Calendario

<<   Junio 2013  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El creador del relato del peronismo no fue Perón

Por Edgar Mainhard - 27 de Junio, 2013, 21:33, Categoría: Peronismo: régimen, caída e historia

No es frecuente que un peronista acepte indagar en el lado oscuro del peronismo. Sin duda el llamado 'Movimiento Nacional' tiene aspectos escabrosos, en extremo contradictorios, que prefiere mantener fuera de la observación pública porque podría afectar los mitos sobre los que fue construido. Pero si alguien indagará, siempre es preferible que sea un no peronista porque, entonces, podrá desacreditárselo por 'gorila' o 'imperialista' o 'liberal' o algún otro mote desestabilizador de la credibilidad del fulano o mengana.

Es muy interesante que Silvia Mercado, quien se hizo peronista durante el Proceso de Reorganización Nacional, aborde el menosprecio que el peronismo en el poder exhibió hacia la libertad de expresión en aquellos años, cuando se construyó la falsa identidad de que el peronismo equivalía, en forma excluyente, a progreso ilimitado, distribución de la riqueza, justicia social permanente, desconociendo para comenzar, los duros ajustes económico-sociales ejecutados desde 1951 hasta 1955.

Pero la restricción o el impedimento de la libertad de expresión en general, y de la libertad de prensa en particular, fue muy grave en los mejores días de Juan Domingo Perón. Luego, tan grave falta fue ignorada, o bien minimizada, con lo cual no pudo impedirse que regresara en sangrientos episodios entre 1973 y 1976. Y los protagonistas de entonces mermados en los '90, han resurgido con el Frente para la Victoria, aprovechando que Néstor Kirchner fue desde los días en Santa Cruz, un peronista ortodoxo.

Si bien Silvia Mercado apareció en otros libros tales como Peronismo, la Mayoría Perdida (1985), Oscar Smith y el Sindicalismo Peronista ante sus Límites (1987), y Querido Gordo Cardoso (2011), en "El Inventor del Peronismo" asumió la responsabilidad total por el contenido.

De acuerdo a su testimonio, fue a partir del libro Perón y los Medios de Comunicación, de Pablo Sirvén, que ella descubrió el carácter censor y represivo del peronismo, gobernando entre 1945 y 1955.

Una anécdota que ella cuenta en un buen prólogo, consiste en que le comentó sus conclusiones sobre aquel libro días antes del final del gobierno de Carlos Menem en 1999, a Ricardo Roa, secretario general adjunto del diario Clarín, y de origen peronista igual que ella, y él le dijo: "Quedate tranquila, ese era otro país..."

Por entonces, considerando la amplia libertad de expresión vigente en los años '90, no había ni idea de que en un futuro, Grupo Clarín estaría batiéndose a diario con el Gobierno Nacional, tal como sucede desde 2008 cuando acabó la alianza entre Néstor Kirchner y Héctor Magnetto, quien -vale la pena recordar-, no se solidarizó con el diario La Nación cuando en 2003 Kirchner, vía Horacio Verbitsky y Página/12 atacó a Claudio Escribano, culpando al matutino de los Saguier de pretender desestabilizarlo en 2003, en el inicio de una ofensiva destinada a influir sobre la línea editorial del diario.

Para Mercado, en el peronismo hay comportamientos que son circulares: por ejemplo, la similitud entre la Ley nº 14.021, de expropiación del diario La Prensa; y la Ley nº 22.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Y volátiles: ella también relata una anécdota con Juan Gabriel Mariotto quien era subsecretario de Medios, y le dijo un día, desolado: "Mejor arreglo con Clarín y me voy de acá. Al fin de cuentas, pese a sus barrabasadas, es una empresa nacional y no una empresa extranjera como Telefónica, con la que quiere arreglar Néstor".

Y Kirchner acordó con Telefónica vía Guillermo Moreno, tal como puede apreciarse en la programación del canal Telefe, y en la decisión de la empresa española de retirar su publicidad de todos los medios de Grupo Clarín.

Pero ¿Dónde aparece Raúl Alejandro Juan Apold, quien construyó la imagen pública de Juan Perón, de Eva Duarte y del peronismo? Es más: Apold fue quien circunscribió la historia del peronismo a Perón y Eva.

