Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Impuestos por la energía eléctrica domiciliaria

Por Armando Maronese - 5 de Septiembre, 2008, 19:59, Categoría: Corrupción - Violencia

¿Qué estamos pagando cuando pagamos la luz? Más sombras que luces en torno al destino de los impuestos que aumentan un 50%. Los usuarios del servicio eléctrico bonaerense, pagan alrededor de 831 millones de pesos al año en tributos. Esa cantidad se reparte entre impuestos municipales y provinciales de las empresas distribuidoras EDEA, EDES y EDEN, y en obras públicas específicas. Pero estas obras nunca se ejecutaron y a pesar de eso, los impuestos siguen cobrándose.

.
Cuando los bonaerenses abonan su factura de luz, además de la energía que consumen, están contribuyendo con impuestos específicos y de diferente origen. Sin embargo, pocas personas son las que se detienen a mirar los conceptos que les cobran con la factura de luz. Ese es el primer motivo por el cual en muchos hogares se desconoce a dónde va a parar el dinero abonado, y cuánto es lo que realmente cuesta la energía necesaria para usar los electrodomésticos de la casa.

.
Las empresas distribuidoras de energía no sólo cobran por la cantidad de electricidad que consume cada hogar y los cargos fijos por gastos administrativos, que aumentaron la semana pasada. Además son las encargadas de recaudar siete impuestos que elevan el monto a pagar en un 48,7 por ciento de lo que vale en realidad la energía y el servicio. El canon más alto y conocido es el Impuesto al Valor Agregado (IVA), del 21 por ciento. Pero el destino del 27,7 por ciento restantes, que costea cada uno de los usuarios es menos claro.

.
Según estimaciones extraoficiales, esta proporción representa para los bonaerenses una cifra cercana a los 831 millones de pesos al año, sin tener en cuenta el IVA. Por ejemplo, en cada casa se trata de 60 ó 240 pesos al año, según paguen 30 ó 120 pesos en total, por cada factura bimestral.

.
El segundo motivo por el cual se desconoce a dónde va cada peso que sale del bolsillo del usuario, es que detrás de esos impuestos existe una maraña de leyes, decretos y malas intenciones que esconden los diferentes destinos. Las normativas son varias y los que hablan del tema, pocos.

.
Dos de estos impuestos van directamente del bolsillo del usuario al pago de cargas impositivas que deberían hacer las distribuidoras de energía. Uno de estos conceptos hacia la caja provincial, y el otro para los tributos municipales. Además, hay un recargo del 5 por ciento para compensar a las 198 cooperativas eléctricas en territorio bonaerense.
.
Pero los cánones más polémicos son los que se destinan a fondos especiales para obras públicas de energía. Es el caso del conocido Fondo de Santa Cruz, que data de 1989, y del que sólo se conocen dos obras y una recaudación millonaria en dólares. La Provincia tampoco está exenta de este tipo cuestiones. A través de dos decretos firmados durante los gobiernos militares de Ibérico Manuel Saint Jean y Francisco Imaz, el Ejecutivo bonaerense cobra un recargo del 15,5 por ciento sobre el valor de la energía con destino incierto.
.
Datos sobre recaudación - Una fuente del Ministerio de Infraestructura, a cargo de Cristina Álvarez Rodríguez, indicó que la recaudación anual por estos impuestos es de 465 millones de pesos. En suma, son 5.580 millones de pesos recaudados durante 12 años que habrían girado del Banco de la Provincia de Buenos Aires a Rentas Generales de Gobierno para gastos del presupuesto.

.
Las normativas indican, que este dinero está destinado a costear estudios y obras de desarrollo eléctrico en el territorio provincial. Las distribuidoras deben depositar lo recaudado en fondos específicos del Bapro, que están a la cuenta de la desaparecida DEBA. Desde 1999 la encargada de manejar esos fondos, es la Dirección Provincial de Energía (DPE), que depende del Ministerio de Infraestructura; sin embargo, allí aseguraron que "de esa plata no vemos un peso".

.
Al organismo le quedó asignada la tarea de controlar las declaraciones juradas, que deben presentar las empresas distribuidoras sobre el cobro de este impuesto a los usuarios. En reiteradas oportunidades se consultó al vocero del Banco Provincia, sobre el destino de estos fondos sin conseguir respuesta alguna. La última obra financiada con el Fondo Especial de Desarrollo Eléctrico, constituido con el 10 por ciento de recarga a los usuarios, la hizo en 1998 el disuelto Ente Provincial de Regulación de Energía (EPRE). Se trató de "la construcción de un gasoducto por la ruta 2, desde Santa Clara del Mar hasta San Clemente del Tuyú, con un costo de 170 millones de pesos" revelaron fuentes reservadas. "Después, en el 2000 ó 2001, hubo quejas y se hizo un fideicomiso para hacer obras, pero hasta el día de hoy se han finalizado sólo un par de mediana tensión" sostuvieron.
.
Una laguna muy "brava" - El otro impuesto provincial para obras públicas es del 5,5 por ciento y data de 1978. Está destinado a financiar "inversiones que demande la Central de Acumulación por Bombeo en Laguna La Brava", un proyecto que se declaró inviable 2 años después de creado el impuesto. Según explicaron fuentes del Ejecutivo, "con parte de lo recaudado se paga una deuda con el Bapro por la construcción de la central eléctrica Luis Piedrabuena, en Ingeniero) White",  que suplantó la obra de la laguna ubicada entre Balcarce y Mar del Plata. En 1986 se aumentó este impuesto del 3 por ciento al 5,5 como se mantiene hasta hoy para tal fin.

