Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Dueños del juego: Cristóbal López, la carta del poder de Néstor Kirchner

Por Damián Nabot - 23 de Julio, 2008, 16:14, Categoría: Los Kirchner .Tiranías fascistas.

El negocio de las apuestas mueve cinco mil millones de pesos ($ 5.000.000.000.-) por año en la provincia de Buenos Aires; el 70 % del total nacional. La disputa por semejante botín ya desató una guerra marcada por pesados padrinazgos políticos. Quién es quién en este negocio multimillonario y cómo construyó su imperio Cristóbal López, favorito de los Kirchner y pieza clave en la estrategia política del Gobierno.

.
Abril cubría Miami Beach con un dulzor primaveral. En el Centro de Convenciones de la asamblea anual del BID, se arremolinaba un enjambre de funcionarios, empresarios y economistas. En una sala apartada, los representantes de Codere, la multinacional española que administra 14 bingos en la provincia de Buenos Aires, fueron al grano con la propuesta: adelantar a la gobernación, cinco años de canon por un valor de unos tres mil millones de dólares (u$s 3.000.000.000.-). El gobernador Daniel Scioli escuchó atentamente. Para una provincia con un rojo de miles de millones, la oferta era música de sirenas. Afuera, las palmeras ondulaban con la brisa del Caribe. Scioli lo meditó un instante. Y luego rechazó la oferta.

.

En el negocio del juego, en Argentina, se libra una guerra silenciosa atravesada por pesados padrinazgos políticos. La irrupción avasallante del empresario Cristóbal López, con el aval político del kirchnerismo, dio un vuelco en el tablero, llevó a morder el polvo a contendientes que se pavoneaban como pesos pesados, y obligó a otros a prepararse para las batallas que se avecinan.

.

El territorio bonaerense es epicentro de la puja por un negocio que mueve cinco mil millones de pesos anuales en la provincia ($ 5.000.000.000.-). Una mínima inclinación de la balanza puede volcar fortunas hacia un lado de los platillos y engendrar enemigos políticos para la eternidad. Scioli lo sabía cuando rechazó la oferta de Codere y prefirió prorrogar el frágil statu quo del mercado. Había aprendido, quizás, la lección que tardó en -o no quiso-, comprender Felipe Solá: no abrirle las puertas del juego a Cristóbal López, es ofender al kirchnerismo. Y eso se paga.

.

Nacido en Comodoro Rivadavia hace 50 años, sus comienzos se remontan a sus 19 años, cuando, tras la muerte de sus padres, debió hacerse cargo del negocio familiar dedicado al transporte de cargas. Pero el imperio que Cristóbal López construyó en poco más de diez años, hoy incluye rubros diversos como la industria petrolera -su empresa Oil M&S factura cinco millones de dólares por mes-, la recolección de residuos, el transporte, la construcción, la venta de aceite de oliva, los medios y los juegos de azar, rubro en el que se destaca con casinos y bingos distribuidos en 19 ciudades de todo el país, además de su participación en los casinos flotantes de Puerto Madero y en el Hipódromo de Palermo.

.

Hagan sus apuestas - "El crecimiento exponencial de la fortuna de Cristóbal López y su vinculación con el kirchnerismo, nos llevan a sospechar que el juego es una de las principales cajas negras de recaudación de la política", afirmó el diputado Fernando Sánchez, de la Coalición Cívica, donde con la supervisión de su titular, Elisa Carrió, se prepara un nuevo informe, que se presentará, con el detalle de las empresas en las que tiene participación accionaria y sobre sus vínculos con el poder político.

.

López se inició en el negocio del juego en 1992, en su Chubut natal, por entonces bajo la cobertura política del gobernador radical Carlos Maestro. Su principal emprendimiento hasta entonces, era una empresa de limpieza pero la asociación con Ricardo Benedicto, empresario constructor y uno de los principales beneficiarios de la adjudicación de la obra pública en Santa Cruz, dio vida a Casino Club, la empresa que después se convertiría en la nave insignia de López y Benedicto en el mercado de las apuestas.

