Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Bolivia y el juego del miedo

Por Armando Maronese - 4 de Enero, 2008, 23:46, Categoría: General

Nadie pensó que nacionalizar la industria del Petróleo y el Gas no traería consecuencia, y ahora se están reflejando en la cruda realidad de muertos y enfrentamientos "civiles", de los opositores al Gobierno étnico de Evo Morales, pero también de sectores fundamentalistas indigenistas, el gobierno esta doblemente atenazado por la derecha de los privilegios históricos, ahora representados en los autonomistas y la izquierda de los indigenistas fundamentalistas que piden un espacio territorial con pureza étnica.

"Es un pedazo de papel que vale tanto como papel higiénico usado", dijo Jorge Tuto Quiroga, uno de los cabecillas de la oposición a Evo Morales, de la nueva Constitución aprobada, mientras "estudiantes" y grupos "civiles" enfrentaban a las fuerzas del orden con cócteles Molotov, armas, dinamita y piedras, en la ciudad de Sucre. Consecuencia: muertos, heridos, profundización de las tendencias separatistas, crisis política, etc. Es grave, pero muy grave lo que esta pasando en la frontera norte argentina, límite con la Republica de Bolivia, pues ya están lanzados todos los elementos para la desestabilización.

Hace años que se investiga desde el Centro de Estudios Estratégicos Sudamericanos, CeeS, la realidad Sudamericana y su desarrollo en una región que podría conformar un nuevo polo de atracción económico mundial, como son los Espacios Continentales Económicos Autocentrado que se están creando en el mundo, como el caso euroasiático (Rusia-China-India) y que se cree que la conformación de ese nuevo espacio Geopolítico, parte básicamente de una alianza profunda de Argentina y Brasil.

Pero también se cree, que el mayor inconveniente para conformar este nuevo espacio se encuentra en el arco andino inestable, ya que la radicalización de la lucha a que se los está llevando a los pueblos de la región, y muy especialmente a Bolivia, tiende a dar la razón a los analistas del Norte de que estamos ante "un estado fallido" y por la tanto, se debe proceder a una intervención "humanitaria", para hacer un nuevo mapa del corazón de América del Sur, siguiendo el "modelo" de los Balcanes.

Y para poder hacer este proyecto posible, nada mejor que incentivar a ONG separatistas como son las que se movilizan en Santa Cruz de la Sierra y que apoyan a Políticos y activistas de la autonomía (argumento previo a la separación e independencia de la llamada "media luna boliviana"). Pero también existen ONG que dan sustento ideológico a los sectores indigenistas, identificado con la pureza racial o étnica (que le dieron al gobierno un plazo hasta el 10 de diciembre, que si no se sancionaba la nueva Constitución, estos grupos declararían zonas independiente del actual estado boliviano) y como se ve, es  una situación muy complicada para el gobierno de Evo Morales.

El punto sería que una nación como Bolivia, pobre y olvidada, además por su situación de país mediterráneo, que se la dejara librada seguramente a su suerte, como ocurre con otros pueblos en el mundo, en una crisis como la que se presencia. Pero no, Bolivia tiene tres elementos económicos que son estratégicos: petróleo, gas y minerales, y se peleará por su control. Pero también Bolivia es el nudo de la unión geopolítica continental entre los países de la vertiente Atlántica con los de costas en el pacifico. De allí que su desestabilización y desintegración, tendrían una consecuencia grave para la idea de ampliación del Mercosur y de una posible unión sudamericana.

América del Sur no ha tenido mayores cambios en sus fronteras, luego de la balcanización ocurrida a la caída del régimen imperial español en el Continente desde el siglo XIX, pero nadie puede decir que esa situación continuó perennemente y el caso boliviano es una caso testigo.

Una fuerte división étnica, enfrentamiento con los sectores económicos afectados por los cambios desde la llegada de Evo Morales al Poder, enfrentamiento de clases y sectores sociales que culminan casi siempre con derramamiento de sangre y una larga lista de conflictos irresolutos, que mucho tiene que ver con la incapacidad del gobierno de crear consensos sociales y políticos para evitar o mitigar las consecuencias de sus decisiones, en un país donde el centralismo es total y ello da argumento a una oposición salvaje que profundiza el conflicto. Pero es clave tener en cuenta el factor externo, que siempre tuvo un peso decisorio en la política del país, empresas que se vieron afectadas por la política de Evo Morales financian a los grupos separatistas y fundamentalmente por las maniobras geopolíticas de la potencia hegemónica en nuestra América del Sur.

Argentinos y brasileños debemos estar en alerta roja ya que el conflicto, de profundizarse, traería graves consecuencias económicas y sociales a los dos socios mayores del Mercosur y además, la obligación de intervenir para evitar males mayores. Brasil realizó maniobras militares recientemente en la frontera brasileño-boliviana para adecuar la logística y su capacidad militar, para evacuar la importante colonia de brasileños que reside en Bolivia.

Argentina tiene una frontera extensa e incontrolable con Bolivia y que en caso de aluvión de personas huyendo de un conflicto civil armado, le causaría una grave emergencia humanitaria en todo el noroeste del país, región ya castigada por una endémica pobreza. Pero también para defender las numerosas inversiones en ese país de ciudadanos argentinos, que en los últimos años vieron con el boom de la soja, una forma de incrementar su capital y participar del desarrollo de Bolivia y, de manera particular, de nuestra necesidad del suministro de los combustibles que alimentan nuestras industrias y ciudades.

Por ello lo que ocurre en nuestra frontera norte, no debe dejar de ser tratado como un simple comentario periodístico, de hechos lejanos, distante y distintos a lo que ocurre en Argentina, de los que a diario transmiten los medios de comunicación masivos y que generalmente ocurren a miles de kilómetros de nuestro país, sino tomar conciencia de la gravedad de los acontecimiento en nuestra frontera norte y las consecuencia que traerían para el pueblo argentino, la no intervención para impedir una nueva balcanización e hipotecar nuestro futuro, al no poder ampliar nuestro mercado regional y fortalecer el mismo, en un mundo cada vez más agresivo a la hora de conquistar recursos naturales y mercados. Es una actitud que no podemos tener.

Están en juego nuestros intereses nacionales y por lo tanto se deben arbitrar las medidas tanto diplomáticas, económicas y también militares para contener y ayudar al pueblo boliviano en esta crisis, colaborando a estabilizar el país hermano y coordinar acciones con el Brasil, para impedir el ingreso de intereses externos de la región que pondrían en grave riesgo la profundización del proceso de integración del cono sur con esta crisis de Bolivia. Se debe tener en cuenta que está en juego la paz, la seguridad y la integración regional.

Armando Maronese

Fuente: Votaire

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com