Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Isabel Perón recuperó su libertad en Madrid y se niega a ser extraditada

Por Silvia Pisani - 13 de Enero, 2007, 20:34, Categoría: Peronismo: régimen, caída e historia

Violación de los derechos humanos: la ex presidenta estuvo detenida ayer durante cinco horas. Comienza ahora el proceso para que sea trasladada a la Argentina; deberá declarar en Mendoza ante el juez Acosta.

MADRID.- Estaba sola. En la oscuridad de la noche la despidió la mucama y la tomaron del brazo dos policías españoles que habían estacionado frente a su casa, en las afueras de esta ciudad. El refugio donde, en vano, intentó ser olvidada.

Así fue detenida ayer la ex presidenta María Isabel Estela Martínez de Perón -conocida como Isabel Perón-, requerida por la justicia argentina por hechos de represión ilegal durante su gobierno.

Pero no estuvo esposada ni quedó presa, y anoche ya había regresado a su hogar, aunque con un cambio radical en su vida: ahora no tiene autonomía de movimientos y depende de la madrileña Audiencia Nacional.

Se la vio cruzar la puerta con paso vacilante, visiblemente afectada tras cinco horas de trámite judicial, a cuyo término se le concedió un régimen de libertad provisional que la obliga a presentarse quincenalmente ante la justicia española.

Es que, a los 75 años, la ex presidenta está dispuesta a dar pelea. Tras muchos cabildeos, se opuso a la extradición pedida por la Argentina, lo que abre paso a una batalla judicial, que, según se estimó, puede durar meses hasta que se complete el recorrido que determinará qué pasará con ella.

Por lo pronto, el juez mendocino que la reclama, Raúl Acosta, tiene ahora un máximo de 40 días para completar el pedido formal de extradición. Luego, la Audiencia Nacional se tomará su tiempo para contestar, y una vez que lo haga habrá posibilidad de apelar. "Se abre un proceso largo", era anoche el comentario aquí.

Fue el final de un día complicado. Todo ocurrió con silencio informativo, con mucha rapidez y, al caer la tarde, con frío impiadoso. Tanto, que pocos medios pudieron seguir el proceso completo. Es que, por momentos, era difícil precisar qué estaba ocurriendo y, sobre todo, dónde.

La ex presidenta, que guarda silencio desde hace años, no alteró la norma: no hizo declaración pública alguna. Se la vio prolija y bien peinada, pero con aire apagado, sin el brillo que dejó traslucir la última vez que fue vista, hace pocos meses.

Se la vio tranquila, pero con algunas dificultades a la hora de exponer ante el juez, como si le costara hilar argumentos, según comentarios coincidentes entre quienes estuvieron con ella.

Otro de los apuntes escuchados fue un notable esfuerzo por conservar una actitud digna. Y la opción por quedarse callada y no decir nada siempre que pudo ejercerla.

La viuda del ex presidente Juan Domingo Perón y quien, como su vicepresidenta, lo sucedió en el gobierno tras su muerte, fue trasladada por la policía española, ingresada en la Audiencia Nacional e interrogada por el juez de guardia sin que se advirtiera presencia de personal de la embajada argentina.

Pasó sus últimas horas antes de ser detenida por la policía encerrada en su casa, con las cortinas y persianas cerradas, sin responder al timbre de la puerta y en el mayor de los sigilos. Tanto que, durante buena parte del día, el chalet dio el convincente aspecto de estar absolutamente deshabitado.

La detención - A eso se sumó la pertinaz discreción de los vecinos de "Isabelita" -tal como la conoció Perón-. Es que, como si se hubiesen confabulado, repetían a coro lo mismo: "La señora no está, hace tiempo que no se la ve por aquí, yo que usted me iría". Con el paso de las horas, una de ellas se franqueó: "No pierdan el tiempo, nadie les dirá nada".

El mecanismo de la detención se puso en marcha en la noche del jueves, cuando el juez federal de San Rafael, Raúl Acosta, pidió la captura internacional para interrogarla en su tribunal por la desaparición de un joven y el secuestro de un menor en Mendoza días antes del golpe de Estado de 1976.

Luego, todo aquí sucedió con extraordinaria rapidez y sigilo. Según se pudo saber, la solicitud argentina llegó a manos de la justicia española pasadas las 15 de ayer. Y, cuatro horas más tarde, el primer auto de la Interpol llegaba al apartado barrio residencial donde se refugió la ex mandataria.

Por entonces, apenas un puñado de periodistas, entre ellos esta cronista, aguardaban a la ex presidenta. Todo, desde el frío de la noche y el silencio del campo, a donde fueron desalojados por la policía, convocada, precisamente, por una vecina de María Estela Martínez, decidida a que no hubiera allí cámara alguna.

Cuando todo se puso en marcha, el primero en llegar fue el chofer de la ex presidenta. "No, por favor, no me pregunten", fue todo lo que dijo. Ingresó en el chalet con su propia llave, permaneció allí una hora y volvió a salir.

Menos de una hora después, poco antes de las 20, llegaron los dos coches particulares de la policía. Varios agentes entraron y salieron varias veces de la casa hasta que, de pronto, salieron con la ex presidenta tomada del brazo.

En la puerta, con uniforme rosa y delantal blanco, la despidió la fiel mucama que durante años repitió la habitual negativa: "La señora no está, la señora no quiere hablar". Isabel Perón quedó en manos de los agentes.

Minutos antes de las 21 llegó a edificio de la Audiencia Nacional, absolutamente desangelado en noche de viernes. Sólo una luz estaba encendida: la del quinto piso, donde el juez Juan del Olmo, a cargo de la guardia, le informó las condiciones de su detención y le preguntó si accedía a ser extraditada. La ex presidenta dijo que no.

Se firmaron los documentos correspondientes y María Estela Martínez de Perón volvió a su casa, custodiada por la policía y bajo el ojo atento de la justicia española.

Empieza la batalla. El olvido que ella creía ganado no era tal.

Por Silvia Pisani

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com