Calendario

<<   Enero 2007  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Huele a una mala puesta en escena

Por Armando Maronese - 2 de Enero, 2007, 22:05, Categoría: Corrupción - Violencia

Debido a un error de impresión en la edición anterior, se publica nuevamente el presente artículo.

.

El secuestro de Luis Gerez. ¿Peligrosa operación para perpetuarse en el poder? Los montoneros, pueden haber sido militantes, combatientes... Sin embargo, son malos actores... Esto se desprende de al menos de sospechosas similitudes con un libro escrito por montoneros y, por supuesto, de "dichos de Arslanián ocultos" y de los análisis de inteligencia.

- ¿Por qué Canal 7 fue el único medio que estaba en el lugar y dio la primicia antes que nadie?

- ¿Por qué los otros canales estaban con otros programas. Incluyendo Crónica TV, líder en primicias y con buenos contactos con fuentes policiales?

- Por que Gerez fue liberado una hora después del discurso presidencial?

- ¿Por qué habría dicho Arslanián  ahora hay que darle el crédito al presidente?

- Por qué los secuestradores se arriesgaron a liberarlo, en lugar de matarlo para que no fueran reconocidos? No se entiende como estuvo dos días con una bolsa de nylon sin asfixiarse, cuando apenas se resiste pocos minutos con ella.

- Por qué el secuestro concuerda a la perfección con un libro escrito por un Montonero...que explica una puesta en escena muy similar a la de Gerez?

- Por qué Patti encabeza las encuestas para Intendente en Escobar?

- Cómo se explicaría que teniendo tan buena imagen e intención de voto, hiciera un operativo de este calibre sabiendo que lo perjudica?

- Y la última pregunta: ¿Por qué "harían algo así". Cuál es el Plan siniestro?

Sin dudas, varias fuentes hacen sospechar puestas en escena: Pero mala época para un show, la gente piensa en las vacaciones y en el año nuevo. Un buen susto para Gerez, que creyó en los grupos de tareas y unos cuantos "cachetazos". Una quemadura con cigarrillos y no reconoció a sus captores.

Y extrañamente, sólo, canal 7 dio la primicia y estaba apostado en el lugar mientras crónica TV, pasaba el recital de Leonardio Favio, y TN ponía gentiles de Canal 7 en sus carteles. Muy llamativo por cierto. O los dichos escuchados por policías en la escena, que comentaban "Ahora hay que salir a decir que es logro del presidente por su duro discurso" -  habría dicho Arslanian.

La SIDE, puede hacer esto perfectamente, la puesta en escena nos decía un viejo ex agente. Hacen un show de la nada. Ahora la pregunta es: ¿Por qué "haría esto el presidente? - es una buena pregunta. Sin embargo antes de seguir consideremos:

.

La puesta en escena – La prueba de la gran mentira del secuestro de Gerez, está en un libro escrito por un montonero: "Montoneros, la buena historia", capítulo 36 – Atentados y autoatentados: la dialéctica imprevisible (hasta 5º parte). 


"Su foto aparecía en las primeras planas de todos los diarios del país y llenaba las pantallas de los noticieros de los canales de televisión. Denunciaban el secuestro de un joven dirigente gremial que encabezaba la oposición al oficialismo y postulaba un duro plan de lucha de los trabajadores del sindicato. Desde hacía unos días no había regresado del trabajo a su casa ni se había comunicado con nadie. Los medios de comunicación adjudicaban su desaparición al enfrentamiento con la burocracia sindical y sus familiares habían declarado que temían por su vida.

Con un niño en brazos y otros dos prendidos de su pollera, la posible viuda lloraba desconsolada rodeada de indignados compañeros. Era intensamente buscado por la policía de todo el país.

Laura apenas había pasado la adolescencia, se le notaban los sesenta en el espíritu libertario, en el pelo largo hasta la cintura y el aire hippie en general. Estudiaba medicina, acababa de aprobar las primeras materias y había trabajado de asistente de un médico amigo de su familia con quien había adquirido algunos conocimientos básicos de enfermería, y eso era todo.

