Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Aquí también podemos hacerlo

Por Armando Maronese - 18 de Abril, 2007, 15:17, Categoría: Ciencia - Salud

Decididamente, la Argentina es un caso único: capaz de combinar crisis inconmensurables con alardes científicos y tecnológicos que sorprenden, especialmente si se tiene en cuenta que es un país en desarrollo y con obvias asignaturas pendientes. El dominio de la tecnología nuclear que permitió ganar la licitación para construir un reactor en Australia (esta semana se inaugurará formalmente), es uno de esos ejemplos que desconciertan. También lo es que aquí pueda desarrollarse una tecnología de punta que muy pocos países en el mundo dominan, como la manipulación genética que permite aprovechar la capacidad productiva del ganado para fabricar medicamentos.

Cabe sospechar que todo esto es posible porque el país tiene riquezas que no se miden en los balances financieros, ni en las reservas que guarda el Banco Central. La principal es, sin duda, la calidad de sus recursos humanos, que, en la investigación biomédica, cuenta con una larga tradición de excelencia. Baste con recordar que el país produjo dos premios Nobel en esas disciplinas, Houssay y Leloir, y formó a otro, Milstein.

Para diseñar vacas transgénicas capaces de producir insulina humana, fue indispensable contar con biólogos moleculares, genetistas, farmacólogos, ingenieros agrónomos, veterinarios, neonatólogos bovinos, bioquímicos y cuidadores de altísimo nivel. Sin embargo, en este caso la calidad no sólo fue excluyente en el laboratorio, sino también en el campo.

"Hablar de inseminaciones, transferencias embrionarias o preñeces, es palabra común en este país -subraya el doctor Marcelo Criscuolo-. También contamos con un sistema natural de cría de ganado que tiene menores costos de mantenimiento, clima favorable y razas de excelente calidad. En Europa hay países en los que nieva y tienen que trabajar en establos, por lo que aunque las vacas son el mamífero más productivo, deciden utilizar cabras porque es más fácil. Claro que se necesita la leche de diez cabras para igualar la producción de una vaca..."

Por último, la alianza entre una empresa privada que apostó a la investigación nacional con una mirada a largo plazo no es un dato menor para explicar el éxito.

El año último, la Unión Europea autorizó sin reservas el primer fármaco producido por animales transgénicos, la Antitrombina tres, producido por una compañía estadounidense con sede en Boston, Genzyme. De ese modo abrió la puerta a la aprobación de otras moléculas producidas con la misma tecnología.

Probablemente, dentro de unos años, la recombinación genética y los animales de diseño, sean un dato de rutina en la farmacología. Si es así, el país estará ubicado en la vanguardia de estos desarrollos a fuerza de talento. Contamos con Universidades excelentes y mentes brillantes. Lo que una vez más muestra que..., aquí también podemos hacerlo.

Armando Maronese

Mi, 18 de abril de 2007

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com