Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Curan arritmias mortales con ibuprofeno

Por Sebastián A. Ríos - 23 de Octubre, 2006, 22:36, Categoría: Ciencia - Salud

Rescatan a pacientes sin posibilidad de tratamiento. Víctima de una tormenta eléctrica que descompasaba el ritmo de su corazón, el hombre llegó a la Unidad Coronaria de la Fundación Favaloro con un pronóstico sombrío. "No había forma de frenar esa mortal forma de arritmia [problema que afecta al 30% de las personas con insuficiencia cardíaca], ni con medicación ni con el desfibrilador que el paciente llevaba implantado en su corazón para evitarlas", recuerda el doctor Enrique Gurfinkel, jefe de esa unidad.

El cardiólogo rescató al paciente con un medicamento impensado para ese uso: el ibuprofeno, en una dosis de 400 miligramos, una droga que se utiliza habitualmente para aliviar dolores de cabeza o bajar la fiebre. ¿Cómo llegó Gurfinkel a ese hallazgo capaz de revolucionar el tratamiento de esas arritmias mortales?

Agotados todos los recursos terapéuticos que se emplean en estos casos, Gurfinkel pensó en un viejo artículo que suele comentar a sus alumnos, en el que se consigna la primera descripción científica de la aterosclerosis: el taponamiento de las arterias que constituye el punto de partida de la enfermedad cardiovascular.

"En ese estudio de 1826, publicado en la revista The Lancet, su autor decía que veía las arterias inflamadas del mismo modo que se ve un hígado inflamado por la hepatitis", cuenta el cardiólogo. Con el paciente delante y sin nada que ofrecer para salvarle la vida, Gurfinkel recordó que el hombre tenía antecedentes de aterosclerosis, una enfermedad a la que hoy se le reconoce un comienzo de tipo inflamatorio, y se preguntó: ¿El origen de su arritmia no será la inflamación de sus arterias que se ha extendido y ha tomado su músculo cardíaco?

En consecuencia, Gurfinkel echó mano al ibuprofeno, y lo administró en forma intravenosa a su paciente. "En menos de 60 segundos terminó todo", asegura.

La tormenta eléctrica había escampado y el corazón del paciente latía ahora a un ritmo normal. Los médicos residentes, asombrados, se reían y celebraban la ocurrencia: sencillamente, no lo podrían creer.

"Hasta ahí era un caso anecdótico", reconoce Gurfinkel. El paciente había sobrevivido a la tormenta eléctrica, pero murió tres días después, luego de que su médico de cabecera ordenara a los médicos de la Fundación Favaloro, donde todavía permanecía internado, que le suspendieran el ibuprofeno que seguía tomando en forma preventiva.

Más allá de la anécdota - Pero en los meses siguientes, la unidad que dirige Gurfinkel recibió otros cuatro casos similares: "No me quedaba otra opción que repetir el uso de ibuprofeno -dice-. En los cuatro casos, la tormenta eléctrica desapareció". A diferencia del primer caso, estos pacientes siguieron tomando ibuprofeno y hoy los cuatro siguen vivos.

"Estudios posteriores realizados con estos pacientes, mostraron que los marcadores de inflamación, como la proteína C reactiva, caían bruscamente a la hora de haberse administrado el medicamento -comenta Gurfinkel-. Vimos que, efectivamente, la propia enfermedad del músculo cardíaco produce una inflamación de tal magnitud que sólo se apacigua con esta droga."

Pero para Gurfinkel, los resultados obtenidos seguían siendo anecdóticos. De paso por los Estados Unidos, para participar de un encuentro médico, Gurfinkel comentó su experiencia al doctor Eugene Braunwald, ex jefe de medicina del Brigham and Womens Hospital y padre de la cardiología norteamericana, que inmediatamente le aconsejó publicar sus resultados.

Esos resultados se publican en la edición de octubre de la revista inglesa The International Journal of Cardiology, y constituirán seguramente el punto de partida para estudios más amplios que habrán de confirmar (o refutar) si el uso de ibuprofeno puede ser indicado como último recurso en el tratamiento de las arritmias severas.

El mismo Gurfinkel, a partir de los resultados obtenidos, planea realizar diversos protocolos de investigación preclínica y clínica para evaluar la eficacia y la seguridad del uso de ibuprofeno en pacientes que experimentan frecuentes tormentas eléctricas.

"Los desfibriladores que se emplean para tratar a personas con estas arritmas, que representan el 30% de los pacientes con insuficiencia cardíaca, presentan el problema de su alto costo: 50.000 dólares, lo que hace que su indicación esté restringida", explica el investigador.

Por otro lado, los desfibriladores no son eternos: tienen un número de "disparos" preestablecidos. "Esto hace que no tenga sentido colocarlos en personas en las que estas arritmias son extremadamente frecuentes, ya que agotan rápido el desfibrilador y, además, no le permiten recargarse entre disparo y disparo", explica.

Para los pacientes que por alguna de estas razones no pueden acceder a un desfibrilador, no existe una terapia estándar altamente efectiva, lo que convierte a algunos de ellos -los más graves-, en candidatos a un trasplante de corazón. Para esta población, ¿no serán el ibuprofeno u otro antiinflamatorio una respuesta?

"Nuestra idea es desarrollar y probar un dispositivo [similar a las bombas de insulina que usan las personas con diabetes] que libere ibuprofeno en forma endovenosa, para ver si logra controlar o reducir la frecuencia de estas arritmias", cuenta Gurfinkel, para quien lo único seguro es que su hallazgo abrirá un debate en la comunidad científica.

Por Sebastián A. Ríos

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com