Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Crítica situación fiscal y financiera en la caótica provincia de Buenos Aires

Por Armando Maronese - 6 de Octubre, 2006, 2:42, Categoría: Economía - Empresas -Comercio

La crisis bonaerense no se circunscribe a lo social, y judicial, también la sustentabilidad de las finanzas públicas para los próximos años están en duda, poniendo a Felipe Solá cada vez más lejos de las opciones que elegiría Néstor Kirchner.

Este es un informe especial de Economía y Regiones:

* Provincia de Buenos Aires: Situación Fiscal y Financiera - Desde 2003 y hasta fines de 2005, las provincias argentinas han observado niveles de superávit primario y financiero record en la historia de las finanzas públicas subnacionales. No obstante, las proyecciones para el cierre del ejercicio 2006 indicarían que el Consolidado de Provincias registraría un déficit financiero de $365 millones y, previo al pago de intereses de la deuda pública provincial, un superávit primario del orden de $1.885 millones, este último equivalente a sólo un cuarto del observado dos años atrás (2004).

De confirmarse estos resultados, resultará evidente que el ahorro fiscal observado en el período post devaluatorio habría sido una situación coyuntural. Es decir, estructuralmente, las finanzas públicas provinciales tienden al déficit.

Esta reducción del superávit es sistemática en la mayoría de las jurisdicciones. No obstante, la provincia de Buenos Aires observaría las mayores tasas de desahorro fiscal. Por primera vez desde 2003 registraría un déficit primario cercano a $202 millones y un déficit financiero (luego del pago de intereses de la deuda) de $1.002 millones.

Dada la significancia de la misma en el consolidado provincial (más de un cuarto de los ingresos y gastos totales), estos resultados no solo reducen los niveles de ahorro del balance fiscal del consolidado provincial, sino que además profundizan el deterioro que evidencia el sector público provincial en su conjunto.

En efecto, excluyendo a la provincia de Buenos Aires, el superávit primario consolidado del resto de las provincias alcanzaría los $2.087 millones al cierre de 2006, mientras que el resultado financiero sería superavitario en $635 millones.

Todo lo anterior nos permite afirmar que el deterioro de las cuentas fiscales bonaerenses se está produciendo a una velocidad superior a la del resto de las provincias, acentuando la aceleración de la tasa de desahorro fiscal que evidencia el Sector Público Provincial Consolidado.

Este deterioro se debe en gran medida, a la dinámica divergente en la devolución de los gastos y de recursos: las erogaciones crecen a una tasa mayor que los ingresos.

1. Resultado Fiscal al Primer Semestre de 2006: Profundización del desahorro fiscal

Al primer Semestre del 2006, Buenos Aires presenta un déficit primario de $118 millones y el déficit financiero de $469 millones, representando una caída interanual del 113% y del 173%, respectivamente, en relación al mismo semestre del año anterior.

Durante este período, los recursos habrían crecido a una tasa interanual del 18% respecto al primer semestre de 2005, mientras los gastos lo habrían hecho un 33%, confirmando la tendencia iniciada el año pasado (cuando los ingresos experimentaron un crecimiento del 21% y los gastos del 27% respecto al Primer semestre de 2004).

No sólo se observa un incremento en el gasto nominal, sino también un crecimiento más acelerado en los gastos que en los recursos en relación al mismo período del año pasado.

1.1. Evolución de los Recursos: La tasa de crecimiento de los recursos converge a su tasa natural

Al Primer Semestre de 2006, los ingresos totales ascendieron a $10.575 millones, monto que representa un aumento interanual del 18%. El incremento de los recursos estuvo impulsado principalmente por el aumento del 21.3%, respecto al primer semestre de 2005, de la recaudación de tributos provinciales, la que alcanzó a $4.886 millones. Estos recursos representan el 46,2% del total de ingresos provinciales.

El impuesto que más creció fue Sellos (+34% respecto a igual periodo del año anterior), seguido del impuesto Automotor (+27%) y el impuesto a los Ingresos Brutos (+25%). En tanto, el impuesto inmobiliario y otros no registran variaciones significativas.

Esta disparidad en la recaudación es explicada por la mayor elasticidad que observan el impuesto a los Ingresos Brutos y Sellos, respecto al crecimiento de la actividad económica provincial y el nivel general de precios (particularmente en el caso del impuesto a los Ingresos Brutos, que grava la facturación bruta de prácticamente toda la cadena productiva).

