Cuál fue la necesidad de darle doscientas hectáreas a China para construir una base aeroespacial, base que fácilmente puede transformarse en misilística, o coquetear sin pudor con Putin? ¿Por que los contratos con Chevron y otros están llenos de cláusulas secretas? ¿Creen los argentinos que por la frontera del NOA solo entra cocaína y no armas? ¿Cuál es en realidad el poder de agitación que tienen agrupaciones como “Tupac Amaru” de Milagro Salas o los piqueteros del “académico” D'Elía?

Estas son las preguntas que a los argentinos nos aterran. Preferimos cualquier cosa a saber la verdad. Que cada uno piense las respuestas que quiera, pero seamos conscientes que la estupidez y docilidad que hemos demostrado en estos años ante infinidad de atropellos, intimidaciones, aprietes y mentiras, les ha permitido al gobierno pensar que con nosotros pueden hacer lo que quieran. Incluso, por que no, matar un fiscal que molestaba y usar su muerte como cortina de humo.

José Luís Milia

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com