El Dogor, el único cirujano de la Organización, era un católico sincero y practicante, más bueno que el pan, le costaba mucho asumir la violencia. Sólo podía participar vulnerándose a sí mismo, inspirado en esa fe que permite a los creyentes aceptar el martirio como un mandato divino si se trata de una causa justa. Parecía estar siempre pidiendo perdón a Dios por un pecado de soberbia: creer que había sido elegido por ÉL para esa tarea. Tenía un título recién estrenado.

Les explicaron que, asustado por las amenazas que había recibido de los matones del oficialismo, el Delegado se había ocultado en la casa de unos amigos del barrio y recurrido a sus contactos con la Organización para que lo protegieran. Mientras ellos discutían como resolver su situación, los compañeros de la fábrica y sus familiares habían avisado a los medios de comunicación y, visto el resultado, le habían prohibido contactarse hasta evaluar el mejor rédito político del quilombo que se había armado.

Después de una reunión de emergencia, la conducción había decidido que la manera de profundizar el conflicto gremial y obtener una victoria rotunda consistía en que las amenazas se hubiesen cumplido y el joven dirigente combativo apareciera ferozmente torturado. Después de todo no lo habían hecho simplemente porque se les había escapado.

El morocho comenzó hablando en el tono firme de quien da una orden intrascendente pero que debe cumplirse sin discusión, y a la primera resistencia se transformó en un energúmeno que gritaba, que no aceptaría debate alguno sobre una decisión tomada.

Laura y el Dogor trataron de explicarle que la única manera de que alguien pasara por torturado era torturarlo, que las lesiones no se podían pintar ni maquillar porque serían descubiertos de inmediato, que deberían ser lesiones reales y para eso, obviamente, había que lastimarlo.

Sin pensar ni un instante en las objeciones, el Energúmeno, primero vociferando exaltado, y luego con un brillo acuoso y emocionado en los ojos, explicó que la Organización no podía de ningún modo desprestigiarse frente a los trabajadores, continuó elogiando la conciencia de clase de los obreros que habían salido a defender a sus verdaderos representantes sindicales y, casi lagrimeando, que era impensable desilusionarlos de ese modo.

Definitivamente, el Delegado debía aparecer torturado, muerto tendría más impacto, pensó, aunque no lo dijo, y dio la orden de comenzar, porque había que llegar a tiempo para que la noticia saliera en la edición matutina de los diarios. F. no hablaba, miraba desde un rincón, como si la situación le resultara incomprensible sin emitir sonido alguno.

El Dogor, que apenas se había recuperado de la súbita palidez marmórea, y Laura, que trataba desesperadamente de creer que el Energúmeno no los entendía, hicieron un pequeño conciliábulo en un costado, explicándole que se trataba de algo así como una junta médica. Este tipo está rematadamente loco, dijo el Dogor, despacito para que no lo escuchara, ¿y ahora que hacemos?

Pensemos qué podemos hacer que no le duela mucho, que parezca serio y sean lesiones superficiales, que no le queden marcas ni daños graves, que sangre, que se hinche... qué sé yo...

Laura recordó una estrategia que usaba con sus hermanos para faltar a la escuela. Se golpeaban el dorso de la mano con un objeto duro, lo suficientemente despacio como para que no doliera, durante un rato largo, y a las horas aparecía un moretón considerable y el edema apenas les permitía mover los dedos. Bueno, a ver, dijo, y sacó del valijín el martillo de los reflejos, andá pegándote lo más fuerte que puedas, le dijo al Delegado, y no pares, así, suavecito pero constante.

El Dogor pensó que debería tener marcas por haber estado atado y pidió que le consiguieran una soga de nylon que quemara con la fricción, y le indicó no parara con el martillo y, mientras tanto, que girara las muñecas sobre la soga lo más rápido que pudiera.

Hagámosle un tajo pequeño en algún lado que sangre mucho, dijo Laura, así le mancha la ropa. Pará, mejor en la ceja así no le queda marca y además ese es un lugar que se edematiza mucho. Aguantate el pinchazo que es anestesia y no te va a doler. Démosle con el martillo arriba del corte así se hace un hematoma más grande y parece un golpe, agregó el Dogor contento con su aporte. Casi siempre los queman con puchos, dijo el Energúmeno, acercando la colilla. Pará que me duele hijo de puta, dijo el Delegado a los gritos, y el aire se inundó de olor a pelo quemado. Ponele anestesia a este maricón, y vos callate que van a escucharnos, le gritó el Energúmeno al Delegado. ¿Así te duele? No, contestó y cuando vio que efectivamente no lo sentía insistió que así era poco y casi no se verían las quemaduras por el pelo.

