Calendario

<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Un grupo comando robó el expediente de las manos de Perón ¿Masonería?

Por Inodoro Mendietta - 14 de Julio, 2008, 0:39, Categoría: Peronismo: régimen, caída e historia

El misterioso robo de las manos del presidente Juan Domingo Perón, tomó en los últimos días un cariz aún más enigmático. El juez que investiga ese episodio, Alberto Baños, acaba de denunciar que, en lo que denominó como ¿una operación de inteligencia?, un grupo ingresó en su casa y se llevó los expedientes de los últimos nueve años de investigación. En un oficio que incluye una pormenorizada descripción del hecho, ocurrido el domingo pasado, el magistrado puso en conocimiento de la situación a la Cámara del Crimen.

Allí explicó que tenía la causa en su domicilio porque preparaba un escrito en el que iba a reiterar un pedido al Gobierno para que dispusiera el levantamiento del secreto en los organismos de inteligencia del Estado, con el fin de que aportaran toda la información que tuvieran sobre el robo de las manos de Perón.

¿Por qué se trató de una operación de inteligencia y no de un simple robo? El juez dio sus motivos. Precisó que los intrusos que habían entrado en su domicilio sólo se habían llevado un portafolio que contenía los cuerpos de la causa, su computadora portátil, su agenda electrónica y su teléfono celular.

El episodio estuvo rodeado de otras circunstancias misteriosas. De acuerdo con lo que informó la empresa de alarmas Prosegur, desde que ingresaron en la casa, los intrusos sólo tardaron cuatro segundos en desactivar los sensores de seguridad y entrar en el escritorio, donde estaban los elementos robados.

El mismo día de los hechos, un cuñado del juez, que lo había acompañado a revisar la casa después del robo, recibió varias llamadas telefónicas en las que una "voz cavernosa" le preguntaba por un tal "Justinio Valentino". Según consignó Baños, analistas de inteligencia le indicaron que el nombre era una clara referencia a quien "hace justicia" y a quien "se hace el valiente". Con estos elementos, el juez afirmó que sin dudas se trató de una operación de "intimidación psicológica".

Y las manos de Perón traen también su historia, quizás para que no robe más según unos. Es necesario referirse a este macabro acto de cercenar las manos de Perón. Acto de odio incontenible que caracteriza a dos sectores, uno ideológico el liberalismo masónico-democrático, cuyo comienzo -la Revolución Francesa-, es por demás conocido por los tremendos horrores encubiertos bajo la mentira de "Los derechos del hombre".

Y el otro de carácter racista, el judaísmo sionista, cuya historia de odio y sangre cubre el Antiguo Testamento, comenzando por Caín y culminando con el asesinato de Cristo Jesús, y continuando durante los últimos dos milenios con el sacrificio ritual de niños cristianos, con el accionar de la "Santa Inquisición", con la actual ola de terror contra árabes inocentes por otros que no lo son y además por el amo del mundo sentado en el país del norte, contra algunos alemanes sin pruebas metiendo a todos en la misma bolsa, contra montones de africanos y sobre personas que frizan entre los ochenta y noventa años, contra los negros de Nueva Orleans. Es un odio que une en la barbarie al liberalismo-masónico-democrático, con el sionismo desde la cuna de aquél.  

Perón condenó en diversas oportunidades tanto a la democracia liberal como a la Masonería y presentó al Sionismo como uno de los mayores peligros para la humanidad, sin darse cuenta que estuvo rodeado de masones encubiertos.

El pueblo, que quizá ignore muchas cosas pero que intuye, no se engaña: durante el desarrollo de Perón, al no muy católico grito de "Casella Judío h… de …p", como informó el diario La Nación, que si bien no se refiere verazmente al origen racial de Casella, ¿o sí?, sabe que éste es el represente de la Sinagoga Radical, de la explotación sionista de los trabajadores y protectora de cuantiosas presuntas estafas de bancos hebreos privados, que en los últimos siete años y por un monto de más de cinco mil millones, debe pagar todo el pueblo, gracias los Martínez de Hoz, los Alemán, los Cavallo, los Gelbard, los Cafiero, los Grinspun, los Kiguel, los Brodershon, los Concepción, u otros hebreos y lacayos criollos.