.

En Chubut extendió salas de juego en Trelew, Playa Unión, Rawson, Rada Tilly y Comodoro Rivadavia. En 1998, un acuerdo con el entonces gobernador misionero Ramón Puerta (partido peronista), lo llevó a abrir una casa de tragamonedas en Posadas. En 2000, el gobernador de La Pampa, Rubén Marín, concedió a Casino Club la explotación de un casino en Santa Rosa. Paralelamente, López extendía sus negocios en Mendoza y La Rioja. En Tierra del Fuego tiene casas de juego en Río Grande y Ushuaia. Y en Santa Cruz abrió en Río Gallegos, Caleta Olivia y El Calafate.

.

La irrupción de Cristóbal López en el jugoso mercado de las apuestas en la Capital Federal, resultó más tormentosa. La presa codiciada eran los barcos casinos de Puerto Madero, que por entonces administraba la empresa Cirsa, de Barcelona, que había llegado de la mano del menemismo y cuenta con permiso para la explotación de las máquinas tragamonedas, principal generador de recursos. Los especialistas del negocio estiman que cada máquina recauda diariamente unos 300 dólares.

.

En julio del 2004, el entonces titular de Lotería Nacional y actual director del Banco Central, el kirchnerista Waldo Farías, firmó una autorización para que Cirsa instalara un segundo barco. El negocio se multiplicaba.

.

Las circunstancias se alinearon para facilitar la llegada de López. Por un lado se gestó un conflicto gremial, con la participación del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que encabeza el kirchnerista Omar Suárez y que en mayo de 2007 obligó a cerrar las puertas del casino y generó una sangría de sus ingresos para la compañía que controlaba los casinos flotantes. La oportunidad era propicia: la empresa de Barcelona atravesaba dificultades financieras, se encontraba endeudada y el barco representaba el 33 por ciento de sus ingresos mundiales. La agencia de calificación Moody's, según reflejó la prensa española, había colocado bajo vigilancia los bonos de la compañía catalana por "la alta concentración de la rentabilidad". A la vez, en diciembre de 2006, una oportuna inspección en el aeropuerto Jorge Newbery, había descubierto en el equipaje del presidente de Cirsa, Manuel Lao, quinientos mil euros sin declarar, y se le abrió una investigación por presunto lavado de dinero. En España calificaron el operativo de "chivatazo", un término que en la usanza argentina se reemplazaría por "una cama", y se advirtió que Lao llegaba a Buenos Aires precisamente para reunirse con Cristóbal López en un encuentro acordado con anterioridad para repartirse el negocio. La fruta estaba madura.

.

El conflicto sindical fogoneado por un aliado del kirchnerismo, que obligó a Cirsa a cerrar el casino durante 40 días, sumado a la oportuna inspección en la valija de su ejecutivo Manuel Lao, dejaron a la empresa lo suficientemente golpeada como para que luego no le fuera tan difícil a Cristóbal López lograr su objetivo de extender su negocio, es decir, entrar por fin a los casinos del Puerto. En mayo de 2007, finalmente, la firma del empresario kirchnerista ingresó en el negocio de los barcos flotantes. "El método de Cristóbal López para avanzar en el negocio del juego replica la prepotencia kirchnerista", dice en off un alto ejecutivo del sector. 

.

Un millón por día - Paralelamente, en marzo de 2007, la empresa Casino Club se había asociado con Federico de Achával, titular de la empresa Hipódromo Argentino de Palermo S.A. (HAPSA), en el negocio de las dadivosas maquinitas que comenzaron a explotarse en Palermo, y que hoy son alrededor de 4.000 y rinden más de un millón de dólares por día.

.