No obstante estas variaciones, el impuesto a los Ingresos Brutos, que alcanzó a $3.026 millones, continua siendo la principal fuente de ingresos tributarios, explicando cerca del 62% de la recaudación total. Le siguen en importancia el impuesto Inmobiliario (11,4%), el impuesto Automotor (8,4%) y el Impuesto a los Sellos (6,2% del total recaudado).

Por su parte, los recursos de origen nacional crecieron a un ritmo menor que los provinciales (+15,2%) y alcanzaron a $4.507 millones. Estos recursos constituyen la segunda fuente de ingresos provinciales (42,6% de los ingresos totales).

El 11% restante de los recursos totales, se compone de transferencias corrientes e ingresos de capital, los que también observaron un importante crecimiento: las transferencias corrientes giradas desde el Gobierno Nacional lo hicieron un 72,6% y los ingresos de capital en un 102,8%. Dentro de estos últimos, se advierte un fuerte crecimiento en las realizadas por el Gobierno Nacional (+163,8%), las que ascendieron a $138 millones, destinadas mayoritariamente a financiar la ejecución de obras públicas, entre las que se destaca el Plan Federal de Viviendas.

Resulta evidente que los ingresos mantienen una convergencia hacia su tasa natural de crecimiento iniciada en el ejercicio 2005. En el primer semestre de 2005, el PBI nominal creció un 16,4% mientras que los recursos un 15,5%. Del mismo modo, en el corriente período el PBI creció un 21,5% frente al 18,3% registrado por los ingresos provinciales. No obstante, la ampliación de la brecha en el diferencial de tasas registrada en el último semestre (+2,4%) podría incluso indicar una desaceleración en el crecimiento de los recursos que lo ubique por debajo de su tasa natural de crecimiento.

Por otra parte, las tasas de crecimiento de estos recursos resultan levemente inferiores a las observadas por el consolidado de provincias.

En efecto, los recursos tributarios provinciales se sitúan un 1,7% por debajo del promedio provincial (23%), y el incremento de los recursos tributarios girados por el Gobierno Nacional (RON), un 4,3% por debajo del promedio provincial (19,5%). En este último caso, Buenos Aires es la jurisdicción con el menor aumento interanual de este tipo de recursos, lo que se explica en gran medida por el techo de $650 millones que fija el Fondo del Conurbano Bonaerense3 dentro de la distribución secundaria del régimen federal de coparticipación de impuestos.

1.2. Evolución de los Gastos: El incremento del Gasto en Personal es el principal causante del déficit que afronta el Gobierno Provincial

Al primer semestre de 2006, el Gasto Total alcanzó $11.045 millones, registrando un fuerte incremento interanual (32,75%) respecto al primer semestre de 2005. El 94,25% fue destinado a cubrir gastos corrientes ($10.410 millones), mientras que el 5,75% restante correspondió a gastos de capital.

El gasto en personal, es la partida más sensible de las cuentas públicas provinciales, dado que representa poco más de la mitad del gasto total (53%). Durante el primer semestre de 2006 la misma ascendió a $5.839 millones, $1.502 millones más que en igual período de 2005 (+34,6%).

Dicho aumento fue producto del proceso de recomposición salarial, que llevó a cabo la provincia replicando la política de aumentos salariales implementada por el Gobierno Nacional. El otro factor que incidió en el aumento de la nómina salarial fue el incremento de las plantas permanentes en distintos organismos provinciales.

Si bien la participación del gasto en personal en el gasto total se mantuvo estable respecto de 2005 (52%), si se mide en relación a los recursos corrientes neto de las transferencias a Municipios, se evidencia una tendencia creciente que alcanza al 70,2%, ubicándose en niveles similares a los de 2002.

Dada la inflexibilidad a la baja del gasto salarial, su relación con los recursos corrientes netos de las transferencias a municipios (es decir, recursos de libre disponibilidad) resulta relevante, ya que de no revertirse esta tendencia, las necesidades de caja de la provincia se profundizarán aun más.

Por su parte, durante los primeros seis meses de 2006, el gasto en obra pública alcanzó los $350 millones, casi $250 millones más en relación al mismo período de 2005. Este monto representa el 3,2% del total de erogaciones y el 55% de los gastos de capital. En términos porcentuales, es la partida que registró el mayor incremento, con una variación de 240%.