Apold fue el secretario de Medios de la Presidencia de la Nación, ex representante de artistas, ex periodista, promotor del estímulo al cine y a los artistas locales para obtener su apoyo multiplicador.

Apold fue el autor del primer. multimedios que existió en la Argentina, y que fue para Perón. Temido por la mayoría de los periodistas pero también olvidado hasta por los peronistas, en parte porque Perón se enemistó con él poco antes de la Revolución Libertadora cuando Apold, además, estaba más interesado en regresar a la actividad privada como productor cinematográfico que en lidiar con la Iglesia Católica argentina, los militares en armas y otros enemigos que se había auto inflingido Perón.

Mercado consigue un relato profundo pero a la vez de lectura sencilla, con hallazgos tales como la confianza que existió entre Apold y Roberto Noble, lo que le permitió al diario Clarín emerger de aquellos años como el único matutino en crecimiento ininterrumpido; o los malabarismos de Apold para lograr que visitaran la Argentina de Perón personajes tales como Gina Lollobrigida, Errol Flynn y Ginger Rogers. O su habilidad para obtener beneficios de conflictos ajenos como cuando intervino en las peleas entre los hermanos Martínez de Hoz por el haras familiar.

Sí, en sus días de gloria, Apold estaba en todos los temas porque el peronismo pretendía ser omnipresente y, a veces, hasta omnisciente, para conocer dónde presionar a los medios y hasta conseguir que le cedieran sus acciones a la empresa ALEA (del latín "Alea Jacta" o "la suerte está echada"), que era propiedad de Perón. Pero con el diario La Prensa, de los Gainza Paz, eso no funcionó y por eso Apold lanzó el acoso implacable y la expropiación incalificable. Eso también fue el peronismo.

De ordenanza en el diario La Época a cronista deportivo, asesor para la película Alas de mi Patria (1939), de Carlos Borcosque; publicista para Argentina Sono Film, jefe de los periodistas acreditados en presidencia, en 1947 llegó a la Dirección General de Difusión y 2 años después asumió como subsecretario de Informaciones del Estado.

Él logró el control y convergencia de todos los mensajes de radio, cine y, más tarde, televisión, con el ideario de Perón y la centralización de todo el aparato estatal: Prensa, Difusión, Publicidad, Espectáculos Públicos, Archivo Gráfico, Registro Nacional y Administración.

Apold no solamente instaló el slogan "Perón cumple, Evita dignifica", sino que elaboró las 'listas negras': desde Libertad Lamarque, Arturo García Buhr, Luisa Vehil, Esteban Serrador y Francisco Petrone, hasta Alberto De Mendoza.

Inclusive castigó a peronistas como Hugo del Carril -quien la pasó mal para filmar Las Aguas Bajan Turbias-, y Fanny Navarro, a quien derribó de la presidencia del Ateneo Cultural Eva Perón.

Honesta en su investigación, Mercado nada omite, todo incluye, aunque intentando ubicar los hechos en tiempo y espacio.

De todos modos, más allá de Apold, hay un relato suyo sobre el presente que es imperdible, porque demuestra cómo funciona la psicología del peronismo en el poder, en relación a la libertad de expresión aún hoy día. Al fin de cuentas, la utilidad del libro es que logra vincular al peronismo pasado y presente.

Ese fragmento es el siguiente:

"Una tarde de fines de marzo de 2008, el portón de la calle Villate se abrió para que ingresara un desconocido de los guardias de Olivos. Llegaba en un taxi al que se subió en la terminal Retiro de micros. Venía de Mar del Plata. Dijo su nombre, descendió del taxi y pasó. Un auto que lo estaba esperando lo llevó al edificio de la Residencia Presidencial conocido como 'Jefatura'. Lo dejaron en la puerta con la indicación de que entrase 'sin problemas'. Al cruzar la puerta, oyó a un hombre que hablaba a los gritos por teléfono, mientras caminaba nervioso por una habitación. Se frenó. Un asistente salió a saludarlo y le pidió unos minutos.

- Essshte pelotudo me va a cagar -dijo en voz muy alta un desencajado Néstor Kirchner al cortar la comunicación, y pidió que el visitante entrara.

