Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Suicidio, decisión permanente para un problema temporal

Por Armando Maronese - 12 de Junio, 2007, 22:57, Categoría: Opinión

Cualquier persona tiene el potencial para convertirse en suicida cuando se enfrenta a una situación que produce dolor emocional y que considera interminable, intolerable y sin salida (J.A. Chiles y K. Strosahl.).

Comparto la teoría que afirma que aquellos que se acercan al suicidio no quieren dejar de vivir, lo que verdaderamente quieren es dejar de sufrir. Siempre sucede en una crisis depresiva, cuando la persona está invadida de pensamientos negativos sobre su vida, que le hace difícil tener en cuenta algún aspecto positivo y, por lo tanto, no pueden pensar en otra cosa. No es ella lo que actúa sino su depresión. Así lo asevera S. Freud. Pero ninguna teoría alcanza acabadamente a explicar el suicidio.

El suicidio por depresión, según otros estudios que se han realizado, no es el único tipo. El intento suicida por venganza o chantaje, es el ejecutado por aquellos que, pretenden, mediante este acto, castigar a otros, hacerlos responsables de su muerte.

Hay momentos de la vida en los que algunas personas conciben temores y miedos: guerras, enfermedades, catástrofes naturales. Se trata de evitar la situación temida encontrando la auto agresión como única salida. Se trataría de suicidios por miedo.

Carl M. Durkheim, sociólogo, entre otros, nos habla de los llamados suicidios egoístas que se dan comúnmente en las personas excesivamente individualistas, poco integrados a los grupos sociales de los que forman parte, sin lazos familiares estrechos y con falta de relaciones interpersonales. El suicidio sería la resultante de la falta de integración del individuo a la sociedad. Para este autor, el suicidio anónimo es el de mayor relevancia. Se daría en algunas personas que no soportan los cambios en normas y formas de vida y llegan al suicidio. El ejemplo mas común lo tenemos en las personas que no soportan alteraciones en su estructura y ritmo de vida, a causa de un divorcio o por la pérdida de un ser querido. Es común, también en épocas de crisis económicas o cuando la sociedad padece de una falta de normas (anomia).

Más allá de esto, todos los tipos de suicidios son considerados en la actualidad como un déficit en el instinto de conservación de algunos individuos. 

No se tienen datos epidemiológicos (frecuencia de la aparición de la causas de una enfermedad en tiempo y espacio) fehacientes del suicidio en nuestros país, pero sí  datos que nos pueden dar una idea del alcance de este tipo de conducta. Los casos que más importancia adquieren, son los que se han dado entre los veteranos de la guerra de las Malvinas. Es más de trescientos la cifra de combatientes suicidados. Cifra alarmante si se tiene en cuenta que en el conflicto fueron seiscientos cincuenta los que perdieron la vida. Por otro lado, el suicidio de adolescentes es cada vez más alto. Este es un tema del que se suele hacer caso omiso y eludirse, pues impacta y cuestiona a la familia y a la sociedad en que vivimos.

Es de suma importancia conocer y reflexionar en las causas que llevan a un joven a su autodestrucción, así como saber cuál es el significado de este acto y cómo puede prevenirse. Se debe tener en cuenta que la adolescencia, es una etapa dolorosa donde se pasan por distintos cambios que producen ansiedad y depresión.

En este contexto la depresión se plantea como vivencia existencial y como crisis, experimentando por mucho tiempo soledad, rabia y desesperanza, sintiendo que después de luchar, de buscar, ensayar y sentir dolor, no hay ningún lugar a dónde correr o nadie a quién acudir. Es así como el presente se convierte en un dolor interminable y el adolescente, varón o mujer va entrando en un aislamiento, percibiendo menos y menos de su entorno. El dolor es cada vez más intenso y no tiene las "herramientas" para manejarlo. Algunos piensan el suicidio como una idea llena de romanticismo. Pensarlo como solución, hace que se sienta mejor y le da alivio. Lo que sí no debemos pasar por alto es que otros lo llevan a cabo. "La seriedad del intento suicida radica en lo que el joven hace o deja de hacer para ser descubierto antes de morir. Si el fin del acto es comunicar un estado de descontento en general, el joven provocará ser descubierto antes de alcanzar su cometido de morir; sin embargo, aunque esta actuación es de menor gravedad que la de un adolescente que arregla todo para no ser descubierto, siempre debe prestarse la atención debida y ayudar al joven a elaborar y superar la crisis por la que pasa." (Lic. Luz Elena Macias Placeres, Suicidio en adolescentes)

Es necesario tener en cuenta que hay una mitología acerca del suicidio que hace que muchas veces no le demos la importancia necesaria a este hecho, y que luego de sucedido lleve al arrepentimiento de no haber estado atentos. Afirmaciones tales como: "el que se quiere matar no lo dice", "el que lo dice no lo hace", "si de verdad se hubiera querido matar, se hubiera tirado delante de un tren", "el suicidio se hereda" entre otras dejan entrever una suerte de hacer oídos sordos frente a la realidad suicida.

Cuando una persona está o puede estar pensando en suicidarse da pistas o signos. Estos pueden ser conscientes o inconscientes, pero siempre son un pedido de ayuda al no poder expresar por lo que esta pasando. No en todos los casos, la aparición de estos signos, está significando que pretende suicidarse, pero es importante estar atentos. Las ideas negativas acerca del mundo, de sí mismo, de las personas que la rodean o del futuro se expresan a través de frases como: "todo el mundo estaría mejor sin mí"; "no importa; no estaré aquí mucho tiempo más"; "lo vas a lamentar cuando esté muerto". Debemos saber ver más allá de las palabras. Otro signo estaría dado en la preocupación que tiene el sujeto por la muerte, ya sea hablando o escribiendo sobre ella. Si bien lo rodean sentimientos de tristeza, culpabilidad, apatía, lentitud, excesivo cansancio, indecisión, agotamiento mental y físico, aislamiento social, sintomatología de un estado depresivo, de repente muestra un cambio de humor mostrándose contento y relajado. A veces, cuando una persona ha tomado la decisión de suicidarse, puede sentirse mejor porque ya nada le preocupa. Incluso habla del suicidio en tono de broma. La propensión a accidentes o meterse en situaciones de riesgo (por ejemplo, conducir a excesiva velocidad) es otro de los signos.

Ante la sospecha, lo más acertado es no quedarse con la duda. Lo más conveniente es hablar abiertamente del suicidio con la persona involucrada. Se ha demostrado que esta acción en vez de incitar, provocar o introducir en su cabeza esa idea, reduce el peligro de cometerlo y puede ser la única oportunidad para expresar lo que no se ha atrevido a hablar debido al tabú que existente.

El dolor es una experiencia que todo ser humano siente en un momento de su existencia. Quienes encuentran el sentido a la vida, a su vida, no se dejaran abatir por ella. "¿Cómo puede ser que el hombre, un ser vivo, un existente buscador de sentido, pueda optar voluntariamente por ir hacia la propia negación de su ser? Por ahora, esta es mi respuesta: creo que la respuesta la inicia Voltaire con aquella definición de "homicidio de sí mismo". Es decir, me parece que el suicida se manifiesta como un buscador de sentido que intenta deshacerse de aquello que le impide cumplir con su destino y su búsqueda. Si bien el efecto es la negación del propio ser, creo paradójicamente, busca afirmarlo". No hay que olvidar que todo suicida quiere salvarse a sí mismo, pero matar la tristeza y el dolor que hay en él.

Armando Maronese

M, 12 de junio de 2007

Permalink :: 1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com