Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Atreverse a educar

Por Armando Maronese - 22 de Noviembre, 2006, 1:00, Categoría: Opinión

La urgencia de brindar una educación de calidad en un país que pretende recuperarse de su última crisis socioeconómica, parece ser comprendida cada día más por la sociedad argentina. No obstante, es un tema por el cual no hay que dejar de luchar ni un solo día. Así parecen haberlo entendido también los alumnos de la ciudad de Buenos Aires, que presentaron un proyecto de ley -después de haber estado reunidos durante tres encuentros-, elaborado y aprobado por ellos mismos.

La iniciativa de la ley n° 1 del año 2010, que propone declarar a la ciudad de Buenos Aires como "ciudad educativa", establece siete puntos destinados a resguardar el derecho de los niños y adolescentes a una educación cada vez mejor, con miras al Bicentenario. Lo inédito del caso, es que esta meridiana visión de futuro y sentido de la oportunidad no viene, precisamente, de los legisladores porteños, sino de los estudiantes de colegios públicos y privados (laicos y confesionales) que redactaron esta ley simbólica, sí, pero llena de contenido.

El texto fue presentado en la Plaza de Mayo, luego de la misa que por la educación argentina había oficiado el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, en una Catedral colmada de alumnos y docentes. Precisamente, en su homilía Bergoglio se había centrado en el hecho de que educar es "como un acto de amor", y había llamado a los presentes a "atreverse a educar" para formar personas como ciudadanos solidarios, con sentido histórico y colectivo de comunidad, responsables, "desde la raíz de su identidad y autoconciencia del destino común de su pueblo".

La redacción de esta inédita ley, estuvo a cargo de catorce delegados -dos de escuelas públicas, dos de establecimientos privados laicos y dos de cinco credos (ortodoxo, católico, islámico, judío y evangélico)-, que discutieron y aprobaron el texto que se entregó al jefe de gobierno de la ciudad, Jorge Telerman. Entre otros puntos, los jóvenes alumnos señalaron la necesidad de que se acepte y respete la diversidad de credos, de que se promuevan la solidaridad y la justicia social, y se generen espacios de diálogo que permitan consolidar un espíritu pluralista. El último artículo de la proyectada norma, parafraseando los de las leyes de los mayores y con un sano espíritu realista, pedía: "Comuníquese y propáguese; no se archive en el olvido".

En momentos en que muchas naciones del mundo están enfrentadas ideológica y religiosamente, la apelación de estos jóvenes argentinos para que se impulse la comunicación y el intercambio cultural entre los credos para "construir una real conciencia ciudadana" no sólo conmueve, sino que debería crear en todos los adultos que también son habitantes de la ciudad y somos habitantes del país, un compromiso profundo con ese pedido. Pero no porque falten sólo cuatro años para celebrar el bicentenario de la Revolución de Mayo; es porque está de por medio la esperanza de estos argentinos, de que su patria les ofrezca lo más pronto posible un futuro mejor y una convivencia en paz, objetivos que claramente se lograrán por medio de esa educación para todos que tan justamente reclaman.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com