Calendario

<<   Febrero 2012  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El mundo feliz de un empresario kirchnerista

Por Carlos M. Reymundo Roberts - 25 de Febrero, 2012, 13:56, Categoría: Corrupción - Violencia

Siempre siento un particular orgullo de ser kirchnerista, pero hay momentos en que lo siento más. Por ejemplo, esta semana. Nuestra capacidad para potenciar personas (y después para deshacernos de ellas) no deja de maravillarme. Sobre todo, empresarios.

.

Hay casos que son muy conocidos. Néstor K. adoptó a Lázaro Báez cuando era cajero de banco en Santa Cruz y lo convirtió en uno de los más grandes constructores de obras públicas de la Argentina. A Cristóbal López, binguero en Chubut, lo hizo el rey del juego en el país. El ex cadete y chofer Rudy Ulloa llegó a ser, gracias a Él, empresario multimediático.

.

Esta vez quiero hablar de otro, no tan famoso. Cuando llegamos al Gobierno vimos que tenía pasta y recursos -supo hacer buenas migas con Carlos Menem- y decidimos lanzarlo a la cumbre de la prosperidad. Hoy es un tipo infinitamente más rico, que mueve verdaderas fortunas, que junto con sus hermanos tiene poderosas empresas, que da trabajo a miles de personas. Podría ser mostrado como ejemplo del éxito del modelo. La burguesía nacional llevada a su máxima expresión.

.

Insisto: no es que antes le fuera mal, pero nosotros le abrimos las puertas del Paraíso. El mes pasado tuve oportunidad de acercarme al mundo fascinante de este empresario. Unos amigos me llevaron a conocer su casa de verano en una playa del sur de la provincia de Buenos Aires, frente al mar. El se ofendería al oírme hablar de la casa. Con toda la razón del mundo: nadie tiene semejante mansión, que debe costar bastante más de un millón de dólares, para que venga un mequetrefe y hable ligera y desaprensivamente de una "casa".

.

Por lo tanto, me corrijo: es un caserón. Una bruta residencia (claro que yo jamás la hubiese pintado de celeste gritón pero, bueno, gustos son gustos) que se yergue imponente a metros de la arena, dentro de un exclusivo barrio cerrado. A ese barrio no le faltan chalets de lujo, pero éste es el mejor, por escándalo.

.

Es un caserón muy alegre. Siempre está lleno de gente, y sus dueños, generosos anfitriones, gustan de sacar a pasear a sus amigos. Todos alguna vez sacamos a pasear a nuestros amigos. La primera diferencia con ellos es que lo hacen permanentemente; la segunda, que la vuelta es en helicóptero. Sí, un helicóptero colorado (otra vez: yo hubiese optado por un gris, un blanco) que siempre está listo para hacer las delicias de grandes y chicos. Tantas veces va y viene el pobre que se sospecha que incluso lo han usado para ir al supermercado porque se olvidaron de comprar manteca.

.

En el barrio muchos protestan por ese ruidoso exhibicionismo. Acaso pensando en no incomodar tanto a los vecinos, a los dueños del caserón se les ocurrió otra alternativa, más silenciosa, y se hicieron de un espectacular yate, deslumbrante con sus velas desplegadas, deslumbrante en sus confortables camarotes, en su recio perfil recortado sobre las olas.

.

¿Quieren más show off? Para Navidad y Año Nuevo siempre arman un increíble espectáculo de fuegos artificiales, famoso por su despliegue y porque la gente lo sigue calculadora en mano, para ver cuántos millones se gastaron.

.

¿Más? Por supuesto, el señor tiene un avión; no un avión cualquiera, un flor de avión, que ha sabido prestar a funcionarios del Gobierno.

.

Como está a la vista, a nuestro empresario no le va mal en verano, y tampoco en invierno. Vive en otra buena residencia en Barrio Parque; algunos le imaginan o le conocen, propiedades en Puerto Madero; tiene una extraordinaria planta industrial en el conurbano. Una empresa de transporte en Estados Unidos. En fin, tiene de todo. Y tiene, especialmente, nuestra confianza. La Casa Rosada lo ha beneficiado con contratos y subsidios que sólo son capaces de dar las almas más desprendidas.

.

El único problema de nuestro empresario modelo, el de los caserones en Necochea y en Barrio Parque, el del helicóptero colorado, el del barco, el del avión, el dueño del poderoso Grupo Plaza, el dueño de TBA, Claudio Cirigliano, es que a veces los trenes no le frenan y provocan una catástrofe.

.

Eso sí, como bien dijo Schiavi, que hoy es un gran secretario de Transporte de Cristina Fernández y antes era un gran operador político de Macri, en todo este siniestro hubo mucha mala suerte, porque si los frenos hubiesen fallado un día antes, durante el feriado del Carnaval, hubiese muerto mucho menos gente. La conclusión es: o arreglamos los trenes o estiramos los feriados.

.

Le pregunté a De Vido si íbamos a salir a apoyar a Cirigliano y no me contestó. También se lo pregunté a Schiavi y volvió a hablarme de la mala suerte. Finalmente llamé a Olivos. "Señora -le dije-, nuestro amigo Claudio Cirigliano está en problemas y no me parece justo que lo abandonemos ahora. De Vido y Schiavi miran para otro lado. Pensemos en que este esquema lo ideó Néstor. Siento la voz de Él que me dice: ¡Claudio es uno de los nuestros! Es cierto: ha sido nuestro gran socio en este extraordinario sistema ferroviario. Señora, le pido que agarre el micrófono, que use la cadena nacional y lo defienda. Como dijo Schiavi, en todo el mundo chocan los trenes. ¡Por favor, Cristina, haga algo!"

.

No entendí su respuesta: "¿De Vido? ¿Schiavi? ¿Cirigliano? ¿Quiénes son?"

.

Se quedó unos segundos callada y agregó: "¿Néstor? ¿Qué Néstor?".

.

Por Carlos M. Reymundo Roberts

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com