Calendario

<<   Noviembre 2013  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Kicillof, la sombra de Cavallo y la vieja tentación de buscar culpables del ajuste

Por Ignacio Fidanza - 26 de Noviembre, 2013, 0:53, Categoría: Opinión

El ministro de Economía busca descargar la culpa de la crisis del dólar en dos políticas emblemáticas del kirchnerismo: La industria automotriz y el polo de Tierra del Fuego. Busca correr el eje del sector energético que administra. La interna del Gobierno recrudece y hasta ahora lo único que ofrece el nuevo equipo es más de lo mismo.

“Cuando usted habla así sin parar durante horas, me hace acordar a Cavallo”, le dijo con una sonrisita la senadora puntana Liliana Negre de Alonso, en una de esas extenuantes exposiciones que el joven brillante solía protagonizar en la cámara alta. El rostro del entonces viceministro de Economía enrojeció hasta las raíces del cabello. Fue una chicana, pero acaso la senadora descubrió un patrón.

Axel Kicillof logró llegar al lugar para el que se preparó toda su vida. Y lo hizo en un momento crítico de la Argentina, donde más que nunca lo que falta es política económica. Tiene de que ocuparse. Pero todavía no había terminado de mudarse al despacho de ministro, que inició una ofensiva sobre –al menos- otras dos carteras claves: Industria y Cancillería.

En el mismo sábado que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se exhibía ante los medios “trabajando” en un fin de semana largo, para alimentar esa idea sciolista de la hiperkinesia como solución de todos los males –en un inesperado homenaje a Paul Virilio y su concepto de la velocidad-, el flamante ministro de Economía iniciaba una ronda con periodistas amigos para horadar la gestión de Débora Giorgi y Héctor Timmerman.

Horacio Verbitsky marcó el inicio de esa línea de trabajo este domingo, con un insumo para nada inocente: El análisis sectorial elaborado por Eduardo Basualdo, respetado investigador de Flacso, pero sobre todo, ex miembro del directorio de la expropiada YPF, por propuesta directa de Kicillof.

La embestida une lo deseado con lo necesario. Ubicar el origen de la crisis de falta de divisas, en los déficit del sector automotriz y Tierra del Fuego, le permite a Kicillof correr el foco del sector energético que viene administrando hace dos años, con los resultados que pueden observarse.

Es la vieja estrategia que comparte con funcionarios como Carlos Zannini de adosar a cada problema un culpable, en vez de una solución. Fue así como la crisis energética se asignó en su momento a la voracidad de Repsol, -la misma que hoy se anunció, sería beneficiada con una compensación de u$s 5.000 millones, pagaderos en bonos y en participación en Vaca Muerta-.

La aventura de expropiar Repsol terminó en más deuda externa, entrega de recursos hidro carburíferos y no resolvió hasta ahora la crisis energética ¿Pero para qué revisar ese pasado? Retrospectiva selectiva muy funcional a la zona de confort del flamante ministro.

Voracidad de poder, adaptación del “diagnóstico” a los objetivos políticos, demonización de los otros, fascinación por el propio discurso, operación mediática. No parece casual que Domingo Cavallo haya encontrado en Axel Kicillof el único ministro de Economía del kirchnerismo digo de elogiar, aunque se cuide de aclarar que está en “las antípodas” de su pensamiento. Está claro que es lo que el ex ministro encuentra atractivo en su joven colega.

El problema - El problema sin embargo sigue siendo el mismo: La realidad. Una semana después del anuncio de su designación, Kicillof sigue sin ofrecer ninguna respuesta abarcativa de los problemas que le toca enfrentar.

Eso si, mucha filtración de buenas intenciones –muchas de ellas contradictorias-, que algunos medios replican con candidez. Promesas de grandes inversiones extranjeras en infraestructura, “swap” de reservas con China, aumento en los límites en las tarjetas de crédito y otras delicias minimalistas que suponen nos terminarán ubicando en el Nirvana deseado: ¡Volveremos a comprar dólares!

Lo que sucede es obvio: Las opciones que enfrenta Kicillof para empezar a ordenar la macroeconomía no son agradables. Ya sea devaluar –todavía mas-, ajustar el gasto, desdoblar, volver a tomar deuda, llegar a un acuerdo con los holdouts y pagarles, restringir la emisión, eliminar subsidios, liberar precios y tarifas -hoy las naftas dieron el primer zarpazo-. Son apenas algunas de las medidas que el ministro demora, muy consciente del daño que le causarían a la imagen que se construyó con tanto esfuerzo.

Es que bien mirada las módicas iniciativas de la primer semana del ministro, corporizan un baldazo de agua fría a su discurso: Impuestazo al sector automotriz, fuerte suba del combustible y compensación con deuda externa a una multinacional. Todo justo después que la Presidente anunció triunfal en su regreso, una "profundización del modelo".

Por eso, la necesidad de construir un mix que matice ese fárrago de malas noticias: Un poquito de culpables, alguna medida “proactiva”, algo de gradualismo. En fin, se trata de elaborar un aderezo lo más agradable posible que nos permita olvidar ese gusto amargo del ajuste que se desliza por la garganta.

No es una tarea sencilla y se entiende la demora. Pero esa circunstancia nos regresa a Virilio: En estos tiempos hiper conectados la velocidad es un aliado formidable del poder si se la controla, pero adquiere una dinámica peligrosísima si se permite que cabalgue sobre una agenda de problemas no atendidos.

Tan claro como esos viejos episodios de aquel Batman gordito y en blanco y negro, cuando anunciaban que “en otra parte de Ciudad Gótica”, la inflación y la caída diaria de más de 100 millones de dólares de reservas, continúan su avance triunfal.

 

Por Ignacio Fidanza

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com