Calendario

<<   Octubre 2013  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

24 de Octubre, 2013

Acerca de la estupidez. Todos y todas

Por Armando Maronese - 24 de Octubre, 2013, 18:12, Categoría: Gramática - Idioma

Hay un peligro que amenaza a todo aquel que pretenda hablar de la estupidez: la involuntaria auto referencia, pues de la estupidez se suele hablar en tercera persona, y con esto se da a entender, o bien que uno se tiene por inteligente o que al menos se piensa a sí mismo emancipado de la estupidez.

Y es aquí, entonces, donde se cae en esa involuntaria auto referencia, pues el primer síntoma de la estupidez es encontrarla siempre afuera, en los otros, sin querer siquiera imaginar que las murallas que evitan que engrosemos el número de estúpidos tienen el destino de todas las murallas: caer.

Intentaré entonces, para no correr este riesgo, acercarme a otro tipo de estupidez; una que no es de carácter personal, sino que se nos impone colectiva y cotidiana. Esta estupidez colectiva e involuntaria –que sólo por facilidad llamaré “estupidez social”–, la encontramos de modo palmario en la publicidad.

Tomemos por caso una publicidad gráfica de estos días. Para vender una consola de videojuegos una empresa argumenta: “Cuando tu hijo juega, no te pregunta cómo llegó al mundo”. Que algo estúpido hay en esto no se nos escapa, pero ¿Por qué decir que lo que aquí se manifiesta es precisamente esa estupidez social, y no la simple y llana estupidez personal de un equipo de publicistas? Para ver esto deberé antes aclarar qué entendemos por “estupidez social”. ...- Leer artículo completo

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Acerca de la estupidez. Todos y todas

Por Armando Maronese - 24 de Octubre, 2013, 18:12, Categoría: Gramática - Idioma

Hay un peligro que amenaza a todo aquel que pretenda hablar de la estupidez: la involuntaria auto referencia, pues de la estupidez se suele hablar en tercera persona, y con esto se da a entender, o bien que uno se tiene por inteligente o que al menos se piensa a sí mismo emancipado de la estupidez.

Y es aquí, entonces, donde se cae en esa involuntaria auto referencia, pues el primer síntoma de la estupidez es encontrarla siempre afuera, en los otros, sin querer siquiera imaginar que las murallas que evitan que engrosemos el número de estúpidos tienen el destino de todas las murallas: caer.

Intentaré entonces, para no correr este riesgo, acercarme a otro tipo de estupidez; una que no es de carácter personal, sino que se nos impone colectiva y cotidiana. Esta estupidez colectiva e involuntaria –que sólo por facilidad llamaré “estupidez social”–, la encontramos de modo palmario en la publicidad.

Tomemos por caso una publicidad gráfica de estos días. Para vender una consola de videojuegos una empresa argumenta: “Cuando tu hijo juega, no te pregunta cómo llegó al mundo”. Que algo estúpido hay en esto no se nos escapa, pero ¿Por qué decir que lo que aquí se manifiesta es precisamente esa estupidez social, y no la simple y llana estupidez personal de un equipo de publicistas? Para ver esto deberé antes aclarar qué entendemos por “estupidez social”. ...- Leer artículo completo

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com