Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Si no cabemos, nos vamos

Por Armando Quintana Navarro - 2 de Febrero, 2007, 17:33, Categoría: Opinión

Decimos a boca llena, que procedemos de un pueblo en cuya historia está presente la emigración. Decimos que llevamos en las venas cultura de inmigrantes. Pero decimos también que ahora no es lo mismo, pues los que llegan lo hacen a un sitio que es pequeño, fragmentado y escaso. Y que por tanto las comparaciones huelgan. Por eso hablamos de una ley de residencia, olvidando que el mismo derecho a ello lo tendrán los que viven en Jerez de la Frontera, y que un canario tendrá que tener allí sus topes de estancia y bien documentados sus papeles, cuando ellos ejerzan el derecho legal que nosotros hoy reclamamos.

Porque eso sí, seguimos defendiendo que todos los seres humanos somos iguales en dignidad y derechos. Por tanto, también lo tendrán los demás a poner sus leyes de residencia. Y así, al final, resultaría lo del adagio, "cada uno en su casa, y Dios en la de todos", que es como decir en la de ninguno. Y nos solemos olvidar de que los que salen de su país lo hacen siempre en busca de una vida mejor. Mas libre y/o con trabajo digno. Más independiente para poder expresarse en sus legítimas opciones y/o con el estómago lleno.

Y olvidando, nos olvidamos también que lo más desafortunado es salir, que lo más sangrante es dejar atrás la familia, la casa, la historia, la cultura y adentrarse en un país desconocido, sea cual fuese su idioma. Y ya puestos, una vez que se ha salido, ¿qué más da las Islas Canarias que Holanda? Lo importante es ser acogido y tener un puesto de trabajo. Así pues, si en esta casa no quepo y si además en este lugar no hay manera de laborar, aquí no hago nada, y con mi hatillo al hombro sigo camino a otro sitio. Es la experiencia de muchísimos inmigrantes.

Al inmigrante no le cuesta este peregrinaje, al que le cuesta es el autóctono. Porque lo que cuesta es salir con lo puesto. Pero una vez hecho, da igual a dónde. ¿Para qué entonces una ley de residencia? Ya lo sabemos: si no caben, se van. Además tampoco les interesa quedarse. ¿Para qué? ¿Para vivir de la mendicidad? Para eso se hubieran quedado en su pueblo.

Y ya puestos en el tema, rectificamos la propuesta y hacemos otra más genérica. Se trata de controlar el crecimiento poblacional. Para ello hay que hacer políticas más globales, que es lo que falta en este Estado y en la nueva Europa. Como si partiéramos de cero. Porque en lugar de ponernos a desarrollar lo que ya hemos programado, cada día sale el grupo contrario ofreciendo otra propuesta distinta, que va a ser la mejor. Y, olvidándonos de que es un tema global donde todos hemos de estar bien coordinados, que es lo mismo que decir bien-avenidos, nos enzarzamos en peleas y discusiones de una administración contra otra por los siglos de … Mientras, la gente en la calle se cree que todos los que llegan se quedan, y con las discusiones ideológicas va creciendo también un ambiente en contra del libre movimiento de los seres humanos.

En esta cuestión es de aplicar lo que dice Poldy Birg: "No, no es importante el que siembra luces… No es importante quien usa las palabras para reivindicarlas del horror y las miserias… No es importante el que detenta el poder de desentrañar los sentimientos… El otro poder es el que cuenta, porque hay quienes piensan que las personas son solamente un gran bolsillo o un enorme estómago".

Por olvidar nos olvidamos también de que para estar contra el racismo, no hace falta mucha discusión ideológica y contrapropuestas. Y no basta que unos digan que, para eso, ya existe el Pacto Canario de la Inmigración. No basta porque algunos compañeros de los unos, es decir los otros, programan ya como punto caliente de la campaña electoral próxima el tema migratorio, cuando el Pacto compromete bien claro a los firmantes a no hacer del drama de las migraciones un arma arrojadiza electoral. Habrá que reunirse de nuevo, digo yo, para quitar las firmas del mismo, no sea que queramos empezar incumpliendo lo prometido.

Desgraciadamente, seguimos siendo espectáculo. Y espectáculo mediocre. Hace poco, el 24 de enero, leía en el blog "Redacción Digital",  de comentarios sobre la actualidad, http://redactores.zoomblog.com/archivo/2007/01/24  la opinión de un argentino sobre lo acaecido en Madrid últimamente. Su comentario lo terminaba así: "Estos pobres sujetos no se dan cuenta que si nosotros, los argentinos, devolvemos a su país de origen a todos los españoles que habitan nuestro país, nos quedaremos sin el 40% de la población. El argentino, sea como sea, siempre tuvo las puertas abiertas para todos y les dio oportunidades, y jamás hicimos volver a ningún avión cargado de españoles de nuevo hacia su lugar de origen, tal como hicieron ellos hace dos años con un avión cargado de turistas de estas tierras. Acá se nota la importancia de la cultura".

Así nos ven.

Armando Quintana Navarro

02 de febrero de 2007

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com