Calendario

<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El abandono de Solá precipitó la acción proselitista de un pelotón muy numeroso

Por Armando Maronese - 9 de Noviembre, 2006, 1:24, Categoría: Los Kirchner .Tiranías fascistas.

El final de la aventura reeleccionista de Felipe Solá, precipitó la acción proselitista de un pelotón de aspirantes a la Gobernación para el año que viene. Así se desprende del microclima político que se respira en la ciudad de las diagonales. La incógnita principal, es intentar adivinar el apellido que Kirchner dejará nominado (digitará), para ocupar el principal renglón de la boleta electoral del Frente para la Victoria, después de esta etapa de reacomodamiento dirigencial interno.

Nada es casual: caída la eventual reelección de Solá, se largó también otra carrera en procura de ubicarse debajo de algún paraguas, más por intereses políticos que por un vínculo de lealtad.

Todo se da un día después de que Felipe Solá decidió enterrar a regañadientes, la aventura ideada por sus espadas felipistas para que pudiese volver a ser candidato a gobernador en octubre, dejando caer su pedido de "declaración de certeza" presentada ante la Junta Electoral, supuestamente para que no se vea afectada la gobernabilidad de Kirchner.

Es que, apenas Solá informaba a regañadientes lo que había acordado poco antes con el jefe del Estado, quedó inaugurado un período de especulaciones y operaciones políticas, referidas básicamente al apellido del futuro candidato del oficialismo Kirchnerista.

Alejada de ese "planeta" político donde no hay certezas y abundan los interrogantes, la ciudadanía bonaerense convive con el cotidiano problema de la inseguridad, mientras cientos de miles de alumnos se quedaron sin clases por 48 horas a raíz del paro del Frente Gremial Docente, en el marco de la creciente ola de reclamos salariales que involucra a otros sectores de la administración pública, como los médicos y los empleados judiciales.

En definitiva, dentro de la Gobernación y también en la Legislatura hay clima de efervescencia política, pese a que algunas espadas kirchneristas intentan hacer bajar los altos niveles de ansiedad de varios precandidatos que ya pusieron en marcha la ambulancia para levantar potenciales heridos del felipismo ortodoxo que se jugaron por Solá, pero que ahora buscan subirse prematuramente a cualquier colectivo. Calculan que Kirchner dejará "correr" a la docena de candidatos a suceder a Solá, para luego nominar a uno según su propia conveniencia política.

Un par de análisis ya se experimenta dentro de los laboratorios químicos de La Plata. En primer lugar, que Kirchner necesita ganar con amplitud en octubre en la Provincia para garantizar la gobernabilidad en la Nación. Por lo tanto, el gobierno central no puede permitirse divisiones tormentosas en su armado doméstico bautizado como Frente para la Victoria.

La segunda y más contundente lectura interna es que el futuro candidato a gobernador no debe tener después, ni siquiera íntimamente, sueños de postularse como candidato presidencial en 2011. "Esa es la clave principal para lograr la bendición final de Kirchner", sostienen.

Los más sensatos dicen que lo único importante ahora en la provincia, pasa por "garantizar la gobernabilidad" con un Solá que se transformó tras el efecto Misiones y la abrupta decisión presidencial de no avalar estrategias reeleccionistas de "pato rengo a un pato sin patas".

En rigor, la posible falta de gobernabilidad que podría sobrevenir, ante la evidencia de un vacío político que suele acompañar a los gobernadores cuando se conoce fehacientemente la fecha de vencimiento de su mandato, es uno de los fantasmas que vuelan sobre la ciudad de La Plata.

Se sabe que el principal desafío que tienen ahora Solá y su gabinete será el de redoblar esfuerzos, pues aún falta más de un año de gestión. Precisamente, y si de garantizar la gobernabilidad hasta el 10 de diciembre de 2007 se trata, Solá necesita seguir siendo auxiliado financieramente por Kirchner. Para esto, Kirchner abrirá la canilla financiera, cerrada -pero con ciertas goteras-, pese a los reclamos de la provincia. El primer mandatario sabe que Buenos Aires no puede "prenderse fuego", porque la intensidad de las llamas "podría terminar alcanzando las paredes de la Casa Rosada" en el año electoral, según observadores.

