Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

¿Desnudos en familia?

Por Armando Maronese - 23 de Enero, 2008, 0:31, Categoría: Opinión

Andar sin ropa por la casa no es un tema menor. En niños, la visión es diferente de la de los adultos, pero a todos la desnudez despierta interrogantes, curiosidad y preguntas que algunos especialistas intentan responder en esta nota.

Tan suave, tan tibio. El bebé resbala del pecho de mamá a la panza de papá, y en ese juego de proximidades parece que un cuerpo y otro no tuvieran límites. Pero, crecer -¡ay!-, también es tomar algunas distancias y un día, casi inadvertidamente, las fronteras entre los cuerpos comienzan a dibujarse hasta que quedan establecidas para siempre. ¿Cuándo un cuerpo tranquilamente desnudo empieza a ser un cuerpo desnudo?

En el caso de Gabriel, de 36 años, poeta, la señal fue la mirada de su hija: "Cuando tenía un año y medio o dos, Nina despertó en mí el pudor. De pronto le descubrí una mirada incisiva, dirigida. Mi psicólogo dijo algo que me pareció razonable: que mientras menos saciara Nina su curiosidad sobre cómo son los demás en casa, con sus padres, sería un estímulo adicional para su aptitud sexual futura", explicó.

El límite, entonces, ¿es la vergüenza de los padres? Después de esa primera incomodidad, Gabriel se empezó a tapar y Nina empezó a jugar al doctor. Como si el límite, en vez de clausurar, abriera.

El cuerpo vedado - Pero la cuestión no está sólo en los cuerpos de los padres. A medida que los chicos crecen, también su propia desnudez deja de sentirse como natural. Ese cuerpo que no llega al metro de estatura también está significado por la cultura. El problema no es que los demás no aprueben su conducta: el problema es que un nene que no aprende que su cuerpo es sólo suyo y que está vedado a los extraños no está bien protegido.

Muchos padres no ven inadecuación alguna en compartir la desnudez con sus hijos. Por el contrario, le encuentran su función pedagógica. Carolina (24), mamá de Dante (4), trabaja en una consultora. "Con Dante yo no tengo tabúes: él entra o sale de mi cuarto, y si voy al baño sola, es para estar más tranquila. Si Dante entra es para preguntar algo, no para mirarme. Creo que cada uno tiene que conocer el cuerpo de su papá y su mamá, y hay límites tácitos. No sé hasta cuándo será bueno, pero por ahora está todo bien."

La psicoanalista Cristina Di Marco explica por qué la desnudez un día "deja de ser buena: el primer contacto con el hijo es corporal, es una prolongación de los cuerpos, y recién cuando se van diferenciando se empieza a registrar la desnudez".

Sin embargo, "el tema de la desnudez se vincula con algo cuya existencia nadie puede negar: la sexualidad infantil. Hay un punto de placer, de erotización; una situación que no corresponde ante individuos que son dispares. La desnudez tiene que ver con la intimidad, y algunos espacios se comparten sólo con la pareja y otros, ni siquiera con la pareja. La incomodidad ante la mirada es la señal del límite. Así como hay caricias que se dejan de hacer, también hay cosas que se dejan de mostrar".

Infantilizar - A los 6 ó 7 años, los espacios de intimidad ya deben estar incorporados. "Cuando comienza el período de latencia, surge el pudor en el niño -explica Di Marco-. Podríamos decir que ya está atravesado por la cultura. No respetar su intimidad es infantilizarlo, una falta de respeto a su crecimiento."

Entonces, no sólo los chicos deben golpear a la puerta de los padres; los padres también tienen que golpear antes de entrar en el cuarto de los chicos. Y una puerta que se cierra, abre otras puertas. Porque el chico al que nadie fuerza a mostrar lo que no quiere mostrar en casa, sabe que afuera nadie lo puede obligar a hacer lo que no quiere.

Armando Maronese

Mi, 23/01/08

Fuente: Madres y Padres

Fuente: Madres y Padres

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com