Calendario

<<   Noviembre 2013  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Fútbol para todos, pescado para todos, Impunidad para todos

Por Armando Maronese - 30 de Noviembre, 2013, 18:14, Categoría: Corrupción - Violencia

El desvergonzado senador por Río Negro Miguel Pichetto, dejó boquiabiertos a muchos al afirmar que si bien se oponía a ciertos artículos del proyecto de ley del nuevo Código Civil y Comercial impulsado por el gobierno, lo votaba por "obligaciones políticas", de tal modo recordándonos que los miembros del bloque mayoritario que encabeza, se han acostumbrado a actuar como meros títeres autómatas que obedecen debidamente las órdenes que reciben de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, cual ama y señora del territorio feudal que gobierna.

De tomarse en serio el principio reivindicado por Miguel Pucheto, el país podría ahorrarse muchísimo dinero reemplazando a los legisladores de carne y hueso por versiones digitales programadas, para cohonestar a libro cerrado todo cuanto les mande la jefe máxima, ya que no sería necesario que tuvieran opiniones personales, pero sucede que la presidente tiene buenos motivos para querer conservar el sistema actual.

Es que en realidad no tienen opiniones personales, por cuanto son nulos absolutos de cerebro, además de cobardes. Entre otras cosas, Miguel Pichetto le asegura a la presidente el respaldo de una proporción sustancial de los resueltos a continuar viviendo de la política que entienden que, para lograrlo, les convendría militar en el movimiento coyunturalmente más poderoso.

Asimismo, aun cuando lo dicho en los debates parlamentarios no modifique absolutamente nada, puesto que los participantes saben de antemano cómo votarán y no tienen ninguna intención de dejarse influir por los argumentos de sus adversarios incluso si los comparten, es posible que en el futuro el Congreso deje de ser sólo una cáscara hueca, de suerte que sería mejor mantenerlo funcionando con la esperanza de que un día se vea ocupado por legisladores auténticos que estén dispuestos a arriesgarse poniéndose a la altura de sus responsabilidades.

La mentira – Miguel Pichetto comentó que los artículos que más le preocupan tenían que ver con la decisión oficial de considerar el momento de la concepción como el inicio de la vida. En realidad sí, se trata de un tema espinoso que ha perturbado a filósofos y teólogos desde hace más de 2.500 años. El parecer de Aristóteles, además, claro está, de los de Tomás Aquino y otros doctores de la Iglesia Católica acerca del asunto, sigue incidiendo en las polémicas que últimamente se han hecho aún más complicadas merced a la evolución de técnicas de fertilización y las campañas feministas a favor del aborto.

La verdad - Pero la verdad es otra y muy cruel. El kirchnerismo quiso a toda costa no tener obligaciones políticas con el pueblo. No quiso tener responsabilidad de Estado por sus acciones. Por acciones de cualquier tipo, incluida la corrupción, el robo de los fondos del pueblo, el enriquecimiento ilícito, etc., etc.

Lo más peligroso de la reforma propuesta por el gobierno kirchnerista fue forzar a los legisladores oficialistas, sin cerebro, a ratificar lo relativo a "obligaciones políticas" que competían al Estado. Pero esa ratificación o aprobación, tenía que ser de suma urgencia. Tenía que ser ya, ahora. No mañana.

No es que a su juicio se reflejara la influencia excesiva del clero católico sobre un gobierno supuestamente progresista si no que, de aprobarla los legisladores el año que viene, no se limitaría drásticamente o anularía la responsabilidad del Estado por todas sus acciones, al privilegiar a los funcionarios en desmedro de todos los demás.

Según los defensores de los cambios propuestos y que ya tienen la media sanción del Senado, la ley debería poner fin a la llamada "industria del juicio", pero sucede que lo haría a costa de conculcar los derechos de quienes no cumplen funciones oficiales, lo que, en opinión de la diputada nacional macrista Laura Alonso, nos retrotraería a la "época del Virreinato".

Tal y como están las cosas, no es del todo sorprendente que un gobierno que ha adquirido la reputación de ser sumamente corrupto como ningún otro, haya querido proteger a sus integrantes contra los riesgos que enfrentarían una vez que dejasen el poder -devueltos al llano-, y de ahí las alusiones opositoras a su presunta intención de otorgarse a sí mismos una "auto amnistía" parecida a la ensayada, sin éxito, por los militares cuando se batían en retirada.

Asimismo, el proyecto que ya tiene media sanción del Senado motiva alarma porque, como han señalado dirigentes de todas las agrupaciones salvo la kirchnerista, haría de los vinculados con el Estado una clase privilegiada que disfrutaría de total impunidad, lo que significa una violación evidente de las normas básicas de la democracia republicana.

Tan fuerte ha sido la preocupación causada por la iniciativa que, según se informa, miembros de la Corte Suprema conscientes de que ya no hay posibilidad alguna de que el proyecto sea consensuado como sería apropiado por ser cuestión de algo de tanta importancia, han optado por asumir una postura prescindente. Claro, la Corte vendida al oficialismo encendió la mecha y ahora que quema se baten en retirada.

Dadas las circunstancias, puede entenderse la resistencia de quienes seguirán en sus puestos cuando el gobierno actual sólo sea un triste recuerdo, a prestarse a una maniobra que parece destinada a impedir que personajes acusados de delitos sumamente graves, tengan que rendir cuentas ante la Justicia.

Recuerdo que hace unos años, dos periodistas con pocas pruebas pero contundentes lograron destituir de su cargo nada menos que al presidente Nixon, de los EE.UU., y en este país con tantas pruebas fehacientes de coimas, corrupción y demás, no se pueda hacer nada contra ellos, los corruptos.

No me acuerdo bien ¿Hay en este país democracia republicana?

Por Armando Maronese


Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com