Calendario

<<   Abril 2012  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El Vaticano y la organización Odessa

Por Armando Maronese - 14 de Abril, 2012, 21:35, Categoría: Conflictos bélicos

Vaticano-Odessa, un caso satánico - Estudiando la historia del Vaticano, en mentes jóvenes entran muchas cosas que nunca se hubieran imaginado, pero los que ya llevamos unos cuantos años de vida, ya lo sabíamos por haber vivido muchos momentos… Hubo 265 papados y 263 papas, incluido el actual. Hubo Papas muy buenos, regulares, malos, muy malos y también antipapas.

Pero hubo uno en particular, el Papa nº 260 (258), que perteneció a la era moderna y que se llamó Pío XII, Eugenio Pacelli (Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli), nacido en Roma (Italia) el 2 de marzo de 1876 y fallecido en Castel Gandolfo (Italia), el 09 de octubre de 1958. Fue la cabeza visible de la Iglesia católica y soberano del Vaticano desde su elección como Papa, el 2 de marzo de 1939 y desempeñó ese cargo hasta su muerte en 1958. La historia juzgará a este Papa, porque tuvo un papel protagónico muy especial durante la segunda guerra mundial.

Entre los muchos casos satánicos y aberrantes del Vaticano y la religión católica, se encuentra el caso Odessa: la participación y ayuda del Vaticano a más de 650.000 nazis y oustachis (nazis croatas), asesinos de masas y torturadores de hombres, mujeres y niños, tanto judíos como otras personas no judías, masacrados, torturados y asesinados con gas en los campos de concentración alemanes y polacos, a los que además, se le robó todas sus pertenencias, oro, joyas, obras de arte, dinero en los bancos y hasta los dientes de oro cuando en los campos de concentración los metían en los crematorios, una vez pasados por el gas aún con algunos de ellos vivos y el oro –ya nazi-, era fundido haciendo lingotes y trasladados a los bancos suizos para su protección de los judíos y no judíos de toda Europa.

Al final de la guerra en 1945, el Vaticano fue culpable no sólo de apoyo incondicional que dio al gobierno de Adolfo Hitler, sino que tras la guerra siguió apoyándole y protegiendo a miles y miles de nazis y croatas asesinos de masas, a los que se le proveyó de pasaportes falsos vaticanos para la huida a Sudamérica, a cambio de toneladas de oro que fueron trasportados desde Suiza al Vaticano y aún se conservan en los sótanos de la Santa Sede. Toneladas de lingotes de oro producto de la sangre y el asesinato de millones de hombre, mujeres y niños inocentes.

En 1945, el Vaticano organizó una red para proteger y proveer escape a 650.000 nazis asesinos de masas formando lo que se llegó a llamar la "Ratline vaticana" (línea de ratas vaticanas), para proveer protección en algunos monasterios de Roma como en el Colegio Pontificio San Croata Di Girolamo (*) y, aprovechándose de la organización Intermarium (**) y la Cruz Roja Internacional, la Ratline vaticana enviaba en secreto barcos llenos de nazis y croatas culpables de exterminio y con pasaportes falsos, a la Argentina y a otros países sudamericanos a cambio del oro robado a sus dueños. Con parte de este oro hizo una inmensa fortuna Eva Perón y el gobierno de su marido, Juan Domingo Perón, así como otros jefes militares y dictadores que sacaron beneficios sustanciosos para sí mismos. Fueron varios los países receptores de esos asesinos y entre ellos, la Argentina.

El intermediario de la Santa Sede para la recogida de los nazis y croatas para proveerlos de pasaportes falsos vaticanos en el monasterio San Girolamo, fue el sacerdote del Vaticano Droganovic, el sacerdote estadounidense John Walter Murria, el francés Alois Hudal, el alemán Karl Bayer y el italiano Giovanni Battista Montini que bajo la dirección de los servicios secretos Vaticano (SIS), fueron recogiendo de toda Europa a asesinos nazis y croatas enviándolos rápidamente a Roma, para prepararles nueva identidad con los pasaportes falsos vaticanos que ya se encontraban impresos al llegar y que fueron realizados en la prensas de los religiosos franciscanos de Turín, Milán, Padua, Génova y sobre todo en Roma, bajo el control y dirección del Papa Pío XII, para su huida a Sudamérica pasando por la frontera austríaca-italiana.

Si bien la mayoría de los condenados a muerte en las cámaras de gas de los campos de concentración nazis durante la II Guerra Mundial fueron judíos, estos no fueron los únicos que sufrieron esta condena. Los gitanos, los homosexuales, los enfermos mentales y los disminuidos psíquicos y físicos, fueron otros de los afectados por las deportaciones y condenas a muerte en los campos de concentración.

El Vaticano protegió a 650.000 nazis y nazis croatas (Oustachis) a cambio de toneladas de oro judío. Además, también protegió y dio pasaportes falsos para huir a Argentina a Adolfo Hitler, Eva Braun, Martín Borman, Adolf Eichmann, Joseph Menguele, Walter Rauff, Ivan Devcic, Anton Pavelic, Varnclikc Vjekostar, Toth Dragustin, Suske Lovron, Starcevike Miles, Pantikic Dragutin, Pecnikav Vilkov, Markovikc Josip, Krenk Vladimir, Hans Hollerk y otros más.

De Adolfo Hitler se sabe que anduvo desde San Cruz hasta Mendoza y cuando falleció, en 1986, se cree con certeza que fue enterrado en zona al pie de la cordillera de los Andes. Vivió en Argentina con pasaporte falso de pastor protestante alemán.

El obispo del Vaticano, Simcic, y el sacerdote Vilim Ceceljan declararon a finales de 1985, un año antes de morir Adolfo Hitler, que el sacerdote italiano Giovanni Battista Montini estaba perfectamente informado con toda amplitud de la red de evasión Ratline vaticana, organizada por el sacerdote Droganovic y dirigida y controlada por el Papa Pío XII. Éste recibía día a día información sobre los nazis y croatas que iban entrando al monasterio San Girolamo, de Roma, al igual que la fluidez del intercambio de los pasaportes falsos para la huída a Sudamérica. El oro, que era el verdadero motivo del trueque, era trasportado desde Suiza a Roma en convoyes de camiones pesados.

El Vaticano tiene una cuenta pendiente espantosa con millones de hombres, mujeres y niños que fueron ejecutados y masacrados sin piedad.

"… Porque habrá entonces una gran tribulación, como no la hubo desde el comienzo del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y si no fuera abreviado ese tiempo, nadie se salvaría; pero Dios lo acortará en consideración a sus elegidos." Evangelio de San Mateo, capítulo 24, versículos 21 y 22.

(*) El Pontificio Colegio San croata Di Girolamo en Roma, es una universidad católica, una iglesia destinadas a la escolarización de los clérigos. Lleva el nombre de San Jerónimo. Desde la fundación de la universidad moderna en 1901, tiene escolarizados 311 clérigos.

(**) En los años '30, una organización llamada Intermarium entro a la escena y comenzó a cooperar con la Inteligencia Alemana. Era una organización civil católica que tenia una influencia considerable.  Profundamente anticomunista, tenía como propósito, de acuerdo a estudiosos y basado en documentos archivados, unificar los países en los límites de la URSS para impedir la propagación del comunismo. Sus miembros cooperaban con los nazis y eran  católicos anti-judíos  y por los  '40 estuvieron involucrados en Odessa, la operación vaticana que hizo huir a los  nazis de Europa del Este a través de las rutas nazis formales de escape.

Por Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com