En uno de sus últimos actos de gobierno, el 5 de diciembre de 2007, Kirchner prorrogó por decreto la operatoria de López en el Hipódromo hasta 2032, y exigió aumentar la cantidad de tragamonedas a cinco mil, alegando que existía "una demanda superior a la oferta".

.

¿Tanto dinero dando vueltas en la Ciudad de Buenos Aires y sus autoridades no reclaman la parte que les corresponde? El artículo 50 de la Constitución porteña, le permitiría al macrismo reclamar para la comuna la exclusividad de los ingresos que deja el juego en su distrito. Pero Macri mantuvo el convenio que le permite a Lotería Nacional girarle sólo un canon por el juego.

.

¿Por qué? "Si denunciáramos al convenio, los 150 millones de pesos que cobra la Ciudad de Buenos Aires por el juego se transformarían en cero, sería poco prudente y no un acto de buen administrador", contestó José Torello, asesor de Macri en la materia.

.

En abril de 2006, un relevamiento de la Auditoría de la Ciudad, descubrió que el Instituto del Juego porteño, "no cuenta con información de los montos recaudados por Lotería Nacional, a partir de los cuales liquida el porcentaje de participación que le corresponde" al gobierno porteño. Tampoco "cuenta con información de Lotería Nacional, respecto de los montos recaudados en concepto de ventas de boletos en el Hipódromo Argentino de Palermo y agencias hípicas". La gravedad de las revelaciones motivaba pasar a un estudio más detallado, que en el lenguaje técnico se denomina "auditoría de gestión" y en el cual se evalúan, por ejemplo, el nivel de eficiencia del organismo analizado, su funcionamiento interno y sus responsabilidades. Pero, tras un acuerdo entre macristas y kirchneristas, la "auditoría de gestión" sobre el Instituto del Juego, desapareció del plan de trabajo del principal órgano de control de la ciudad y fue reemplazada apenas por un "relevamiento" sobre el juego clandestino. Paula Oliveto, de la Coalición Cívica, la única integrante de la Auditoría que no responde ni al macrismo ni al kirchnerismo, reclamó en vano explicaciones sobre el sorpresivo cambio de timón.

.

"Esos son consensos que definen los legisladores", se desentendió el macrista Torello. En la sesión que mantuvieron, macristas y kirchneristas aprobaron el plan de la Auditoría sin incluir el "informe de gestión" para el Instituto del Juego.

.

"El macrismo no quiere pelearse con el gobierno nacional y por eso prefiere no abrir la caja de Pandora, mientras que el kirchnerismo protege sus números de Lotería Nacional y la estafa a la Ciudad de Buenos Aires", interpretó el legislador porteño de la Coalición, Sergio Abrevaya.

.

A pesar de las acusaciones, Torello asegura que el gobierno porteño conoce "al centavo" lo que se recauda por el juego en la Ciudad, pero acepta que sus relevamientos on line de la recaudación, por ahora, no incluyen ni a las tragamonedas del Hipódromo ni a los barcos casinos.

.

Torello formó parte del Instituto del Juego durante el gobierno porteño de Aníbal Ibarra y le atribuyen amistad con el socio de Cristóbal López en el Hipódromo, Federico De Achával. "Mi amistad con cualquier persona jamás afecta mi tarea en la gestión pública y mi compromiso con el buen control; es una pavada que me gustaría que quien lo dice me lo dijera en la cara", se ofuscó.

.

Los empresarios del juego señalan a Luis Alberto Peluso, actual interventor bonaerense de Loterías y Casinos, como el espolón elegido por Kirchner para abrirle paso a Cristóbal López y su socio Benedicto del otro lado de la avenida General Paz. Y a su asesor, Carlos Gallo, quien fue titular de Lotería Nacional y luego estuvo al frente del Instituto del Juego de la Ciudad de Buenos Aires -por decisión de Jorge Telerman-, cuando se inició el proceso de desembarco de López en la Capital Federal.

.

