Calendario

<<   Septiembre 2012  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Argentina tiene miedo

Por Marcelo Longobardi - 21 de Septiembre, 2012, 22:28, Categoría: Opinión

"La Argentina tiene miedo" "Los gobernadores tienen miedo, los intendentes tienen miedo, los concejales y legisladores tienen miedo, los ministros y Secretarios de Estado, viven temblando de miedo. Los empresarios, salvo pocas excepciones, tienen miedo. Además está la gente común, porque una porción importante del Pueblo argentino tiene miedo".

Eso, y todos los identificados en los cargos, más esa parte del pueblo, es una cabal señal de que son unos auténticos cobardes. Cobarde es la máxima expresión de lo pusilánime, enclenque, badulaque, amilanado y por sobre todas las cosas, cagones.

Y a ojos vistas es verdad pero (siempre hay un pero), existen personas que se la juegan en serio cuando la Patria está en peligro, y no son pocos. A pesar de la Comandante Teresa (Ministra Nilda Garré), una traidora que siendo diputada, firmó el Acta De Aniquilamiento Contra La Subversión (pasándose al bando terrorista tiempo después) y su accionar subversivo junto al perro Verbitzky, lograron ser hoy parte de este asco que gobierna al país.

Garré destruyó las Fuerzas Armadas y ahora, como Ministro de "Inseguridad", está dejando la población en manos de los delincuentes. Así que hoy, la Patria, La Nación, y su Constitución, están en peligro de muerte.

En lo personal, Cristina Fernández (tiene tantos alias que me llevaría un día escribirlos todos) diga que: "Deben temer a Dios, y a mí un poquito", me inspira tanto miedo como El Coyote del Correcaminos, o el Inspector Clouseau, el accidentado detective de La Pantera Rosa. Y pensando en una meditación profunda, quizá ese miedo venga bien, porque hace falta menos gente con valor y duchos en la acción, debido a que el resto de los cobardes se meterá debajo de la cama.

La oscuridad de la Argentina se acerca a pasos agigantados. Pero como dijo Einstein la oscuridad no existe, sólo es falta de luz. Es entonces que deberemos tomar la gran antorcha, y a la luz de la misma veremos salir de las sombras a los pusilánimes, saltimbanquis, trepadores y oportunistas de toda laya. Tengan ustedes conciencia de que son todos absolutamente descartables.

No nos hagan saltar la cadena porque si de enojar se trata, no somos temerarios sino pensantes. No somos la deshonra sino todo lo contrario. Somos dignos y no al revés. El magnicidio es una forma en que parte del Pueblo (o una sola persona), termina violentamente con la vida de un presidente y de su séquito. La muerte del Zar Nicolás II de Rusia (hoy San Nicolás II debido a su canonización) y su familia; el ex presidente de USA Abraham Lincoln y su par John Fitzgeral Kennedy, son ejemplos de magnicidio. Los primeros, a causa de la Revolución Volchevique encabezada por Vladimir Ilich Uliánov (Lenin). El segundo, por una sola persona, el actor confederado John Wilkes Booth. El tercero, como consecuencia de un complot, colocando a Lee Harvey Oswald como el autor material cuando en realidad las investigaciones probaron la participación como mínimo de tres francotiradores.

Pero la cárcel común, con celda común, es un gran castigo en vida para el preso o presa. Ahí es donde el ex funcionario, desde presidente para abajo, piensa en lo que fue ayer y lo que es hoy. Deben purgar lo mismo que purgan los presos políticos actuales contrariando la Constitución, sin importar edades o cargos que ya no tienen. Deben recoger lo que sembraron. Aquí cabe sin duda, la Ley del Talión, nunca impuesta con mayor justicia.

Deseo aclarar, que quienes podríamos caer en esta lucha, lo haremos con orgullo, honor y dignidad, virtudes que nos salen por los poros ¿Miedo? No, señora Presidente. Si existe alguien al quien no le temo, es a usted.

¡Ah! No me pida respeto como ciudadano, porque no se lo tengo. Lejos de ganarlo, ha hecho todo lo posible para perderlo.

Por Marcelo Longobardi

N.R.: Esto lo dijo Longobardi en el final de su programa por Radio 10 y fue un final a toda orquesta.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com