Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La conducta de los jóvenes

Por Armando Maronese - 14 de Octubre, 2006, 23:03, Categoría: Opinión

La preocupación del mundo adulto por la problemática adolescente y de los jóvenes, nos desafía a tomar una postura que nos permita comprender la situación que están atravesando y, así, saber cómo proceder frente a ellos.

.

No es posible hacer un diagnóstico común a todos, pues la realidad es muy diferente según la geografía en la que se desarrollan, el nivel social, la exposición ante los medios de comunicación, el estudio, el trabajo, la familia y otros factores que influyen en la conducta. Sin embargo, hay algunos aspectos que, si bien no provocan uniformidad, tienden a repetirse en todos los casos, tales como la incertidumbre ante el futuro, la inseguridad, la falta de afecto, la inquietud vocacional, la violencia, y hasta la pérdida por el sentido de la vida.

Por lo tanto, la acción ante el mundo juvenil y adolescente tiene que implicar un cambio de actitud y, sobre todo, de mentalidad de parte de nosotros.

Asimismo, si los padres y educadores imponemos límites, debemos hacerlo con respeto y desde una postura razonable y no como un capricho, siendo los primeros en acatarlos y desarrollarlos con coherencia.

Frente al desinterés generalizado y la llamada "ley del menor esfuerzo" que practican muchos jóvenes, hay que redoblar los esfuerzos, a fin de motivarlos a actuar con creatividad y energía dejando en claro que lo que se hace es para que encuentren su propia realización y el camino hacia la felicidad y no un mero "porque sí" o porque "es lo que se debe ser".

Si los jóvenes cuestionan las normas, los mayores clarificaremos su sentido y otorgaremos, a cada pauta, una razón de ser comprensible: Plantearlas en un diálogo abierto y sincero, de manera que nada quede establecido arbitrariamente.

Algunos jóvenes manifiestan una cierta sensación de impunidad y hacen lo primero que se les cruza por la mente; pareciera que se sienten "impunes"; que no les importa sus actos y las consecuencias que pueden acarrear sus conductas.

Las chicas y los muchachos, en general, sienten que no tienen un grupo de pertenencia (por eso buscan aglutinarse entre sí), y muchas actitudes de su vida diaria, escolar o laboral, reflejan esa necesidad de pertenecer y poder salir de esa sensación de vacío, desamparo y desarraigo que los coloca en un lugar de indefensión severa. La mayoría de ellos no ha logrado construir un horizonte esperanzado, para su futuro, que los haga vivir con la serenidad de aquél que sabe adónde va. Además, la cultura consumista y hedonista que los encandila provoca la desvalorización del estudio y del trabajo.

Es una obligación, como padres y docentes, potenciar nuestra acogida afectuosa y brindarles espacios seguros de referencia y de escucha, para generar el diálogo y sacarlos del conflicto.

Ante los comportamientos irregulares de los adolescentes y jóvenes, es preciso ofrecer un mensaje de esperanza. No escandalizarnos, gritar o enojarnos; ningún adulto tiene el derecho de maltratar a un joven.

Si echamos una mirada autocrítica a este asunto, reconoceremos que, en realidad, me he corrido del problema. La manera de encontrar una salida no es escondiendo la cabeza como el avestruz; no nos queda otra que afrontarlo y hablar con los adolescentes y jóvenes, para que entiendan que ninguna brecha generacional puede ser un abismo que nos impida una sana convivencia, y, así, construir juntos un mundo mejor.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com