Háganme más que tiene que parecer serio, con el quilombo que se armó, dale que me la aguanto. El chirrido del pelo y el olor a carne quemada impresionaron a Laura que advirtió, mirá que ahora no te duele por la anestesia y los analgésicos pero las quemaduras duelen mucho.

No aprietes mucho el cigarrillo, animal, le dijo el Dogor al Energúmeno que se había dedicado a esa tarea con vocación de artesano, le van a quedar marcas, pelotudo. No importa, igual soy bastante feo, dijo el Delegado, haciéndose el canchero. Laura insistió preocupada mirando al Dogor, ahora no lo sentís nada pero mañana vas a estar destruido, gordo, enchufémosle un Valium. Mejor así dijo el Energúmeno y apurensé que queda poco tiempo.

Aguantá un poco que más rápido no podemos, dijo el gordo que observando el resultado de las erosiones en las muñecas procedía a atarle los tobillos. Ahora el Delegado seguía golpeándose la mano con el martillo y giraba las muñecas y los pies con frenesí, frotándolos contra la soga.

De verdad que parece que hubiera estado tratando de desatarme, dijo con orgullo el Delegado mirando las marcas marrones en las articulaciones, y acelerando el ritmo.

Se nos acaba el tiempo, tenemos que ir saliendo, hay que tirarlo en algún lado, avisar a los diarios... ¡y este hijo de puta no parece ni resfriado!. No seas bestia, dijo Laura, los hematomas tardan en aparecer, y no alcanzó a atajar el cross de derecha sobre el ojo del corte, con que el Energúmeno supuso que resaltaba la tarea, o aprovechó para sacarse la mufa. Ahora sí, dijo, cuando el ojo colorado, inyectado de sangre comenzaba a cerrarse, vamos, y subieron los cuatro al auto, que partió a toda velocidad.

Para ahorrar tiempo, subieron al Delegado, que atado como estaba apenas pudo treparse tambaleando, y cuando cruzaron un zanjón, el Energúmeno aminoró la marcha y le dio a F La orden de empujarlo.

Paren, paren que se ahoga, dijo Laura, que por suerte había escuchado los gemidos, y el Energúmeno se bajó del auto puteando, y arrastrándo al Delegado por el barro lo corrió hasta el borde del agua podrida.

A la vuelta, el Energúmeno daba indicaciones a F para organizar al día siguiente la movilización de repudio al brutal atentado. Debía ser una marcha con antorchas, con carteles, había que convocar a mucha gente, convergerían columnas de todos los puntos cardinales, esa noche no dormirían.

Al despedirse, Laura y el Dogor, conmovidos, quedaron en encontrarse a la mañana en un café. La foto del Delegado torturado ocupaba la primera plana de todos los diarios. En el noticiero, contaba con detalles su secuestro y mostraba a las cámaras su cara desfigurada. Tenía el ojo tapado con una venda detrás de la que se asomaba un hematoma que le llegaba hasta el cuello. Con un auténtico gesto de dolor se abría la camisa para mostrar las quemaduras y apenas podía desabrochar los botones con las manos tumefactas que, según dijo, le habían querido fracturar a golpes. De paso agregó que lo habían arrastrado tirando de las ataduras, que lo habían arrojado en la zanja y que reptando con un esfuerzo sobrehumano, había logrado salvarse de morir ahogado.

En el informativo del mediodía, mostraban las escenas del rescate, cuando lo subían a la ambulancia embarrado y ensangrentado, poniendo cara de valeroso sobreviviente. Se miraron un rato en silencio. Laura comentó compungida, le debe doler todo, pobre, y el Dogor dijo muy serio, lo que hicimos es una barbaridad imperdonable. Tenés razón, contestó Laura, pero sin nosotros el Energúmeno lo mandaba al otro mundo de puro bestia.