.
Sobre las cuotas de esa deuda, hay varias versiones que estiman cifras entre los 64 y 110 millones de pesos al año. Al respecto, el senador bonaerense de la Coalición Cívica, Luís Malagamba, sostuvo que todavía queda por pagar más de 3.382 millones de pesos. La semana pasada el presidente del bloque de senadores de la UCR, Jesús Porrúa, presentó una denuncia en el juzgado de Defensa del Consumidor de La Plata, a cargo de Dante Rusconi, en la que solicita el cese de los cobros adicionales en las facturas de luz. Por su parte, voceros de EDES y Edelap, concesionarias del sur y de la capital provincial, recalcaron que "las distribuidoras están obligadas a cobrar estos dos impuestos, porque si no la Provincia las sanciona".

.
Pero no es el temor a posibles multas lo que impulsa a las empresas a mantener estos recargos. A cambio de incrementar la caja del Gobierno bonaerense con la recaudación de este 15,5 por ciento, las distribuidoras de energía obtienen beneficios impositivos. El Marco Regulatorio Eléctrico bonaerense (MRE), permite a las empresas cobrar a los usuarios otro 0,6 por ciento extra para la Provincia, como "contribución" que reemplaza "los impuestos inmobiliarios, a los Automotores y de Sellos, y del impuesto sobre los Ingresos Brutos". Técnicos del Ministerio de Economía reconocieron la existencia de este tipo de "regímenes sustitutivos de estos impuestos" sin embargo aclararon, que "habría que ver lo que dice la nueva reforma impositiva".

.
Y ahora, Ingresos Brutos - En una de las concesionarias provinciales confirmaron que las empresas no pagan impuestos sobre los Ingresos Brutos, y explicaron que es porque se trata de prestadoras de servicio público. Los últimos cambios tributarios que impulsó el gobernador Daniel Scioli, junto con su ministro de Economía, Rafael Perelmiter, dan a la Agencia de Recaudación bonaerense (Arba), la facultad de otorgar "bonificaciones o descuentos" sobre los impuestos de su competencia, pero en "en ningún caso podrán implicar una reducción mayor al 25 por ciento". Lo mismo sucede a nivel local pero a un precio más alto. El artículo 75 de la ley 11.769, permite a las distribuidoras cobrar a los hogares un 6 por ciento más sobre la energía consumida. Lo acumulado es para abonar mensualmente a la comuna.

.
Esta contribución de los marplatenses, reemplaza todo impuesto o derecho municipal que deba tributar EDEA a la intendencia. Se trata de los impuestos a la tasa de seguridad e higiene, y de publicidad y propaganda. El MRE fue aprobado a comienzos de 1996 y publicado en el Boletín Oficial ese 5 de febrero;16 meses después -junio de 2007-, EDES, EDEN y EDEA (de Camuzzi SA), ganaron las concesiones de los servicios de distribución de electricidad en la Provincia.

.
A manera de compensación para las empresas – Sin sentido social alguno, sino para beneficio de las empresas distribuidoras, el Gobierno bonaerense agregó otro impuesto destinado al Fondo de Compensaciones Tarifarias. Los consumidores de electricidad de la Provincia pagan un 5 por ciento más de lo que cuesta la energía, con el objetivo de compensar los costos extras que las empresas tienen para hacer llegar su mercancía a zonas con particularidades que la DPE estima relevantes. Según voceros de EDES, ese dinero sólo lo cobran las 3 empresas y luego lo reparte Oceba entre las 200 cooperativas eléctricas que hay en la Provincia. El propósito es "unificar hasta donde sea posible, las tarifas finales en las distintas áreas en que se divida la Provincia de Buenos Aires", más allá de su ubicación geográfica o forma de prestación.

.
La DPE es la encargada de establecer el porcentaje de este impuesto a los usuarios, que no podrá superar el 8 por ciento, según el cuadro tarifario actual. Además, es quien indica al Organismo de Control de Energía (Oceba) cómo se dividirán las áreas en el territorio bonaerense.

.
Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com