Pero lo más curioso es que bastó que en su momento Saúl Ubaldini, al leer su oración, hiciera la mención del bíblico Moisés para que emanara de toda la multitud una rechifla ensordecedora. Es el repudio al sionismo, a su Coordinadora y a la Sinagoga Radical que llega al Antiguo Testamento, el "Mein Kamf" de judaísmo sionista.  

Previo al nuevo hecho macabro, el corte de las manos de Perón, recordemos las siguientes hechos que demuestran la catadura ética de los masones, liberales, democráticos y sionistas antes de la democratización del país, y luego de la caída del gobierno de entonces, cuando la masonería se encaramó en el gobierno el 13 de noviembre de 1955: 

1) El cadáver de Eva Duarte de Perón es robado por un comando "paralelo" militar. El féretro es abierto, el cadáver profanado, siendo escupido, orinado por los presentes, que incluso tomaron eméticos para defecar sobre el mismo.

Luego fue sacado del país y, en complicidad con masones italianos y la mafia, enterrado en un cementerio, hasta que, intentando negociar Lanusse con Perón para que éste le cediera los votos en 1973, fue devuelto por intermedio de la Masonería (Licio Gelli- Logia P-2).

Hace aproximadamente un año, un masón habría manifestado a una dirigente peronista que él había violado sexualmente el cadáver de Eva Perón, y que le prometía hacer lo mismo con el de Perón. Es una versión periodística, sin que se quisiera adelantar los nombres completos del presunto imputado, y sin que dicha dirigente se identifique. 

2) Un sujeto ya fallecido, de la amistad de Perón y de la intimidad de muchos de los que participaron de las bombas en abril de 1955 y de la parte gobernante, llamado Luis Fernández, violó la tumba de la familia Duarte de la Recoleta, cortó la cabeza de Juan Duarte, hermano de Eva Perón, fallecido tres años antes, y como aún el cráneo tenía restos de los tejidos cárneos, lo conservó en una heladera que hizo ubicar en su despacho oficial. Hay que recordar, que Juan Domingo Perón mandó asesinar a su cuñado Juan Duarte, a pesar de que éste asesinó en nombre de Eva Duarte y como presidente de la Fundación Eva Perón, a infinidad de personas contrarias al gobierno fascista de entonces, en un genocidio muy parecido o mayor, al de Juan Manuel de Rosas, mediante su sociedad secreta "La Mazorca", que servía para el mismo fin, acabar con los enemigos del poder.

Lo mostraba, como un trofeo, a todos sus invitados especiales, fascistas, democráticos, masones y liberales, por cierto, y en medio de cuentos humorísticos, macabros, se emborrachaba. No se ha constatado aún, si la calavera de Juan Duarte tomaba vino, tal como se hace en ciertos grados de la Masonería.

Este sujeto colaboraba en la Policía Federal, donde tenía despacho y en el Congreso. Se hacía llamar "capitán Gandhi" un vendido pues siempre jugaba a dos puntas. Era un simple maestro y era masón.  

La Masonería determina en sus reglamentos, rituales, y constituciones, severas penas que serán impuestas a sus enemigos: la horca, el puñal, el veneno, constituyen su arsenal. En textos masónicos del siglo XIX, en el que encontramos, incluso la amputación de las manos. Lo que se hizo con el cadáver de Perón, enemigo de la Masonería, pues era fascista. En realidad, Perón era fanático acérrimo de Mussolini y tenía su foto cerca de su escritorio y en menor medida hitlerista. Todos sabemos el origen de las formas de nuestros uniformes militares, especialmente de los cascos y botas: nazista.

En otro grabado puede observarse una cabeza seccionada, asida por los pelos, lo que hace recordar a la macabra obra del Capitán Gandhi con la cabeza de Juan Duarte. En otro grabado vemos pendiente de una horca un cadáver al banquero italiano, lo que nos hace recordar al banquero Calvi, masón de la P-2 colgado del puente de Londres. ¿Hace falta más para probar la posible complicidad de la Masonería en la obra macabra de la amputación de las manos de Perón.  

¿Haría falta recurrir al brujo López Rega para que nos explique los ritos, que nosotros los profanos consideramos macabros, pero que figuran inscriptos en los textos masónicos y umbandistas, espiritistas, y ocultistas?  

Inodoro Mendietta

Fuente: Informaciones sobre la Masonería y de las Sectas Secretas de Buenos Aires.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com