Calendario

<<   Noviembre 2014  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Al enemigo ni justicia

Por Alfredo Leuco - 13 de Noviembre, 2014, 13:46, Categoría: Legales - Justicia

Estamos ante una situación muy grave y delicada para la vida de la democracia y de la República. Está a punto de cometerse un crimen contra la división de poderes en Argentina. La autora intelectual de semejante retroceso es la presidente y la autora material es la procuradora. Con letra de Cristina K y música de Alejandra Gils Carbó, va a salir con papas fritas una ley que tiene como objetivo central perseguir a políticos y periodistas opositores y garantizarle impunidad a los funcionarios cristinistas corruptos.

El Congreso, convertido en escribanía, reformará el Código Procesal Penal sin culpa alguna. Y a partir de ese momento, Gils Carbó, la comandante del ejército de Justicia Legítima, se convertirá en la mujer mas poderosa y temida después de Cristina K, porque el articulo 34 le da superpoderes inéditos en democracia.

Gils Carbó tendrá facultades tan amplias y arbitrarias, que podrá elegir el fiscal que ella prefiera y que tenga puesta la camiseta kirchnerista para investigar a Mauricio Macri, Sergio Massa o Hermes Binner por poner un ejemplo. Ella misma podrá elegir a uno de los 17 nuevos fiscales que van a designar a dedo y por complicidad, para que encubra o cierre directamente una causa de Lázaro Báez, Ricardo Jaime, Amado Boudou e incluso que involucre a la propia presidente de la Nacion.

Los Kirchner buscaran, como lo hicieron siempre, que un juez diga que no hay delito, que son mas honrados que la Madre Teresa y sanseacabo: cosa juzgada. ¿Se entiende? Oyarbide ya les hizo ese favor. Sobreseimiento express. Y ya nadie los podrá juzgar por esa estafa porque está prohibido juzgar a una persona dos veces por el mismo delito.

Ese es el plan. Por eso van a nombrar a 1.600 nuevos cargos sin concurso. De hecho, la doctora Gils Carbó ya designó a 252 personas y solamente dos no fueron en forma arbitraria y discrecional. El resto son amigos y favorecederos y militantes de la causa cristinista. Eso destruye la división de poderes y le quita casi todo el poder a los jueces y por eso, cambia toda la lógica de los tribunales que en lugar de impartir justicia los convierte en un engranaje más de La Cámpora y Cristina K.

Eso mismo están haciendo con todo el Estado. Lo llenan de militantes. Lo copan y lo cooptan. Prepararan su retirada del poder para que nadie los moleste y ni siquiera los cite a declarar. A ese sistema autoritario y cesarista, Julio Piumatto lo llamó Gestapo. Me cuesta utilizar esa terminología porque los nazis, con su policía secreta a la cabeza, exterminaron millones de personas.

Hay una distancia gigante y no se debe bastardear la memoria de lo que fue el holocausto. Pero si es cierto que si uno inventa un organismo al solo efecto de hostigar y castigar a los disidentes, está entrando en el autoritarismo caudillista mas retrógrado y mas repudiable. La inmensa mayoría de la sociedad reclama todo lo contrario. Más democracia, más libertad, más independencia y menos corrupción. Basta de infiltrar el Estado que es de todos, con soldados de la causa de Cristina y Máximo K. Basta de considerar al Estado como algo de su propiedad. Basta de hacerse un regalo para el arbolito de navidad, que para todos los ciudadanos es un presente griego.

Este copamiento de la justicia no pudieron lograrlo con aquella excusa de querer democratizarla. Les falló. La Corte Suprema les puso un límite. La idea perversa de destituir al honrado fiscal José María Campagnoli porque estaba investigando bien a Lázaro Báez, también les falló. Por su propia mala praxis y por la reacción de la sociedad que a través de las redes sociales se movilizó para rodear y proteger a Campagnoli.

Se mantiene la vieja y nefasta idea de al enemigo ni justicia. Pero si la ley Gils Carbó ya estuviera vigente, podría sacar a Campagnoli del medio o al que ella se le antoje, con un simple llamado telefónico.

Ahora vienen por más. Se llevan por delante las instituciones republicanas. Cristina K ordena y Gils Carbó ejecuta. Es un asesinato de la independencia de los poderes. Un crimen contra la democracia. Un delito de lesa imbecilidad.

Por Alfredo Leuco

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com