-Soy F. L., señor Presidente -dijo saludando al ex con su pasado caro en señal de respeto. Todavía intimidado y sin estar seguro si el insulto estaba dirigido a él, observó que Kirchner no registraba su presencia y seguía mirando la nada, ensimismado en la discusión que acababa de tener. Esperó sin abrir la boca unos segundos que le parecieron larguísimos.

- Gracias por venir - dijo Kirchner, de repente, sin mirarlo-. Te mandé a llamar porque me dicen que vos conociste a Apold.

- Lo conocí en los '70, cuando estaba enfermo y prácticamente solo. Pero hablé mucho con él. Incluso llegué a grabarlo, aunque en la dictadura tuve que tirar las cintas. Me hubiera gustado escribir sobre esa experiencia, algo inédito en la historia argentina, que jamás se volvió a repetir, tampoco.

- ¿Para vos, qué hizo?

- Puso todo el aparato del Estado para comprar los medios y llevó a los mejores periodistas, artistas, fotógrafos, dibujantes y directores de cine a trabajar para el gobierno. Nunca se invirtió tanta plata en los medios y en la cultura. Ni antes, ni después.

- ¿Y para qué sirvió todo eso? A Perón le dieron un golpe igual.

- Le dieron el golpe porque ya estaba cansado y tenía ganas de irse. (N. de la R.: la definición coincide con el relato que hizo el almirante Isaac Francisco Rojas). Pero el peronismo todavía existe. Es lo único que existe.

Ahí fue cuando Kirchner le clavó la mirada. Hasta ese momento lo escuchaba con la atención dispersa.

- ¿Qué quéres decir? No te entiendo.

- Que la mayor inversión de Perón para la posteridad no fueron los sindicatos ni las obras públicas, sino el peronismo construido por Apold y el aparato de propaganda del Estado, una genialidad.

- ¿Vos decís el relato del peronismo?

- Digo el peronismo. ¿El relato? No lo había pensado, aunque sí: el peronismo como relato.

- Decime más.

- El gran aporte de Apold fue convencerlo a Perón de que respaldase al cine y sus artistas. Eso lo hizo antes de que ganasen las elecciones. Ahí se ganó su confianza para siempre. La Secretaría de Trabajo intervino directamente en la solución de problemas muy concretos de la industria cinematográfica. Les consiguió créditos pero también efectivo contante y sonante. Intervino en forma personal en la disputa contra los exhibidores, que de hecho jugaban a favor de Hollywood. Toda la gente del cine empezó a mirar a Perón con mucha atención. Lo sentían como un padre protector, el único que realmente se interesaba para lograr que el cine argentino no perdiera frente a la competencia de Estados Unidos y Méjico.

- ¿Y el segundo gran aporte?

- Fue otra gran idea. Que tenía que comprar los diarios que estaban en problemas financieros, primero, y después generarles dificultades a los que andaban bien económicamente.

- Claro. No tenía que lidiar con Clarín.

- No, tuvo que lidiar con La Prensa. Ahí le costó más. Pero lo logró, con el respaldo del Congreso de la Nación, expropió la empresa. No se olvide que logró que diputados de origen de izquierda como Cooke, respaldaron la ley ¿Quien no iba a querer destruir a ese diario cipayo?

- Ahora es impensable algo así, dijo Néstor Kirchner.

- No lo logró de un día para el otro. Fue un proceso. Lleno de espinas. Con muchas amarguras, pero terminó con el periodismo. No dejó empresa fuera de su órbita. O casi.

- Mirá, yo hice algo así en mi provincia y mal no me fue. Pero acá es más complicado. Acá todos se creen libre pensadores. Cualquiera dice cualquier boludez, total, el aire es gratis. Además, Perón lo tuvo a Apolo, pero yo no tengo a nadie. Acá son todos unos cagones. A Magnetto no se le anima nadie.

- No esté tan seguro, Presidente. Empiece a mirar un poco más. Busque leales, gente que le deba todo a usted y póngalos en los lugares de control de los medios. Ponga más plata entre los artistas, como hizo Apold. Y si me permite, perdóneme, no ande gritando todo el tiempo. Dele un poco de alegría a la gente, que la pasen mejor. (...)".

Por Edgar Mainhard


Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com