Para ese entonces, la pantalla comenzaba a mostrar las escenas de la multitudinaria marcha y, enseguida, el enfrentamiento con gases y palos entre la policía y los obreros de la fábrica del Delegado. Los estudiantes se plegaron a la protesta y las escaramuzas duraron varias horas con un saldo de cientos de presos, heridos leves en ambos bandos, un obrero y dos policías hospitalizados con heridas de bala.

Laura volvió a su casa, ni F ni ella hicieron ningún comentario, ni entonces ni nunca. Tampoco mencionaron más el tema con el Dogor. Era un pacto de avergonzado silencio."

.

"Montoneros, la buena historia"

Autor: José Amorín 

Editorial: Catálogos

Colección: Otras voces

Edición 2005,en Rústica, 376 páginas

Idioma: Español

Escrito con el dinamismo de un "thriller" y en un estilo que explica lo político a partir de las vivencias; uno de los fundadores de Montoneros narra su historia, se hace cargo de sus actos, responde a las preguntas anteriores y abre nuevos interrogantes. En una obra en la que su estilo y estructura nos recuerdan a Walsh y Capote.

.

Índice del Contenido

Agradecimientos
 
Primera parte: Acerca de nosotros

Nosotros.
Los compañeros del "grupo Sabino".

Cosas increíbles que pasan en Montreal.

La artera senda de la angustia.

Lecciones acerca de Perón sobre una cama de hospital.

¿Por qué sos montonero?

Murió por Perón.

Mu-Mu, Meinvielle y la manzana del mal.

¿Nosotros?: nosotros peronistas.

La Tendencia Revolucionaria del Peronismo.

Porque la suerte también existe.

La noche del alunizaje.

Segunda parte: El Aramburazo y después

El Aramburazo.

El Aramburazo.

Aramburu y después: ¡qué después!

Montoneros y Fuerzas Armadas Peronistas: diferencias y solidaridad.

Las teorías conspirativas.

Gillespie: errores, varios e importantes, en un ensayo honesto.

El Flaco que obedeció al General.

Tercera parte: La iglesia montonera

La iglesia montonera.

La iglesia montonera.

La herejía de Sabino Navarro: por el amor de una mujer.

La versión "oficial" acerca de Sabino Navarro o cómo despojar a los valientes de su condición humana.

La cárcel de Olmos y los presos guerrilleros.

Inexperiencia, autoritarismo y despecho.

La ideología de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

La Nueva Izquierda: los antecedentes políticos de las FAR.

FAR y Montoneros: dos modelos diferentes de construcción política.

La vocación de unidad: entre el deseo y las diferencias.

Cuarta parte: La transmutación de la fe

La transmutación de la Fe.

La transmutación de la Fe.

Entre la realidad y la omnipotencia: de la política a lo militar.

Y lo que vino fue peor.

El asesinato de Rucci: causas y circunstancias.

El asesinato de Rucci: otras voces.

Menos pero mejores: ¿cuadros "políticos" y cuadros "militares"?.

De los pibes alucinados a los errores de Perón, breve pero inestimable aporte al debate.

Si Firmenich se hubiera dedicado a tocar la flauta.

Atentados y autoatentados: la dialéctica imprevisible.

Diez días de gloria.

Quinta parte: Héroes o muertos pero... ¿Vencedores?

Menos que muchos pero, ¿mejores que quiénes?

Menos que muchos pero, ¿mejores que quiénes?

Ezeiza: desgracias inevitables y tragedias inexorables.

Las necesidades disciplinarias de una guerra en ciernes.

Para decir adiós.

Nuestros hijos.

Adonde vos vayas.

Los que fuimos montoneros.

Los indiferentes.

La perversidad del poder y los jóvenes pervertidos.

Porque son también las palabras de los que ya no pueden hablar.

Anexo uno. Una breve historia del peronismo combativo y los antecedentes políticos de montoneros

Montoneros y montonerismo: nación peronista y aristocracia montonera.

Montoneros y montonerismo: nación peronista y aristocracia montonera.

¿Fascista Perón?

El primer peronismo y los precursores montoneros.

El mito del peronismo "puro" y los montoneros.

El Peronismo de la Resistencia.

El Peronismo Revolucionario.

La Tendencia Revolucionaria del Peronismo.

