Calendario

<<   Noviembre 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Legado histórico de un sitio con estilo señorial

Por Claudia Ischia - 29 de Noviembre, 2009, 0:14, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

CORONEL VIDAL.- En el casco viejo de este establecimiento perteneciente a la familia Ezeyza, se gestó la fallida Revolución de los Libres del Sur, contra Juan Manuel de Rosas.

.

Un breve recorrido por la sobriedad de la llanura pampeana, crea expectativas ante lo que protege un monte de tupida arboleda. Por eso, cuando la vista registra el casco principal de El Durazno, más señorial parece todavía. Esta estancia fue la primera que se formó en la zona que hoy abarca Mar Chiquita, distrito del sudeste bonaerense, cuyo nombre se debe a la albufera que los indígenas llamaban "mar chiquito".

.

Después de la Revolución de Mayo, la apertura del puerto de Buenos Aires al libre comercio, provocó la valorización de la tierra en función de la producción pecuaria a la que apostaron sucesivos gobiernos para reconstruir la economía. Así, se produjo legislación que impulsaba la ocupación más allá de la frontera del Salado y se concedieron campos y se fomentó la población en territorio transitado por indígenas.

.

En este contexto, el 4 de noviembre de 1815, José Agustín María Ezeyza tomó posesión de las 96 leguas castellanas que el gobernador intendente de la provincia de Buenos Aires, Manuel Oliden, otorgó en merced a su padre, el Coronel de Milicias de Caballería Pedro Pablo José de Ezeyza y Barragán. Este poblador de Gualeguay había solicitado ayuda al Cabildo de Buenos Aires, después de perder las cuatro estancias que poseía en Entre Ríos, por su participación en las luchas civiles de los orientales.

.

El coronel Ezeyza tuvo cinco hijos. Juan Ramón, fue el primero en habitar la estancia. Pobló el lugar con plantas de duraznos provistas por el gobierno, requisito indispensable para conservar la propiedad donada por el Estado. De ahí, el nombre que todavía hoy la distingue: "El Durazno".

.

Junto a la laguna se levantó el primer casco que respetó la austeridad de la arquitectura de las primeras décadas del siglo XIX. Es un rancho alargado, de techo a dos aguas, con paredes asentadas en barro. En su fachada principal se abre una galería con una entrada en el centro, que servía de estacionamiento de los carruajes. Completan el cuadro otras construcciones de iguales características y dos amplios galpones, sobre los que se yergue una pequeña cúpula que alberga un mascarón de proa de una antigua embarcación.

.

En esta vivienda se gestó la revolución de 1839 de los Libres del Sur. Estancieros y militares se organizaron con su peonada para derrocar a Juan Manuel de Rosas. Tenían que encontrarse con el General Lavalle que, desde el exilio en Montevideo, bajaría por Entre Ríos para atacar por el Norte. Pero el Restaurador se enteró y los sorprendió, derrotándolos.

.

La pared principal, hoy pintada de morado, emulando el tono que se lograba antes mezclando sangre de toro y humo, luce una placa de bronce que recuerda a Juan Ramón de Ezeyza y su protagonismo en aquella revuelta.

.

Además, este lugar albergó una escuela y fue sede del juzgado de paz del partido de Mar Chiquita. La estancia ha sido declarada sitio histórico y su actual propietaria, Luz Detry Saubidet, ha tomado como una responsabilidad inclaudicable, conservarla tal como la recibió de sus antepasados. De esta manera, honra el compromiso que su familia siempre tuvo con el crecimiento de Coronel Vidal, así como a Gerónimo de Ezeiza Urrutume e Irarzabal Pagola, que dejó su Albistur natal en 1740 porque como hijo menor, América era la única opción para asegurarse el futuro.

.

La otra reliquia - Detry Saubidet se ha documentado para instalar en el casco antiguo un museo que evoque la época del 39. Pero este edificio no es la única reliquia de "El Durazno". A pocos metros, sobre una loma se implanta al estilo villa italiana, el casco de arquitectura ecléctica construido como casa de veraneo en 1907 por su bisabuela, Ascensión Ezeyza y Ezeyza y su esposo, Miguel Payró.

.

Araucarias, palmeras y tilos rodean esta magnífica residencia que simboliza el apogeo económico de la época. La decoración interior cuenta con cuadros y repujados, realizados por las hijas de Ascensión y muebles estilo victoriano traídos desde Barcelona. En la fachada predomina el amplio pórtico que se abre en tres arcos sostenidos por columnas que enmarcan la escalinata que conecta con el hospitalario hacia el exterior.

.

Este es el sitio que Luz Detry Saubidet prefiere desde pequeña. Mientras ella pone todo su empeño en conservar el patrimonio arquitectónico, su primo, Gregorio Saubidet Pinto, se encarga de la administración del establecimiento que también mantiene la tradición ganadera. Ambos coincidieron en que alejarse de "El Durazno" sería como amputarse una parte del cuerpo. 

. 

Por Claudia Ischia

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com