Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Los argentinos y la historia

Por Armando Maronese - 18 de Julio, 2008, 17:51, Categoría: Historia

Un nuevo aniversario de la muerte de José de San Martín, el próximo 17 de agosto,  sirve de pretexto para reflexionar acerca de la moda historiográfica de analizar nuestro pasado y nuestras figuras públicas en clave conspirativa.

.

Nuestro país es sorprendente por donde lo miremos. Desde casi todos los aspectos de análisis siempre encontramos alguna peculiaridad que, para bien o para mal, nos diferencia de otras sociedades. La historia nacional es uno de esos ámbitos que distintas generaciones de estudiosos y escritores han utilizado para dar forma a la idea de país que mejor definía sus aspiraciones ideológicas o políticas. Cierto es que la historia, como cualquier otro quehacer humano, está influenciado irremediablemente por una carga subjetiva de la que nadie se puede desprender.

.

Asistimos en la actualidad a una oleada de publicaciones históricas que reflejan, a su vez, el creciente interés por parte del público en general por saber cómo ha sido nuestro pasado y cómo hemos llegado a ser lo que somos. Lamentablemente, los escritores que más repercusión han tenido en este público, son los que han encarado sus trabajos bajo el análisis de una "historia conspirativa" que presenta a la sociedad argentina, desde sus comienzos, como víctima de una conspiración interminable en la que sólo cambian los conspiradores, pero no las víctimas de esa conspiración.

.

Seguramente, en el día de la fecha saldrá más de un suplemento histórico en los distintos periódicos del país haciendo referencia a otro aniversario de la muerte del "Padre de la Patria", y especulo (ya que por cuestiones de tiempo no podré leerlos antes de publicar esta columna) que muchos de ellos tendrán un enfoque como el que señalara en los párrafos anteriores.

.

Por mi parte, entiendo a San Martín como una de las paradojas argentinas, ya que más allá de su persona y su obra, es interesante observar cómo su figura cobró trascendencia en el imaginario colectivo de los argentinos.

.

Al analizar el rótulo de "Padre de la Patria", es interesante detenerse a pensar sobre la época que le tocó vivir a San Martín. Nacido en 1778 en el recientemente creado Virreinato del Río de la Plata, siendo muy pequeño partió hacia España con su familia. Allí luchó contra las tropas napoleónicas a favor del rey. Recién en 1812, regresó a Buenos Aires, donde comenzó su carrera militar en estas tierras que iniciaban su camino hacia la independencia. Estuvo en el actual territorio argentino hasta 1817, cuando partió a sus campañas libertadoras en Chile y Perú. Regresó brevemente a mediados de 1823 para partir definitivamente hacia Europa a comienzos de 1824 (hubo un intento fallido de retorno en 1828, pero no llegó a desembarcar en Buenos Aires). Fueron sin duda esos años un período de transición entre lo que se llamó el antiguo régimen (entiéndase por esto los gobiernos monárquicos y sus colonias) y la modernidad (que implica la irrupción de las formas republicanas de gobierno).

.

No es objeto de este trabajo cuestionar la actividad de San Martín ni plantear qué intereses lo motivaron a actuar de la forma en que lo hizo. Lo que me parece paradójico es que un país llame "Padre de la Patria", a una persona que sólo vivió un poco más de cinco años de su vida adulta en el actual territorio nacional. Quizás fuera precisamente esto lo que le permitió mantenerse ajeno a las disputas políticas e historiográficas que tendrían lugar con el transcurrir de las décadas. El no haberse tentado con los ofrecimientos políticos de turno y su pronta partida a Europa, le permitieron mantener su nombre inmaculado ante los ojos de la historia.

.

Aunque a mi entender, tanto respeto y admiración lo llevaron a convertirse (muy probablemente a su propio pesar), en un ser semi-divino. Esto, a su vez, hizo que no pocos argentinos dudaran de la existencia real de tal figura. Si hasta resulta incómodo hacer referencia a aspectos de su vida que no son del todo claros. No faltará quienes salgan a responder rápidamente a tales planteos como si se tratara de una cuestión de fe. Esta tendencia al juego de todo-nada que tenemos los argentinos, nos hace pensar en seres totalmente buenos o totalmente malos, y así ha sido escrita la historia durante muchos años y parece ser que es la forma más difundida (y rentable económicamente) en la actualidad.

.

La interpretación histórica pone el sujeto de estudio en su contexto y circunstancias particulares para poder indagar cuáles fueron los motivos que lo impulsaron a actuar de tal o cual forma. Una de las tareas del historiador, es la de tratar de luchar contra la tentación (en la que muchos caen por ignorancia, conveniencia o intereses particulares o corporativos), de analizar al personaje histórico con parámetros morales, políticos o ideológicos del presente. Siempre es más fácil (y marketinero) esto último que realizar la verdadera labor que implica el estudio historiográfico serio.

.

Sería algo positivo que en este día se recuerde al prócer como se debe, ya que (por otra de las paradojas argentinas), el día de la conmemoración suele pasar totalmente inadvertido porque la fecha ya no se respeta, pues se corre a los "lunes turísticos", con lo cual finalmente ni se lo recuerda el día original ni se lo hace en la fecha sustituta. Vaya, pues, desde esta columna, un respetuoso recuerdo para una persona que, con sacrificio, contribuyó en gran parte al surgimiento de la Patria. Cualesquiera hayan sido los motivos de su accionar, no quedan dudas de su nobleza de espíritu, honradez y coherencia de acción.

.

Armando Maronese

.

Fuente: Breviario. 1998, AM

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com