Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Argentina y las drogas: del tránsito al consumo

Por Armando Maronese - 14 de Octubre, 2006, 22:58, Categoría: Droga: entorno-consecuencias

Existe la idea de que las drogas prohibidas (heroína, cocaína, marihuana, etc.), son las más dañinas. No es que no lo sean, pero las más peligrosas, en términos sociales, son las sustancias de venta legal, como el alcohol, el tabaco, los psicofármacos y los inhalantes.

Las pruebas son incontrastables: la tercera parte de los accidentes fatales, varias enfermedades graves, miles de horas de trabajo perdidas, por lo menos la mitad de los delitos con armas, buena parte de la violencia familiar y un enorme costo sanitario, son sólo algunos indicadores de su mortífera cualidad. También constituyen la principal causa de muerte en adolescentes.

A pesar de ello, hay publicidades que estimulan el consumo de estas sustancias. Promueven, por ejemplo, la cerveza entre chicos de 12 a 17 años, o de psicofármacos en la población de 30 a 45, o de tabaco, sin reparar en edades. El resultado es que, en la Argentina, el consumo de drogas se ha duplicado entre los años 2000 y 2004, y que la edad de inicio bajó dramáticamente a 12 años. En el caso de los inhalantes, a 8 años.

Si comparamos las características de la publicidad actual de cervezas con los avisos del mismo producto que se emitían un cuarto de siglo atrás, las diferencias alarman. Antes, el centro de la escena era la mesa familiar, donde los adultos consumían cerveza en el almuerzo compartido, mientras conversaban con sus hijos. Ahora, el escenario es el quiosco o el recital de rock, y el objetivo son los adolescentes, a quienes se les vende su propia juventud y se les contrabandea, junto con la bebida, la presunta clave del éxito con el sexo opuesto y la más elusiva de ser felices, o cuando menos se les muestra un camino para ser aceptados y pasarlo bien.

A esta preocupante realidad se le agrega otra: sólo dos provincias, Buenos Aires y Neuquén, prohíben la venta de alcohol a menores. Y otra más: en la Argentina, un litro de cerveza paga sólo un 8% más de impuestos que un litro de leche. Por ahora, el vino no eligió como blanco el consumo juvenil, pero sí los energizantes. Es claro que se requiere una política más consistente y, sobre todo, integral, nacional.

Asociado al cigarrillo, llega un dato poco conocido, aunque la prensa seria de Estados Unidos ya lo difundió: las principales tabacaleras de Occidente están impulsando la legalización de la marihuana. El negocio del tabaco se está viniendo abajo y las drogas generan, en orden de importancia, el segundo volumen de facturación de toda la economía mundial, sólo superado por el mercado de las armas, en tanto que el tercer lugar de ese podio exclusivo lo ocupa la venta de medicamentos.

A pesar de que la humanidad todavía no resolvió el problema de las dos sustancias que más muertes provocan en todo el mundo (el alcohol y el tabaco), algunos argentinos promueven también la legalización de la marihuana, droga que es de 7 a 10 veces más adictiva que la nicotina y mucho más cancerígena. Conscientes o no, les están haciendo el juego a las grandes tabacaleras, que serían las primeras beneficiadas por la posibilidad de vender marihuana en los quioscos, pero también por otra razón: si no estuviera prohibida, ¿con qué derecho podría alguien prohibir o limitar el consumo de tabaco? Porque quien puede lo más, puede lo menos.

En cuanto a los psicofármacos, se sabe que los ansiolíticos neutralizan una parte de los síntomas (ansiedad, angustia), pero no actúan sobre el desajuste que los origina, de modo que éste continúa intacto y, si no es bien tratado, se agrava con el tiempo. Naturalmente, esto no es obstáculo para que se vendan cada vez más ansiolíticos, con receta y sin ella.

Gracias al aumento presupuestario recibido, en el primer año de gestión se pudo alcanzar tres logros institucionales: el envío al Poder Ejecutivo del Plan Nacional contra las Drogas; la puesta en marcha del Consejo Científico Asesor, integrado por médicos e investigadores de los más prestigiosos del país, y la creación del Observatorio Argentino de la Droga (red federal informatizada de recolección de datos que permite su manejo on-line). Tanto el Plan como el Observatorio eran reclamados a la Argentina por los organismos internacionales desde hacía varios años.

Esta infraestructura, permitió encarar trece estudios epidemiológicos que incluyeron temas como el consumo de sustancias por parte de niños en situación de calle; evaluaciones en comisarías respecto de la relación droga-delito; encuestas cualicuantitativas y anónimas sobre consumo de drogas en el ámbito laboral, así como la indagación entre más de tres mil alumnos secundarios sobre los factores de riesgo, y de protección respecto de las adicciones y sobre las motivaciones que los llevan al consumo.

La mitad de esos estudios estarán disponibles a fin de este año 2005 (así dicen); el resto, a mediados de 2006. En los cinco años anteriores sólo se habían realizado seis estudios de estas características. Según la OEA, nuestro Observatorio Argentino de la Droga, es el instituto que más estudios está llevando adelante en América latina.

Auspiciada por la Sedronar, la revista "Hablemos" ya es una realidad. La palabra es lo contrario del silencio, de lo no dicho, de lo adicto. Aquél fue también el nombre que se les dio a las campañas de verano en las sierras de Córdoba y en las playas.

En el plano de las políticas públicas, la tarea central de la Sedronar es la prevención, pero tanto la coordinación del combate contra el narcotráfico, como la atención de los adictos, sus otras dos responsabilidades, serán peleas sin destino si no se trabaja (se habla), todos los días con la sociedad. Estadísticas nacionales e internacionales demuestran que, por cada peso invertido en prevención, se ahorran cinco pesos en la atención de adictos. Si bien la prevención no corta cintas todos los días, a largo plazo es la manera más eficaz de enfrentar al narcotráfico y de frenar el consumo de sustancias peligrosas. Las armas principales para esta pelea no son las de fuego sino la educación, la familia, los valores compartidos.

Como la ley debe ser incluida entre esos valores, se requiere una legislación eficaz para luchar contra las drogas, porque la Argentina, tradicional país de tránsito, se está convirtiendo en país de consumo. Es posible que una buena ley perjudique algún bolsillo privado, pero estará protegiendo la salud de los argentinos. Y eso no tiene precio.

.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com