Este incremento en las erogaciones destinadas a obras públicas produjo un aumento en la participación del gasto de capital sobre el gasto primario provincial, lo cual representa una mejora en la calidad del gasto4. Este indicador pasó de 3,8% en 2005 a 5,9% en 2006, revirtiendo la caída observada en 2005. No obstante esta mejora, hay que
considerar que una asignación del gasto menor al 10% a la generación de infraestructura revela una baja calidad del gasto provincial.

Por otra parte, los intereses de la deuda pública tuvieron un importante incremento en relación al primer semestre de 2005 (+57,1%), representando $351 millones (+$127 millones). Este monto de intereses resulta similar a la inversión en obra pública, indicando la pesada carga que representa el stock de deuda en las cuentas provinciales, el cual ascendía a $29.867 millones hacia fines del I Trimestre de 2006.

Asimismo, las amortizaciones totalizaron $1.068 millones, un 143% más que en el Primer semestre de 2005, y equivalentes al 10% de los ingresos percibidos durante el primer semestre de 2006.

Cabe señalar que este escenario se da aun cuando en 2005 la provincia reestructuró una porción importante de sus títulos públicos (unos u$s  2.900 millones, en su mayor parte emitidos bajo legislación extranjera que estaban en default desde el 29 de enero de 2002) mediante su canje por títulos de mas largo plazo y con una importante quita nominal del capital.

Si se compara la evolución observada en las principales partidas de gasto respecto de lo ocurrido en el resto de las provincias, se advierte que Buenos Aires mantuvo tasas de crecimiento superiores al promedio provincial en cada una de ellas.

• El 64,2% del incremento interanual en el gasto total estuvo impulsado por dos partidas: gasto en personal (+55%) y obra pública (+9%). Ambas partidas
constituyen las principales responsabilidades que tiene la provincia en la provisión de servicios públicos.

• En cuanto al gasto en personal, el crecimiento estuvo un 2,9% por encima del promedio consolidado. Esta evolución en torno a la media provincial indica que el proceso de recomposición salarial fue uniforme a lo largo del país, siguiendo los lineamientos fijados por el Gobierno Nacional.

• La ejecución de obras públicas en Buenos Aires tuvo un incremento 198,6% superior al promedio provincial. Esto indica una importante evolución en cuanto a la calidad de ejecución del gasto, a partir de la elevada rentabilidad social que origina la inversión en infraestructura social básica.

• Los intereses de la deuda, por su parte, explicaron el 4,7% del incremento de
las erogaciones totales.

• En tanto, el 31% restante es explicado principalmente por las transferencias a municipios en concepto de coparticipación, a organismos públicos descentralizados o autárquicos, y al sector privado.

• Por su parte, el gasto en servicios no personales creció un 64% más que el promedio provincial total, mientras que el pago de intereses de la deuda fue un
9,4% mayor.

• En síntesis, esta fuerte evolución en la mayoría de las partidas provocó que los gastos totales presentaran un crecimiento 6,2% superior a la media provincial.

2. Proyecciones para el Cierre de Ejercicio 2006: Profundización del Déficit Fiscal

Al cierre del ejercicio 2006 se prevé que la Provincia de Buenos Aires presentará un déficit financiero de $1.002 millones después de pagar los intereses de la deuda (4,2% del gasto total), mientras que el déficit primario rondará los $202 millones (0,9% del gasto primario). Ambos niveles de déficit resultan los más elevados desde la salida del régimen de convertibilidad.

En forma adicional, la provincia deberá afrontar $2.648 millones en concepto de amortizaciones de la deuda pública, lo que eleva las necesidades de financiamiento a $3.650 millones.

Parte de ellas están siendo cubiertas con un préstamo por $2.000 millones del Gobierno Nacional bajo el Programa de Asistencia Financiera (PAF) y por otras fuentes financieras ($726 millones).

No obstante, quedarían sin cubrir unos $924 millones aproximadamente, para lo cual la Provincia está analizando la emisión de un bono bajo legislación extranjera por u$s 300 millones.

Se estima que los recursos totales alcancen a $23.100 millones, 22,3% por encima de lo ingresado en 2005, situándose lejos de la proyección para este ejercicio (calculada en 27%). Los recursos tributarios aportarían $18.921 millones (+21,5%), con $10.314 millones de origen provincial (+23,2%) y $8.607 millones de origen nacional (+19,5%).

Por su parte, las transferencias corrientes aportarían $1.573 millones (+34,4% respecto al cierre 2005) y los recursos no tributarios a $1.241 millones (+5%).

