Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Someterán a Isabel Perón a un examen psiquiátrico

Por Silvia Pisani - 14 de Enero, 2007, 17:13, Categoría: Peronismo: régimen, caída e historia

Derechos humanos: los primeros pasos del proceso de extradición. Lo ordenó el juez español; la ex presidenta se mostró confundida y con fragilidad mental.

MADRID.- No tiene fecha todavía. Pero dentro de lo que le espera a María Isabel Estela Martínez de Perón, figura un examen psiquiátrico para determinar si las ausencias y la fragilidad mental que exhibió ante el juez español, son reales o "una simulación" para complicar su posible extradición a nuestro país.

Al igual que ocurrió durante los tormentosos 632 días de su presidencia, entre 1974 y 1976, cuando se la tildaba de inoperante y se ponía en duda su capacidad para gobernar, su estado de salud vuelve a ser clave.

Aunque en este caso esa percepción sobre la ex presidenta, podría ser utilizada como un eventual argumento de defensa, debido a que en los próximos meses la madrileña Audiencia Nacional deberá decidir si procede o no a la extradición que pide el juez federal de Mendoza, Raúl Acosta, quien la acusa de actos de represión ilegal.

Cuando ese examen psiquiátrico llegue, los argentinos tal vez podrán saber algo más sobre la mujer que gobernó en uno de los momentos oscuros de su pasado reciente. En el tribunal algo captaron de inmediato. "Por momentos se la vio perdida, como si no entendiera todo", dijeron quienes siguieron el trámite por el que, en la fría noche del viernes, el juez de turno Juan del Olmo le notificó su situación.  "Parecía una persona que no está en sí misma todo el tiempo", fue otra de las expresiones.

La ex presidenta se encargó de hacerlo más explícito. Aseguró en el juzgado que padece "problemas psiquiátricos", con síntomas como ausencias y "alucinaciones" -tal el término que se le atribuyó- y que está medicada expresamente al respecto.

Todo ello será materia, entonces, de un peritaje psiquiátrico cuyos alcances superan por completo el breve examen médico de rigor que se le realizó en el juzgado, como trámite de forma en el expediente.

María Isabel Estela Martínez de Perón pasó también por lo que suelen pasar los detenidos: se le entintaron todos los dedos para registrar sus impresiones digitales y fue colocada de frente y de perfil para sacarle la foto de la ficha con el número de su carpeta judicial.

Ninguno de esos pasos fue una experiencia agradable - La ex presidenta "vivió un momento incómodo, un momento francamente feo. Pero pasó por todo ello con docilidad y con temple", dijeron a la hora de recrear los primeros instantes que experimentó como detenida en manos de la justicia española.

A oscuras - Sobre María Isabel Estela Martínez -"Isabelita", como la llamaba su marido, el fallecido Juan Perón-, pende un reclamo de la justicia argentina que la acusa por "actos de represión ilegal" durante su gobierno. Mientras se dirime qué pasa con ella, la justicia española la dejó en libertad provisional.

Encerrada, sin dar señales y sin luz natural, gracias a las persianas otra vez corridas hasta el piso, ayer vivió su primer día en esa condición. Lo hizo en su casa, en las afueras de esta capital, donde el juez Del Olmo la dejó regresar, convencido de que no se fugará, y bajo la condición expresa de presentarse quincenalmente ante la Justicia.

Todo, mientras España decide, en los próximos meses, cuál será el destino de la primera mujer que llegó a la presidencia de la Argentina. O sea: si se accede al pedido de enviarla ante el tribunal mendocino.

María Isabel Estela Martínez de Perón ya dijo que rechaza ser extraditada, de modo que la cuestión se dirimirá en juicio, en un proceso que podría prolongarse durante buena parte del año. Y que, cuando aún no ha comenzado formalmente, abre como argumento el de la salud.

"Hay que prepararse para lo que pueda montar la defensa. Uno de los argumentos que ensayará será el de que es una mujer frágil, de mala salud y con problemas psíquicos que le impiden ser sometida a juicio", dijo Carlos Slepoy, uno de los abogados que en España interviene en procesos por derechos humanos.

"Caer en esa trampa sería un disparate", añadió el letrado, que recordó que la Audiencia Nacional "no puede ser ingenua" tras la experiencia acumulada con la pretendida enfermedad del fallecido ex presidente chileno Augusto Pinochet, cuya extradición reclamó en vano.

En Buenos Aires, en tanto, su abogado Humberto Linares aseguró que la ex presidente "tiene algunos problemas físicos, derivados de un trastorno en la glándula tiroides. Pero está muy lúcida y despierta", dijo.

La Audiencia Nacional ya sabe de ausencias con Isabel Perón que, hace diez años, en febrero de 1997, desconcertó al juez Baltasar Garzón, ante quien dijo no acordarse de nada, ser "una pobre mujer" que llegó a la presidencia "porque lo quiso Dios". Y que, en el extremo de todo eso, recordó a la agrupación terrorista Montoneros como "unos que cantaban".

Hubo, sin embargo, diferencias de matiz entre aquella ocasión y ésta. "Hace diez años, Isabel Perón llegó al juzgado como un día más; bien vestida, arreglada y hasta coqueta en sus respuestas a Garzón. El viernes por la noche, en cambio, su actitud fue muy distinta. Era la de quien pretendía ser una mujer desvalida", indicó un abogado que presenció ambos trámites.

La otra noche, la ex presidenta exhibió porte prolijo pero, en contra de lo que solía ser habitual, no llevaba una gota de maquillaje -al punto que tenía mejor tono la asistente que la ayudaba a caminar- y su vestuario, en pantalones de corte amplio, distaba mucho de lo que suele ser su guardarropa habitual.

Llegó al juzgado en manos de policías. Y, una vez en el tribunal, contó con la ayuda de su abogado español, Antonio Hierro, que hasta ahora la asesoró en litigios económicos, pero jamás de índole penal.

Hierro asesora a Isabel Perón en casos como el que, por siete millones de dólares de la herencia de Perón, le sigue en el madrileño juzgado de Móstoles su ex asistente personal Mario Rotundo.

En contacto con el abogado, pasó la ex presidenta las horas previas al momento en que la policía española golpeó a su puerta para anunciarle que estaba detenida. Para entonces, ya sabía lo que tenía que decir al juez.

Por Silvia Pisani, 14.01.07

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com