Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La vida sucesión de duelos

Por Lic. Joaquín Rocha - 29 de Mayo, 2007, 15:52, Categoría: Opinión

"Algo hay tan evidente como la muerte y es la vida". Charles Chaplin

Por esas cosas de la cultura, la palabra duelo nos remite siempre a otra que, con sólo nombrar causa temor: la muerte. Si la vejez despierta miedo, la muerte aún más.

La vida que nos enfrenta, nos va preparando, casi sin darnos cuenta, a vivir duelos cotidianos. Cada día que pasa, cada cosa que vamos dejando atrás, nos pone en el camino de los duelos. Sino pensemos en cuánto nos costó dejar el secundario, o esas vacaciones, el dolor ante un romance frustrado o por el amigo que se fue. Por cada pérdida, por cada abandono, un duelo.

Del latín: Dŏlus: dolor, lástima, aflicción o sentimiento, así lo define la Real Academia Española. Y sí, los duelos duelen. Una nueva imagen se impone frente al espejo. Encuentro que muchas veces molesta y conlleva a la construcción de otra imagen que sólo es posible después de un minucioso trabajo de duelo. No es fácil, más dentro de una sociedad que demanda que es necesario ser, verse y estar joven y atractivo. Sino observemos la publicidad donde los modelos están muy lejos de los abuelos con sus arrugas y canas. Este duelo implica todo una nueva posición en relación a la imagen corporal.

Otro gran duelo, aparte del vivido por el cuerpo joven y a que se enfrenta la tercera edad, se da cuando abandona la vida laboral: la jubilación. Son muchos los que antes de que este hecho se produzca van acariciando la idea de decirle adiós al trabajo. Piensan que a partir de ese momento serán dueños de su propio destino sin relojes ni obligaciones que marquen su vida. Pero no todos la experimentan de la misma manera. La transición del trabajo a la jubilación es un cambio muy importante. Para algunos supone la pérdida de ingresos, identidad profesional, estatus social, compañeros y estructura cotidiana del tiempo y actividades. Más, si a esto se le suma que todavía tiene suficientes recursos físicos y mentales para desempeñar adecuadamente tareas significativas desde el punto de vista laboral y social.

Un retiro puede provocar una crisis total. Lo que fue hasta ayer, ya no es hoy. Los horarios de trabajo, de descanso, de diversión, es decir, esa rutina que actuó de andamiaje a lo largo de los años, resulta ineficaz para continuar la vida. Se abandonan viejos compañeros de trabajo y se pasa  más tiempo en el hogar. Mucho más tiempo libre y no saber qué hacer con él rompe con los equilibrios logrados. Se comienza a añorar lo que ya no se tiene y un tinte nostálgico se siente ante un mundo nuevo.

El recuerdo de lo que se fue, ocasiona una gran tristeza y abatimiento. "Cada pérdida, por pequeña que sea, implica la necesidad de hacer una elaboración; no sólo las grandes pérdidas generan duelos, sino que, repito, toda pérdida lo implica. Por supuesto que las grandes pérdidas generan comúnmente duelos más difíciles, pero las pequeñas implican también dolor y trabajo". (Jorge Bucay. El camino de las lágrimas).

El duelo más difícil de elaborar es el de la pérdida de seres queridos o afectos cercanos (amigos, familia, cónyuge). Tal vez porque a partir de estas pérdidas se instala la conciencia de finitud. La propia muerte se hace presente. Si bien el hombre es mortal, existe siempre la pretensión de la inmortalidad. Freud destacó el hecho de que nuestra muerte no nos es representable; frente a ella, somos siempre espectadores.

El tiempo de proceso de este duelo varía según las personas, de los recuerdos vinculados a quien desapareció y las circunstancias en las cuales falleció.

La aceptación de la pérdida, el posterior dolor y sufrimiento emocional y el ajuste de la vida integrándose a la nueva realidad, hasta volver a vivir la satisfacción y estabilidad, son los pasos por los cuales deberá pasar para dar por concluido el duelo.

Más allá de esto, la posibilidad de ser feliz está siempre presente. Casi podríamos decir que así como la muerte le da sentido a la vida, cuando la vida tiene sentido, la muerte ayuda a la felicidad dando sentido y valor a cada minuto de la vida. Pretensión: Si quieres soportar la vida, prepara la muerte".

Ir descubriéndose viejo, muchas veces, puede traer como consecuencia una crisis. Pero ésta debe ser tomada como un momento decisivo para vivir la vejez como una etapa placentera, como un período de crecimiento.

Recordando a Erickson, ésta es la etapa de la integración versus la desesperación. Aceptar la propia realidad y lo que trae aparejado, es la oportunidad para alcanzar un estado de espiritualidad donde todo lo vivido se integra. Ver la vida con una mirada de fracaso, frustración y decepción de uno mismo, conduce directamente a un sentimiento de desesperación. Cada uno elige el camino.

"La  vida es una obra de teatro que no permite ensayos... por eso, canta, ríe, baila, ama y vive intensamente cada momento de tu vida... antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos".  (Charles Chaplin)

Lic. Joaquín Rocha, Ed. S.Pablo

M, 29 de mayo de 2007

Permalink :: 1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com