Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Historias del sur argentino

Por Armando Maronese - 14 de Noviembre, 2006, 0:18, Categoría: General

El sur argentino a principios del siglo pasado, fue escenario de intrigantes historias que nada deberían envidiarle a las contadas en los western del cine norteamericano. Los "bandidos rurales" estaban un poco olvidados, hasta que hace unos años León Gieco los trajo de nuevo al primer plano, editando un disco con ese título y apareciendo en la tapa vestido como uno de ellos a manera de homenaje. Muchas de las regiones de la Argentina que hoy visitamos, fueron el lugar elegido por estos personajes, hombres y mujeres que quisieron ser al mismo tiempo criminales, héroes, bandidos, justicieros y hasta los Robin Hood argentinos.

* Los más famosos seguramente son Butch Cassidy y Sundance Kid, retratados por Hollywood en una película interpretada por Paul Newman y Robert Redford. Estos dos amigos desembarcaron en el Riachuelo a fines de marzo de 1901. Venían huyendo de su último asalto en los Estados Unidos y, en Buenos Aires, se quedaron 40 días alojados en un hotel que estaba ubicado en la esquina de Cangallo y 25 de Mayo. Desde esta ciudad viajaron en tren hasta Neuquén, y a caballo llegaron a Cholila, un pueblo chubutense ubicado en la frontera patagónica y que en algún tiempo perteneció a Chile. Dicen que el pueblo, con sus cardos enseñoreándose por todos lados, les recordó a su Utah natal. Este poblado ubicado a 198 kilómetros al sur de Bariloche, tenía en esa época 190 habitantes. Era el lugar ideal, con los lagos y la cordillera como telón de fondo, para que los dos bandidos amigos levantaran su hogar al estilo Lejano Oeste.

Cholila, en lengua mapuche significa "Valle Hermoso" y debe su nombre al asentamiento que poseían en el lugar los primitivos "Cholilakens". Colonizado desde finales del siglo pasado por inmigrantes europeos y sirio-libaneses, pertenece al Departamento de Cushamen. Sus cuatro valles de inmensurable belleza y riquezas, están ubicados en plena cordillera de los Andes Patagónicos a una altura de 570 metros sobre el nivel del mar, entre los parques Nacionales Lago Puelo y Los Alerces. El Lago Cholila, ubicado a tan sólo 14 Km de la localidad, es uno de los más bellos de la comarca, y dibuja el sitio ideal para realizar cabalgatas y caminatas por las laderas de las montañas, acompañados por guías especializados. Se puede combinar asimismo la pesca y el paseo remontando el Río Carrileufú, navegar por el Lago Mosquito o presenciar las labores de campo que se realizan en estancias de la zona.

La cabaña que habitaron Butch Cassidy y su banda, podrá ser visitada por turistas y abocados a la historia. Las Secretarías de Turismo y de Cultura elaboraron un proyecto para recuperar ese lugar. Se contrató a un grupo de artesanos de la madera, conocedores de este tipo de construcción, que tiene mucha más relación con las construcciones americanas que con las europeas. La idea no es hacer un museo, sino que todos aquellos que visiten el lugar, se encuentren con el hábitat y modo de vida que llevaron los bandoleros a principios del siglo pasado. Cassidy y Kid fueron ganaderos hasta que, en febrero de 1905, asaltaron un banco en Río Gallegos. A partir de ese momento su vida pasó a ser un continuo escape. A pesar de ser odiados por muchos, y de que se los consideraba peligrosos criminales, está demostrado que Cassidy y Kid nunca mataron a nadie.

* El cine argentino también tuvo su bandolero: el gaucho Juan Bautista Bairoletto o Vairoleto, nacido el 11 de Noviembre de 1894. Como tantos otros –el gauchito Gil, el gaucho Lega-, fue una especie de Robin Hood, "bueno para los pobres" y "malo para los ricos". Tras su muerte se creó un culto en su honor que se manifiesta especialmente los días 2 y 11 de Noviembre de cada año. Bairoletto vivió en La Pampa, en las zonas de Castex y Monte Nueva. Fue protagonista de innumerables andanzas delictivas, que se transformaron en jugosas historias y anécdotas que los paisanos disfrutaron y disfrutan relatar. La gente lo ayudaba a huir y le mandaba mensajes de aliento. La admiración popular se fue incrementando con cada nuevo crimen y nuevo escape, como si con esa admiración los más humildes se tomaran una pequeña revancha de la policía, a la que él ridiculizaba con su libertad. "¡Oh, mi General Alvear / Armonía, sin paisajes! / Rica en vino y poesía / y el Atuel que nos abraza / Anselmo de las tonadas / Bairoletto del "pobraje" / Así es mi tierra querida / aromas a miel y menta / de vid en flor los Noviembre / o a jarilla en la tormenta", dice una copla mendocina. Desapareció de Castex, recorrió la zona desértica de San Luis y Villa Regina, en Río Negro, hasta que llegó a General Alvear, en Mendoza. En esta ciudad la policía lo atrapó y mató en septiembre de 1941. Sus restos fueron llevados al cementerio local, donde permanecen en el interior de un pequeño mausoleo levantado con contribuciones voluntarias y públicas, convertido actualmente en santuario, a donde acuden hombres y mujeres de todas partes. A 20 kilómetros de la ciudad, se puede visitar la réplica de la casa en la que vivió y murió Bairoletto. Su fama no se acaba con el tiempo, por eso en octubre pasado se desarrolló en el departamento de General Alvear, el Primer Encuentro Nacional y Popular "Juan Bautista Bairolteto", que incluyó la muestra itinerante sobre el bandolero y la presentación de obras de teatro y murgas, entre otras actividades. El encuentro fue declarado de interés turístico y cultural por el gobierno de Mendoza.

* No sólo fueron hombres los que dejaron su huella en las crónicas policiales de la Patagonia. Elena Greenhill era una británica de 19 años, cuando abandonó a su familia en Chile y cruzó la cordillera para radicarse en la provincia de Chubut. La "Grinil" o "la "inglesa", como la llamaban los paisanos, fue famosa por su puntería y los actos de cuatrerismo que cometió en la zona del norte desierto patagónico. Después del juicio al que fue sometida por la muerte de su esposo, un hombre mayor con quien la habían obligado a casarse, volvió a su casa y la encontró saqueada. Por venganza, Elena se propuso recuperar no sólo lo propio sino también apoderarse de lo ajeno. Su vida se convirtió en leyenda cuando se atrevió a secuestrar a dos comisarios de Chubut, a quienes obligó a realizar quehaceres domésticos. Murió a los 43 años, luego de ser víctima de una emboscada que le tendió la policía. El director de cine Héctor Olivera, realizador de "La Patagonia Rebelde", está por comenzar a rodar en El Calafate la historia de Greenhill. "La bandolera inglesa" será filmada en uno de los lugares turísticos de la Argentina más elegido por los extranjeros. Sería aconsejable, entonces, advertirle a los turistas que visiten nuestros famosos glaciares, que son sólo actores los vaqueros de a caballo que puedan ver por la zona, y que la bandolera inglesa ya no está para que sus euros y dólares corran peligro.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com