Calendario

<<   Octubre 2014  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Leuco desprecia a los buitres

Por Alfredo Leuco - 15 de Octubre, 2014, 20:02, Categoría: Opinión

Ya conté que el viernes pasado, fui a dar una charla a Esquel. Los ciudadanos en general y los productores agropecuarios en particular me recibieron muy bien. Con afecto y respeto. Pero hubo un grupo militantes subsidiados por todo el pueblo, que dicen pertenecer a La Cámpora y a una tal Jotapé Descamisados, que repudiaron mi presencia en esa bendición de la naturaleza que es el paisaje de Esquel. Con aerosol negro pintaron muchas paredes con frases insultantes y acusaciones totalmente mentirosas. La de golpista es muy fácil de desmentir.

Tengo más de 4 mil columnas editoriales escritas y que se pueden encontrar en Internet. Desafío a cualquiera a que encuentre algún concepto antidemocrático. Jamás hice eso, porque creo profundamente en la democracia, en la libertad, en el pluralismo y defiendo los derechos humanos mucho antes de que Néstor y Cristina K pronunciaran una sola palabra del tema.

Apoyo el rol del estado para asistir a las personas que más necesitan, la educación para igualar oportunidades y la justicia social como principal objetivo. Creo profundamente que la democracia es el menos malo de todos los sistemas y que sólo se arregla con más democracia. Creo que es el mejor marco para transformar la sociedad y extirpar las injusticias.

Dicho esto, también creo que los periodistas debemos ser la piedra en el zapato de todos los poderes. Del poder político y el poder económico. Por defender esa bandera tuve encontronazos con todos los gobiernos. Porque mi tarea es esa, la de mirar siempre con una actitud crítica. Los chupa medias y genuflexos no entran en la categoría de periodismo, ese oficio maravilloso. Fui crítico de Alfonsín y de Fernando de la Rúa. Cometí errores y algunas injusticias como todos los que trabajamos en vivo y en directo. Fui implacable con Carlos Menem y con Néstor y Cristina Kirchner. Tanto en el gobierno del riojano como en el de Néstor K fui censurado en programas de televisión que compartí con Longobardi y en uno de ellos, también con Luís Majul. Carlos Menem y Néstor Kirchner en persona, presionaron a los dueños del canal para levantar esos programas. Hay varios libros publicados que dan cuenta de eso.

Pero aquellas pintadas cobardes de Esquel también me decían “Buitre”, como a esta radio (radio Mitre) le dicen “radio Buitre”. La familia Kirchner que gobernó durante esta década robada fue la que fogoneó permanentemente el fanatismo, inoculó odio en las venas abiertas de esta sociedad y, como consecuencia, abrió las puertas para que grupos de canallas a sueldo maltrataran y agredieran a periodistas independientes. Lo hicieron desde el aparato del estado y utilizaron todas las armas a su alcance. Escraches de todo tipo, afiches insultantes, plazas públicas convocando a juicios populares y escupitajos a periodistas, apriete a los anunciantes privados, censuras, llamadas a los dueños de los medios, plan sistemático desde la televisión y las redes sociales que pagamos todos, para estigmatizar a los rebeldes, y también violentos ataques callejeros de distinta gravedad.

A esta altura, como se imaginarán, estoy acostumbrado al odio que destilan los Kirchner. Lo sufro en carne propia todos los días. Cada vez duele menos porque su poder político se va deteriorando a medida que nos acercamos al 2015. Pero tienen intacta su capacidad de daño y su ferocidad.

En la charla de Cristina Kirchner y Vladimir Putin, se pueden encontrar las claves de lo que viene. Ella aplaudía con euforia a uno de los violadores seriales de los derechos humanos y de la libertad de expresión, más condenados de la actualidad. Proponían un periodismo de estado, sin periodistas y definían a la información como un arma peligrosa que lava los cerebros de la gente. Más o menos lo mismo que pensaba Stalin. Por lo tanto, creo que no hay que dejar pasar más ni una sola de las agresiones. Por eso me paré delante de algunas pintadas e hice la ve de la victoria. Porque una pared decía “Leuco Buitre” y yo desprecio a los buitres. Aborrezco su voracidad por el dinero. Su apuesta a la usura y la timba permanente. Por eso me producen tanto rechazo los buitres de afuera como Paul Singer, como los buitres de Santa Cruz que se enriquecieron ejecutando las casas de personas humildes que no pudieron pagar sus créditos por la ley 1050 de la dictadura militar.

Esa actitud es legal pero carroñera. No es delito, pero desde el punto de vista ético y moral yo me paro en la vereda de enfrente. Yo amo a los que trabajan. A los obreros, empleados, comerciantes, empresarios y productores que se ganan el pan con el sudor de su frente. Siento nauseas y repudio hacia los buitres que hacen plata con la plata, hacia los usureros de todo tipo. Me siento en las antípodas de los buitres. Detesto y condeno a los buitres. A los del Norte, a los buitres de Río Gallegos y a todos los buitres del mundo.

Por Alfredo Leuco

 

 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com