Anexo dos

Descripción de las Organizaciones Armadas Peronistas (1969-1971)

 .

Ahora veamos algo de la prensa de estos días

Diario Infobae

"...Mirta Praino confirmó por Radio 10, que su marido se encuentra en la Fiscalía y presenta quemaduras de cigarrillo. La mira oficial está puesta en Patti y se duplicaron los recursos en busca de los captores.

.

"Ahora está declarando", dijo Mirta Praino en diálogo con Radio 10, al tiempo que aseguró que aún perdura la conmoción en el testigo que declaró contra Patti, que fue liberado el viernes a la noche luego de permanecer secuestrado dos días y de haber sido torturado.

Mirta Praino, esposa de Gerez, confirmó que su esposo se encuentra declarando ante la fiscal Andrea Palacio en Escobar "desde muy temprano" luego de que ayer se interrumpiera la declaración testimonial por indicación médica...."

 .

La pregunta del millón: "Porqué el presidente haría algo así"

Para los nostálgicos de los 70, "le gustaría que las orgas vovieran" para hacer una suerte de justicia ante la persecución política de Kirchner, pero esto trata de tapar algunas cosas  que le complican al presidente:

.

"El gobierno no esta dispuesto a perder un ápice de poder", eso incluye que Pati sea reelecto en Escobar con mas del 70%. Evitar que la oposición se junte, ( llámese el grupo de peronistas como el General, Lavagna,  los liberales como Macri etc. Y los referentes sociales como Castells por un lado y Blumberg por el otro).

.

Pero también instalar que "hay una conspiración en su contra"; que los 70 vuelven si no lo votan, viene el golpe. Y lo mas grave es que esta gente puede generar estos hechos a la hora de  preparar un magnicidio, para declarar el estado de sitio y anular a sus competidores electorales y empresarios si se ven amenazados.

No es posible que el Secretario de Comercio, Moreno, los espere a los empresarios con una pistola sobre su escritorio.

Y ¿Cual es el magnicidio? "puede ser el vicepresidente Scioli." Van a hacer cualquier cosa para perpetuarse en el poder. Inclusive volver con el fantasma de la triple AAA.

.

Los otros días dos importantes representantes políticos del campo describieron el temor que tienen  los empresarios: Si auspician en un programa tal, que no es del agrado del presidente, o si hacen alguna declaración o bien se reúnen con alguien que no le gusta, los llama Moreno para intimidarlos o eventualmente  les mandan al Ministerio del Trabajo y la AFIP. Todos los analistas de Inteligencia de la SIDE, Policía Federal y de las Policías Provinciales, coinciden " Mirá: ésto me parece una mala puesta en escena".

Lo que preocupa, cual es el plan del gobierno, ya que ellos están acostumbrados a operar de esta forma. También da la casualidad que Bonasso, casualmente, está en Méjico visitando a su familia. Fue uno de los impulsores para que Luis Patti no pudiera asumir, a pesar de los 400.000 mil votos..."

.

– Como diría el padrino " Que parezca un accidente".

El secuestro de Luis Gerez cerró el año con la finalización de la serie de Montecristo, un elemento de propaganda de la política de los derechos humanos del presidente, y del sentido de venganza que actualmente existe en los personeros de su gobierno. Es decir la propaganda de guerra al mejor estilo Joseph Göbbels.

.

Pero hay un dato para destacar en el comportamiento de León Arslanián : mucho tiempo antes de que reapareciera Gerez, el hombre se mostraba impávido y demasiado seguro de sí mismo. Sus palabras textuales fueron: "la investigación llegará a un final feliz". Por supuesto, se ocupó de culpar en forma directa y sin dudarlo a "grupos de tareas de la dictadura". Demasiada liviandad, o al menos, mucha más de la que corresponde a un responsable de Seguridad, frente a la investigación de cualquier ilícito, mucho más grave si se trata de un secuestro. 

Resulta demasiado extraño que León Arslanián se haya pronunciado en pro de un "final feliz", dado lo que está ocurriendo con Jorge Julio López. El funcionario de seguridad apostó demasiado "fuerte" a la reaparición pronta de Gerez.


Armando Maronese – 02/01/2007

.

Fuente: Seprin

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com