Trascendió que Solá llamó por teléfono a Alberto Balestrini para comunicarle su determinación de dar un paso al costado con la reelección pero, además, para endulzarle los oídos, al señalarle que él era su preferido entre los demás precandidatos. En particular, por sobre el ministro Aníbal Fernández y el senador José Pampuro. No fue casual que el nombre del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación haya comenzado a sonar con cierta insistencia en los círculos íntimos del kirchnerismo como candidato a gobernador, ya que es un hombre fuerte en La Matanza, el distrito más poblado de la provincia. Balestrini tiene, como Arslanian, el perfil que la Rosada busca para la foto proselitista 2007 en el mapa bonaerense.

Solá prefirió anticiparse antes de ser "desplumado". Sabía que el Consejo Provincial del partido peronista -alineado con el proyecto presidencial y presidido por un hombre de confianza de Kirchner, José María Díaz Bancalari-, iba a dispararle a quemarropa con un áspero documento político que calificaría de "anticonstitucional e ilegal" su búsqueda de un nuevo mandato.

Así se lo dijo a Arslanian durante una comida a solas, compartida el sábado a la noche en la casa que el jurista posee en un barrio privado de Pilar, adonde el gobernador concurre algunos fines de semana para jugar un partido de golf con su ministro de Seguridad. Arslanian defendió el planteo jurídico que sostenía la pretensión reeleccionista de Solá porque, a su entender, era "inobjetable", pero dejó en evidencia que la marcha atrás no fue por una cuestión jurídica, sino por una decisión política de Kirchner.

La figura del "tapado" también genera convulsiones. Una rama del Frente para la Victoria de la Sexta anota a Carlos Mosse, quien anteanoche recibió una "ovación" de los asistentes a la reunión del Consejo Provincial del partido peronista bonaerense. Es que Mosse es un hombre de confianza del presidente en materia presupuestaria, tanto como lo es Díaz Bancalari en su rol de influyente dentro de la Casa Rosada.

Solá acordó trabajar con la mayoría de sus ministros y con legisladores de su entorno para que su sucesor provenga de los ideales del felipismo. "Yo me bajo pero, por ahora, no se sube nadie", les advirtió. Felipe Solá también sabe que no será él quien defina el candidato a gobernador, pero al menos pretende tener asegurado "cierto poder de veto" sobre quienes ocupen el futuro binomio marcado por el dedo de Kirchner. Dentro del planeta felipista, emergen como candidatos los ministros Florencio Randazzo (Gobierno) y Leon Arslanian (Seguridad).

"Creo que perdimos al mejor candidato que tiene la provincia, a excepción de Cristina Kirchner", escucharon lamentarse al ministro de Justicia, Eduardo Di Rocco, su par de Desarrollo Humano, Jorge Varela, y al jefe de Gabinete, Mario Oporto.

El mérito principal que –erróneamente- le destacan al gobernador, fue encarrilar y poner en marcha un estado bonaerense que trastabillaba en plena crisis política después del gobierno de Fernando De la Rúa. En definitiva, durante los trece meses de gestión que le restan a Solá, experimentará un par de estrategias con la idea de garantizar la gobernabilidad. Una de ellas sería "probar" una suerte de acercamiento con la oposición --PJ y UCR fundamentalmente--, en busca de que una serie de proyectos considerados esenciales para su administración no se trabe en la Legislatura. Por ejemplo, el Presupuesto 2007, la reforma política y judicial y los cambios en el sistema educativo.

Tal vez no sea extraño que reaparezcan en el Frente para la Victoria bonaerense las habituales escaramuzas de toda interna doméstica, aun cuando la falta de una oposición sólida le garantice, por ahora, una buena dosis de tranquilidad al partido gobernante.

Pero ¿Argentina no se rige de acuerdo al sistema federal y las provincias –por lo tanto-, son autónomas? ¿O seguirá el eterno y fascista sistema verticalista?

Armando Maronese

.

Fuente: Nva.Prov.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com