En cuanto a Peluso, el informe en preparación en la Coalición Cívica asegura que Oscar Robinson, quien ofrece charters para viajar a los casinos más famosos de los Estados Unidos, tenía al actual funcionario bonaerense como proveedor de sus clientes. A su vez, Robinson aseguró que Peluso "se presentaba como un hombre ligado estrechamente a las autoridades del Casino Flotante de Puerto Madero".

.

En la provincia de Buenos Aires, los empresarios del juego aseguran que se prepararon diferentes estrategias para facilitar el ingreso de López y su empresa Casino Club. Desde 2003, el empresario kirchnerista quiere reproducir el negocio de Palermo en el Hipódromo de San Isidro. Pero la legislación bonaerense todavía se lo impide. Felipe Solá, el antecesor de Scioli, prorrogó 15 años las concesiones a los bingos y bloqueó la apertura de nuevas salas. En el ámbito político aseguran que la decisión le costó a Solá la candidatura a vicepresidente, junto a Cristina Fernández. La extrema cautela de otros dirigentes oficialistas se vuelve comprensible.

.

"La situación no cambió", contestaron desde La Plata cuando se los consultó a los colaboradores de Scioli sobre la visión del gobernador en torno a los aprestos para la pelea que resuenan en la provincia. El conciso mensaje que transmitió el gobernador, experto en evasivas, puede leerse como la decisión de mantener sin modificaciones el equilibrio entre los diferentes actores del negocio y, a la vez, como un anticipo: las explicaciones llegarán cuando los cambios se produzcan.

.

En marzo pasado, el presidente de la comisión de Pastoral Social, el obispo Jorge Casaretto, alertó sobre los intentos por ampliar las casas de juego en la zona norte de la provincia. "La polémica que desataron las declaraciones de Casaretto, surgen a partir del intento de instalar 300 máquinas tragamonedas en el Hipódromo y el rumor que indicaba que se quería abrir un casino en Vicente López, a metros de la General Paz", aseguró Jorge Alvarez, el ex candidato a intendente de la UCR de San Isidro. Al rumor le dan crédito las agrupaciones vecinales de Vicente López que cubrieron las paredes con la leyenda "No al casino".

.

La oposición política de la zona norte asegura que los intendentes de San Isidro, Gustavo Posse, y de Vicente López, Enrique "Japonés" García, sufrieron fuertes presiones de sus socios del kirchnerismo para facilitar el ingreso de Cristóbal López a sus municipios. Advierten, incluso, que el propio Gustavo Posse fue quien solicitó al obispo Jorge Casaretto, que denunciara públicamente la situación en un intento por frenar los "aprietes".

.

Ante la imposibilidad de abrir nuevos bingos, los empresarios del sector intentan trasladar a la zona norte dos bingos de la firma Crown, que actualmente funcionan en Avellaneda y Florencio Varela, que se le atribuyen al empresario Gustavo Di Maggio y a dirigentes políticos de Río Negro vinculados a Cristóbal López. "Nuestro deseo es que se mantenga un marco regulador estable y transparente, en un contexto de estabilidad política para las definiciones a nivel global de la compañía", sostuvo Juan Pablo Peredo, director de relaciones externas de Codere, la firma que explota la mayor cantidad de bingos en la provincia de Buenos Aires, cuando se le preguntó sobre las posibles jugadas para el ingreso del empresario kirchnerista a la provincia.

.

Codere y la firma Boldt, que controla el casino Trilenium de Tigre y las tragamonedas de las casas de juego de la provincia, se convertirían en los principales adversarios de Casino Club si finalmente la firma de López consigue abrirse paso en suelo bonaerense.

.

En principio, el empresario kirchnerista ya tomó posición en un ámbito que antes dominaba Boldt, una firma que se hizo fuerte durante los años de dominio duhaldista. Se trata del negocio de las apuestas on line, donde Boldt captura, transmite y procesa mensualmente 104 millones de jugadas a través de su sistema.