Dentro de los ingresos de capital, las transferencias de capital desde el Gobierno Nacional aumentarán un 271,6% ($897 millones).

Con relación al gasto, se proyectan erogaciones por $24.102 millones, un 24,6% superiores al 2005. Del total de gastos, $22.241 millones corresponderían a gastos corrientes (+23,7%) y $1.861 millones a erogaciones de capital (+38,1%).

El gasto de personal alcanzaría a $11.984 millones (+24,7%), producto de las medidas salariales implementadas. Esta cifra se vería incrementada en caso de otorgarse la mencionada suba salarial del 5%.

Por su parte, se registraría un aumento del 64,1% en los intereses de la deuda, totalizando unos $800 millones.

En cuanto a los gastos de capital, se observaría un incremento del 56,5% en la inversión real directa ($1.090 millones), producto de la ejecución de un número importante de obras públicas en la provincia.

Con estas perspectivas, Buenos Aires incumpliría con las pautas fiscales establecidas en el Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal.

• En primer lugar, dado que presentaría un déficit financiero de $1.002 millones aproximadamente, incumpliría con la regla de ejecución de presupuestos equilibrados (artículo 19 de la mencionada ley).

• Por otra parte, el crecimiento proyectado del gasto público primario neto de gastos de capital destinados a infraestructura básica se situaría 1,9% por encima de la evolución esperada del PBI nominal, incumpliendo con el artículo 10 de la ley, por el cual la tasa de incremento del gasto no puede superar la tasa de aumento nominal del producto bruto interno.

• También se incumpliría con el límite al endeudamiento: dado que los recursos corrientes netos de las transferencias a municipios por coparticipación alcanzarán a $17.872 millones y los servicios de la deuda a $3.448 millones ($2.648 millones de amortizaciones y $800 millones de intereses), la relación, servicios / recursos corrientes netos de la coparticipación a municipios, se ubicaría en el 19,3%, 4,3 puntos porcentuales por encima de lo establecido en el artículo 21 de la ley (15%).

3. Perspectivas para el 2007: Fuerte incremento de las necesidades de financiamiento

El escenario para el próximo año no luce alentador. Es de prever que, en un año electoral, se incrementen las presiones salariales, impulsando aumentos del gasto en personal, el cual presentará como mínimo un incremento del 5% por el efecto anualizado de las subas otorgadas el presente año. Lo mismo ocurriría con el gasto en obras públicas y en educación, a fin de cumplir con las pautas de la Ley de Financiamiento Educativo. Por su parte, el posible incremento en los precios de los combustibles y energía, harían prever una aceleración en el gasto destinado a servicios no personales.

Por el lado de los recursos, se espera que sigan convergiendo a su tasa natural de crecimiento, es decir, entre 15 y 20%.

De confirmarse esta tendencia, la provincia podría alcanzar en 2007 un déficit fiscal de $1.700 millones aproximadamente, 43% mayor al proyectado para el 2006.

Este desequilibrio, se vería agravado por un fuerte incremento en las amortizaciones de deuda, ya que el próximo año se esperan vencimientos por $3.800 millones, un 46% más que en el actual ejercicio. Esto llevaría las necesidades de financiamiento a $5.500 millones.

En síntesis, la provincia de Buenos Aires se encuentra en un sendero de deterioro de sus finanzas públicas. Frente a un crecimiento moderado de recursos, se evidencia un mayor aumento del gasto primario, principalmente de la partida personal, obra pública y servicios no personales, junto a crecientes servicios de la deuda pública.

Si bien esta situación no difiere en términos generales de la esperada para el resto de las jurisdicciones subnacionales, el ritmo del deterioro fiscal resulta superior, en tanto observa menores tasas de crecimiento de sus recursos y mayores tasas de incremento del gasto, en comparación con el resto de las jurisdicciones.

Esta tendencia pone en duda la sustentabilidad de las finanzas provinciales para los próximos años. De no revertirse, la sucesiva acumulación de déficit en un escenario de crecientes amortizaciones de la deuda implicará mayores necesidades de financiamiento, las que redundarán en niveles superiores de endeudamiento.

Nótese que los niveles de déficit proyectados y las necesidades financieras convergerían a los observados en la última crisis económica y financiera por la que atravesara el país, y que derivó en el default de la deuda pública provincial.

Armando Maronese

Fuente: Economía y Regiones

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com