Calendario

<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

¿Qué haríamos sin los problemas?

Por Armando Maronese - 2 de Octubre, 2006, 23:07, Categoría: Opinión

Muchas veces nos desesperamos por la cantidad de problemas que tenemos que afrontar diariamente: en el trabajo, en la casa, en cualquier otro lado. Parecería que fuéramos de problema en problema; no terminamos de salir de uno cuando ya aparece otro. Es en esos momentos cuando solemos decir: "¡Que feliz sería si no tuviera tantos problemas!."

Si alguna vez han dicho o pensado esto, han tomado el enfoque equivocado. "¿Cómo es esto? - dirán - Seguramente que si no tuviera problemas, sería feliz." Yo contestaría que los únicos que no tienen problemas, son los que están en el cementerio, los que están muertos. Los que, por suerte, estamos todavía vivos, no podemos dejar de tener problemas.

La vida consiste en tener problemas, y cuando se terminan los problemas, se termina también la vida. Si la vida no aportara problemas, tendríamos que inventarlos para probarnos a nosotros mismos que estamos vivo. El hecho de ser feliz no está relacionado con la existencia o no de problemas, sino con la manera en que los enfrentas.

Pensemos un poco en que es una situación problemática. Se dice que tenemos un problema cuando algo no se produce de la manera que nos gustaría. No ganamos lo que nos gustaría, los hijos no se portan como nos gustaría, o simplemente el tránsito no avanza tan rápidamente cómo nos gustaría. ¿Sería posible que todo ocurriera de la manera más fácil para nosotros? Obviamente que no, aunque más no fuera por la razón de que muchas veces lo que es el beneficio de uno es el perjuicio del otro.

Entonces vemos que los problemas son una parte necesaria de la vida. Si queremos vivir, tenemos que enfrentar problemas. Pero no debemos verlo como un mal irremediable, sino como una oportunidad para superarnos. Cada problema es una oportunidad para ejercer nuestro razonamiento, que es la manera de crecer.

Ejercer el razonamiento con un problema, no significa necesariamente tener que resolverlo. Tal vez lo que debamos hacer es ignorarlo. Con cada problema que se nos presenta, tenemos las dos opciones: resolverlo o ignorarlo. Existen distintos tipos de problemas y, a menudo, se presentan varios simultáneamente. Sería una cuestión sin sentido, tratar de resolver todos sin que falte uno.

Cuando tenemos que enfrentar varios problemas al mismo tiempo, lo primero que tenemos que hacer es jerarquizar los mismos. Habrá algunos más importantes y otros que lo son menos. Nuestros recursos no son ilimitados, y es probable que al tratar de solucionar los menos importantes, comprometamos la solución de los más urgentes. Entonces sería una decisión sabia, ignorar aquellos problemas que en el momento no nos son tan importantes.

Una vez establecida una jerarquía de problemas y determinado cuáles vamos a tratar de resolver y cuáles vamos a dejar para más adelante o para nunca, no nos queda otra alternativa que comenzar a tratar de resolverlos. Es en este momento, cuando realmente está en juego la posibilidad de ser feliz y no antes, cuando analizaba si tenía o no problemas. Siempre tendremos problemas; la diferencia entre ser feliz o no, radica en la actitud con que los afrontamos.

Hay solamente tres actitudes con las que podemos encarar la resolución de los problemas: "Soy incapaz de solucionar nada", "Nada es demasiado difícil para mí" y "Algunas cosas podré resolver y otras no". La última opción es la única que nos puede ayudar a tener más felicidad en la vida.

Si desde el comienzo suponemos, que somos incapaces de resolver cualquier problema que se nos presente, estaremos constantemente dependiendo de alguna otra persona para poder vivir. Llevar una vida dependiente no es la manera de vivir feliz. Para poder serlo, debemos tratar de ser tan autónomos como nos sea posible, dentro de los limites que implica seguir siendo un ser humano. Vivir encadenado a los otros para que nos solucionen los problemas, es condenarnos a la infelicidad.

Si partimos de la base, de que no hay nada que esté más allá de nuestras posibilidades, también vamos camino a la infelicidad, sencillamente porque esa afirmación no es cierta. No existe ningún ser humano todopoderoso, todos tenemos nuestras limitaciones. Si pensamos que todo lo podemos, estamos equivocados y, en algún momento, la realidad se encargará de demostrarlo. Cuando ello ocurra, el golpe puede ser muy fuerte y ciertamente no seríamos una persona feliz.

Si tenemos una apreciación realista de nuestras posibilidades y reconocemos que algunas cosas podremos resolver y otras no, estamos mucho mejor preparados para ser feliz. Es importante darse cuenta, que hay hechos que escapan a nuestra decisión y que, por más buena intención que pongamos, no lograremos cambiarlos. Esto no significa que dejemos de hacer todo lo que podamos, si no para solucionar, al menos para tratar de mejorar en lo que se pueda la situación.

Supongamos que una persona que nos es muy querida, está afectada de una enfermedad terminal. Este es un hecho sobre el cual no tenemos influencia, pero si bien no podemos impedir que esa persona muera, podemos tratar de hacer lo que esté a nuestro alcance para que pase de la mejor manera posible sus últimos días.

Como en el caso anterior, en otros menos dramáticos, también hay que ponderar hasta donde llegan nuestras posibilidades y tratar de llegar hasta el límite de las mismas, pero no pretender ir más allá. Si eternamente estamos tratando de hacer lo que no podemos, eternamente seremos infelices.

Para que los problemas no nos impidan tener toda la felicidad que podamos tener en nuestras vidas, debemos tener fe en nuestra capacidad para resolverlos, pero tampoco creernos omnipotentes. Debemos alegrarnos por los que hemos podido resolver y no amargarnos por aquellos que quedaron sin solución, descansando siempre en la tranquilidad que nos da el saber que hemos hecho todo lo que hemos podido.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com