Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Fue muy superior el acto del campo al del gobierno y hubo un mensaje inequívoco

Por Edgar Mainhard - 16 de Julio, 2008, 12:04, Categoría: Los Kirchner .Tiranías fascistas.

CIUDAD DE BUENOS AIRES.-  Movilización inédita -y gratuita- del campo en la ciudad de Buenos Aires, que arrolló a la del kirchnerismo en la Plaza de los 2 Congresos. 500.000 personas con banderas argentinas. Alfredo De Ángeli fue la estrella de la jornada; criticado aunque no con nombre y apellido por Néstor Kirchner y vivado en Palermo, al punto que alguna gente se retiró apenas concluyó su discurso. El mensaje central de los productores agropecuarios fue: unidad de las entidades y continuidad de la lucha en democracia. Mensaje inequívoco: "Esto va a seguir"

Otra vez Néstor Kirchner perdió frente a una convocatoria del campo. Ya había sucedido en Salta, el 25 de mayo, cuando fue sorprendido por la abrumadora superioridad de los argentinos que fueron a Rosario, frente al Monumento a la Bandera para solidarizarse con la producción agropecuaria. Y ahora la convocatoria a la Plaza de los 2 Congresos fue muy inferior a la del campo frente al Monumento a los Españoles, en el Parque 3 de Febrero.

Los datos de la Policía Federal Argentina que le llegaron a Néstor Kirchner, por pedido suyo, estropearon su pieza oratoria porque estuvo nervioso, incómodo, no pudiendo explicarse a sí mismo cómo es que no lo quieren cuando él afirma haber hecho tanto por todos los argentinos. Además, Kirchner tuvo que terminar hablando antes que el campo. No pudo prolongar más el acto y el final de su discurso, a las 17:25 hs, terminó siendo previo al de Alfredo De Ángeli, el primer orador del campo.

No hubo una estimación oficial de la convocatoria del oficialismo a la Plaza de los 2 Congresos. Tampoco alguna idea novedosa en el discurso de Kirchner. Ninguna consigna movilizadora. Sí algunas obsesiones:

* La clase media. Otra vez Kirchner insistió en que la clase media no tiene que escuchar a "la oligarquía". Esto indica que Kirchner sabe que ha perdido a la clase media, pero tampoco se encuentra dispuesto a hacer algo concreto para intentar recuperarla. Solamente quejarse de que escucha a "la oligarquía".

* Las banderas de Perón y Evita. Kirchner afirmó, tal como ya es habitual en él, que él defiende el legado de Juan Perón y Eva Duarte de Perón. Pero es la imagen del peronismo previa a 1951. Kirchner no considera al Perón de 1973, en el reencuentro con Ricardo Balbín, el Perón de la pacificación que no pudo concretar porque tuvo que enfrentar a los Montoneros. Muy probablemente, Perón también hubiese expulsado de Plaza de Mayo a Néstor Kirchner. Sobre el final de su discurso, Kirchner recapacitó y terminó hablando de poner la otra mejilla, de no sentir rencor, etc.

* Los escraches. Es evidente que ha provocado conmoción en el oficialismo la decisión de los productores agropecuarios de cuestionar a los gobernadores, intendentes y legisladores que apoyan a Kirchner en sus localidades de origen. Kirchner habló de "comandos civiles" y de "grupos de tareas".

* Vocero de Cristina. Otra vez Néstor Kirchner asumió el rol de mensajero de Cristina Fernández de Kirchner, quien estuvo ausente. Resulta por lo menos absurdo que el ex Presidente, mientras abusa de su rol de consorte para asumirse como vocero ilegítimo, insista en el respeto a las instituciones y a la democracia. En ese contexto dijo que él aceptaría la votación del Senado cualquiera fuese el resultado y deseaba que el campo hiciera otro tanto.

El campo - La Comisión de Enlace de las 4 entidades agropecuarias le tenía temor a la ciudad de Buenos Aires. En varias oportunidades evaluó convocar y luego abandonó la idea. Solamente la derrota en Diputados (agravada por la falta de conducción única entre los variopintos bloques opositores), provocó la decisión de concretar la movilización antes del voto en el Senado.

Sin embargo, era obvio que la convocatoria sería un éxito porque, tal como lo dice Kirchner, la clase media abandonó al Frente para la Victoria y se movilizó en cuanta manifestación antikirchnerista pueda articularse.

En esta ocasión, los porteños no defraudaron a los organizadores y la participación fue impresionante. Y la convocatoria tuvo un perfil sociológico muy diferente al del kirchnerismo, que no solamente fue menor, sino que no soporta una comparación. Fue una movilización superior a la de Rosario, que se estimó en 300.000 personas aquella vez. Fue un río humano que confluyó en forma espontánea para sentirse parte de una jornada histórica.

El mensaje central que dejó el campo tuvo 2 capítulos:

* la unidad conseguida en la Comisión de Enlace no termina mañana y ya ha logrado superar lo peor (todos los intentos gubernamentales por romperla), y

* el reclamo agropecuario no termina mañana, cuando vote el Senado, cualquiera sea el resultado porque la agenda agropecuaria es mucho más extensa que una ley sobre derechos de exportación agrícola móviles.

Por cierto que fue una pésima noticia para los Kirchner, urgidos a dar vuelta la página del conflicto cuanto antes. Necesitados de cambiar la agenda política nacional, que les resulta tan adversa.

En los 5 discursos del campo, también quedó en evidencia que ha resultado difícil el aprendizaje institucional que tuvieron que hacer contrarreloj los dirigentes y sus entidades pero se ha aprendido mucho, y el protagonismo agropecuario de estos tiempos no lo piensan perder, en especial cuando los productores han logrado articular -y de eso todos son conscientes-, un complejo y poderoso entramado social donde hay sindicatos de trabajadores, organizaciones sociales, partidos políticos con representación parlamentaria y ciudadanos urbanos.

Mientras Kirchner perdió alianzas sociales, el campo las ganó. No es un dato menor. Luego, el campo ha logrado construir algunos nuevos dirigentes de gran penetración popular. Es el caso de Alfredo De Ángeli, a quien durante las últimas horas Kirchner intentó demonizar por la polémica sobre el precio del kilo de lomo vacuno e inclusive durante su discurso, el ex presidente hizo mención del tema para que los presentes corearan un "hijo de puta / hijo de puta" dedicado a De Ángeli sin mencionarlo.

En Palermo, hubo gente que fue puntualmente a escuchar a De Ángeli y cuando éste terminó de hablar comenzaron a desconcentrarse. Ese personaje que ha logrado trascender desde Gualeguaychú, Entre Ríos, es un activo desequilibrante porque el oficialismo carece de un antagonista de credibilidad similar.

El campo hizo una apelación a los senadores que deben votar mañana, pero también desdramatizó un resultado posiblemente adverso, al garantizar que esto no termina, que esto recién comienza. Y si los Kirchner no comprenden cuáles serán las consecuencias, seguirán aislándose y perdiendo contacto con la realidad

Edgar Mainhard

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com