.

Cristóbal López ingresó al negocio del control de las apuestas en red mediante la firma Tecno Acción, que actualmente tiene 500 terminales de apuestas en 10 provincias y procesa más de 2 millones de jugadas diarias. La Auditoría General de la Nación cuestionó a Lotería Nacional la prórroga de la contratación directa de las empresas encargadas de procesar las jugadas a través de la red informática.

.

Sin controles - La particularidad en el Hipódromo de Palermo, es que la compañía de Cristóbal López controla tanto a las tragamonedas como a Tecno Acción, es decir, a la empresa encargada de fiscalizar el control informático de las apuestas y la responsable de informar a Lotería Nacional. "De esa manera, la empresa que realizaba la tarea de control de sistemas de apuestas, desaparece de escena a manos de los que manejan las apuestas", sostiene el informe de Carrió.

.

En agosto del año pasado, en un informe reservado, la Auditoría General de la Nación advirtió que la Lotería Nacional no había cumplido con todos los requerimientos de la Unidad de Información Financiera (UIF), el organismo encargado de prevenir el lavado de dinero en Argentina (resolución 17/2003-UIF). La preocupación por el posible blanqueo de dinero, es la primera sospecha que deberían despejar los encargados del control del juego en la Argentina.

.

El crecimiento económico de Cristóbal López carece de parangón. "Cristóbal López posee una fortuna personal cuatro veces mayor a la de Amalia Fortabat, pero obtenida en sólo diez años", compara el diputado Sánchez, de la Coalición Cívica.

.

El juego, por último, es sólo una pata de su imperio en construcción. López controla casinos con tragamonedas en 19 ciudades del país pero también empresas de cría de caballos criollos, una firma petrolera y otra dedicada al transporte de hidrocarburos; es dueño de una empresa recolectora de residuos, de una firma de turismo y otras dos que operan el servicio del transporte colectivo de pasajeros en las ciudades de Neuquén y Comodoro Rivadavia; es dueño del diario El Chubutense, además administra un canal de televisión y fuertes rumores insisten en vincularlo con una oferta para comprar Telefé. Cuenta con empresas de tecnología, constructoras, posee olivares y tierras. Una movilidad social envidiable para quien comenzó en el transporte de cargas con una camioneta que había heredado de su padre.

.

Empresario polirrubro

* Cristóbal López es dueño de las siguientes empresas: Oil Construcciones S.A.; Oil Minerals S.A.; Altos del Glaciar S.A.; Aceitunas Guadalquivir de Argentina S.A.; Clear S.R.L.; Casino Club S.A.; NAEM S.R.L.; Oil M&S S.A.; Lola S.R.L.; Pampa Pozo S.A.; Camino a un nuevo sol S.A.; Santa Elena S.A.; Ganadera Santa Elena S.R.L. y Casino de Rosario S.A.

.

* Con las diferentes firmas, el empresario participa en variados rubros: controla casinos con tragamonedas en 19 ciudades del país; también es dueño de empresas de cría de caballos criollos, de una compañía petrolera y otra dedicada al transporte de hidrocarburos; de una firma recolectora de residuos y de otra de turismo. Además, posee dos empresas que operan el servicio del transporte colectivo de pasajeros en las ciudades de Neuquén y Comodoro Rivadavia, es dueño del diario El Chubutense y además administra un canal de televisión.

.

* A través de su empresa Casino Club S.A.. maneja junto con Federico de Achával la concesión de unas 4.000 máquinas tragamonedas en el Hipódromo de Palermo. Los expertos estiman que cada una de ellas rinde 300 dólares por día, lo que resulta en una recaudación diaria que supera el millón de dólares.

.

* Ahora, el territorio bonaerense es epicentro de la puja por un negocio que mueve cinco mil millones de pesos anuales en la provincia.

.

Por Damián Nabot.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com