Calendario

<<   Abril 2009  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Estudian un naufragio holandés de 1615

Por Sebastián A. Ríos - 27 de Abril, 2009, 21:26, Categoría: Arqueología - Antropología - Paleontología

Es el más antiguo hallado en aguas argentinas; la nave integraba la expedición que habría de descubrir el cabo de Hornos. El 14 de junio de 1615, una expedición de la Compañía Austral conformada por dos naves -Eendracht y Hoorn- partió del fondeadero de Texel, en los Países Bajos, con una misión que sólo habría de ser comunicada a la tripulación en mitad del océano Atlántico: hallar una vía al Pacífico alternativa al estrecho de Magallanes, que por aquel entonces era controlado por una empresa rival, la Compañía Unida de las Indias Orientales.

.

Desafiando la creencia de que Tierra del Fuego formaba parte de un gran continente austral equiparable a la Antártida (y apodado Terra Australis), los marinos holandeses hallaron una nueva ruta interoceánica bordeando el hasta entonces desconocido Cabo de Hornos, en el extremo sur americano.

.

De allí partieron hacia las "islas de la especiería" (las islas Molucas, en la actual Indonesia), donde tras hacer acopio de productos de elevado valor en esa época, como la nuez moscada, el clavo de olor, la canela y la pimienta, emprendieron el regreso a Europa atravesando el océano Índico y bordeando el continente africano.

.

La expedición de la Compañía Austral, con sede en el puerto de Hoorn, en el norte de la actual Holanda, fue la sexta en dar la vuelta al mundo, pero sólo una de las dos naves llegó a puerto en 1617. La más pequeña de las embarcaciones, la Hoorn, naufragó en la ría Deseado, en la provincia de Santa Cruz.

.

Basándose en los diarios de viaje de los capitanes de la expedición, investigadores argentinos y holandeses realizaron tres temporadas de exploración arqueológica en la zona de Puerto Deseado, para finalmente dar con el sitio del naufragio, de donde rescataron más de 400 restos que dan cuenta de la vida a bordo del Hoorn y de su trágico desenlace.

.

El descubrimiento de restos de la nave, el naufragio más antiguo hallado hasta ahora en la Argentina, es relatado en el libro Tras la estela del Hoorn. Arqueología de un naufragio holandés en la Patagonia (Vázquez Mazzini Editores), escrito por los investigadores Cristian Murray, Damián Vainstub, Martijn Manders y Ricardo Bastida y presentado esta semana en el Centro Cultural Borges.

.

Primeros hallazgos  - "Nosotros veníamos trabajando en la zona de Puerto Deseado desde 1998 en otro naufragio, el de la corbeta Swift. Nos había parecido interesante estudiar Puerto Deseado como fondeadero, que se cree fue utilizado por Magallanes en 1520, y donde habría otros naufragios, como uno de Francis Drake, quien varó allí un barco inservible para quemarlo y extraer clavos y herrajes", contó el arquitecto Cristian Murray, del Programa de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (Inapl).

.

La ría Deseado ofrecía entonces un fondeadero natural, ideal para reabastecerse de agua y víveres como carne de lobos marinos y de pingüinos, pero también para encallar los barcos y limpiar sus cascos. Al bajar la marea -la amplitud de marea allí es de 6 metros-, los barcos quedaban encallados en la playa, lo que permitía su carenado, que era la limpieza con fuego del casco para extraer moluscos y algas adheridos que hacían más lenta la navegación.

.

Fue durante el carenado del Hoorn en la ría Deseado que, accidentalmente, las llamas devoraron el barco. La pregunta que guió la expedición del Inapl y de la Fundación Zoektocht Naar de Hoorn, de Holanda, es en qué playa ocurrió el incendio y qué vestigios arqueológicos quedan aún hoy de su paso por la Patagonia.

.

"Comparamos los mapas antiguos con los modernos y con fotografías aéreas y satelitales y empezamos a buscar en el terreno la playa donde la expedición habría varado los barcos", dijo Murray. Los trabajos de campo comenzaron en 2004 y habrían de repetirse en 2005 y 2006.

.

Los investigadores identificaron tres sitios donde podría haber ocurrido el incendio del Hoorn. "A partir de entonces realizamos una prospección detallada y sistemática con detectores de metales, y en una de las tres playas, a 12 kilómetros de la desembocadura de la ría, comenzaron a aparecer fragmentos metálicos y de cerámica."

.

Las cerámicas fueron analizadas por expertos que las identificaron como procedentes de una región cercana al río Rin, en Alemania, y características de los recipientes usados a bordo de las naves holandesas en el siglo XVII. Los fragmentos de metales hallados -plata, peltre, plomo-, también eran los que habitualmente se empleaban a bordo para distintos usos.

.

Los restos metálicos estaban en su mayoría fundidos. "Lo que era una evidencia palpable del incendio", señaló Murray. "Concluida la primera temporada de exploración, en 2004, habíamos podido identificar el lugar donde se había hundido el Hoorn", agregó el arqueólogo marítimo Damián Vainstub, del Inapl.

.

Identificado el lugar del incendio del Hoorn, la pregunta era si existirían restos de la estructura de madera de la nave que hubieran sobrevivido a las llamas. ¿Habrían sido arrastrados hacia aguas más profundas? Esa fue la pregunta que guió las siguientes temporadas de exploración.

.

Exploración subacuática  - "Lo que siguió en las dos siguientes temporadas fue el trabajo subacuático -agregó Vainstub-. Como allí es muy baja la visibilidad en las aguas, y las condiciones son muy difíciles para la búsqueda submarina, trabajamos con equipos de detección remota (magnetómetros, sonares) para hacer una lectura del fondo marino."

.

Allí donde los equipos detectaban alguna anomalía en el lecho, los buzos expertos en arqueología submarina descendían para determinar si la lectura de los instrumentos se correspondía con un elemento natural (una roca, una formación debida a la corriente) o cultural; esto es, restos del Hoorn.

.

¿Qué hallaron? "No hallamos la estructura del barco, pero sí unas concreciones que se forman cuando un objeto de hierro que cae al mar se oxida y forma con las sales del agua y el sedimento, una especie de cáscara que crece a medida que el objeto de hierro va desapareciendo; al final, queda la cáscara hueca con la impronta del objeto de metal", explicó Murray.

.

Al ser sometidas a rayos X, los investigadores pudieron observar que las concreciones halladas correspondían a elementos como clavos, pernos, herrajes y bisagras que habrían pertenecido al Hoorn.

.

"Con respecto a lo que no encontramos, la estructura de madera del barco -retomó Vainstub-, hay varias hipótesis. Desde la destrucción total, que no pensamos que sea así, hasta la reutilización de la madera por parte de grupos aborígenes o por los colonos que se instalaron allí. Otra posibilidad es que haya sido arrastrada más lejos, y quizá se encuentre aún sepultada por sedimentos."

.

Esa asignatura pendiente, dar con los restos de la estructura del Hoorn, es de gran interés, ya que, como señaló Vainstub, el barco era un jacht (yate), un tipo de embarcación de la que no existen planos. "En aquel tiempo, en los Países Bajos, casi no se utilizaban planos para la construcción de barcos; el diseño surgía directamente de la imaginación del constructor", escribieron los investigadores en su libro.

.

Los investigadores no descartan retomar en el futuro la búsqueda de la estructura del Hoorn, aunque aclaran que para ello necesitarán otro tipo de tecnología además de la utilizada hasta ahora.

.

Sebastián A. Ríos

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com