Calendario

<<   Septiembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Los eternos intendentes de la Provincia de Buenos Aires

Por Armando Maronese - 30 de Septiembre, 2006, 23:25, Categoría: Política - Políticos

La reelección indefinida es el origen de muchos males argentinos. No debería permitirse la reelección de ningún cargo electivo: desde el Presidente a los sindicatos. Aquí el caso bonaerense:

Luego de que el juez Eugenio Zaffaroni le diera un virtual espaldarazo cortesano a Felipe Solá -a quien casi habilitó para su reelección-, la discusión sobre las tentaciones de eternizarse que atacan a todo dirigente político que llega a un cargo ejecutivo vuelve una vez más. Cíclica, de vez en cuando se planta sobre la mesa, e integra a un grupo selecto de intendentes que suma veinte años o más de gestión.

Mientras tanto, sigue muy quieto el proyecto de reforma de la Ley Orgánica de las Municipalidades (LOM) que intenta limitar las reelecciones indefinidas de los jefes comunales. Es que son los jefes territoriales, los que tienen los votos, y con los que no hay que malquistarse.

Parece virósico: es suficiente que un dirigente llegue a un cargo ejecutivo de peso, para que intente conservar ese lugar indefinidamente. Olvidándose, incluso en algún caso, de que supo oponerse al poder eternizado.

Felipe Solá es un ejemplo: supo desde el principio que la Constitución lo relegaba al descanso en el 2007. Pero buscó desesperadamente un resquicio para que los dos años que gobernó tras la fuga de Carlos Ruckauf no se le computaran. Algo así como demostrar que no gobernó en ese período. O bien que, en su momento, lo eligieron a Ruckauf y no a él a pesar de integrar la dupla como vicegobernador.

Los intendentes bonaerenses no tienen ese problema: pueden ser reelegidos indefinidamente y hay casos francamente increíbles.

Quindimil: el hombre récord - La nómina de intendentes eternos es encabezada con lujos por Manuel (Manolo) Quindimil. Tiene 83 años y ha gobernado a Lanús durante siete períodos (28 años). Se estrenó en 1973 y luego volvió con la democracia para no irse.

En segundo lugar aparece Ricardo Ubieto, con seis períodos (24 años) en Tigre. Llegó con la democracia y no se fue más.

Terceros aparecen Helios Eseverri y su compañero de ruta, Enrique "Japonés" García (Vicente López) con cinco intendencias. Eseverri comenzó en 1983 y sólo tuvo un recreo: los cuatro años de Juan Manuel García Blanco, entre el 87 y el 91. Pero mientras Quindimil, Ubieto y García no definieron aún qué hacer en 2007, en la Provincia se da por hecho que Eseverri no irá por el sexto período.

La revista provincial La Tecla dice que, "su retiro sería un hecho" y todo apunta al senador José como sucesor. Sin embargo, el Intendente olavarriense respondió la misma eterna frase que cada cuatro años emite a meses de una renovación : "no es tiempo de hablar de candidaturas".

Julio Alak (La Plata), Blas Altieri (Pinamar), Hugo Curto (Tres de Febrero), Juan de Jesús (Municipio de la Costa), Juan Delfino (Suipacha), Carlos Gorosito (Saladillo), Aldo Mensi (Pringles), Aníbal Loubet (General Guido), Raúl Othacehé (Merlo) y Miguel Prince (Luján), tienen sobre sus espaldas 4 períodos. Es decir, mucho por recorrer todavía.

En la región cercana, el azuleño Omar Duclós, que lleva dos períodos de gobierno, aún no definió si va a una segunda reelección. "No son tiempos para hablar de elecciones, sino de gestionar", dijo el radical.

El tandilense Miguel Lunghi está en la misma postura. Dolido por la escabrosa interna que divide a su partido, dice que el radicalismo le pide que vuelva a postularse.

En la Séptima Sección Juan Carlos Simón (Bolívar) va por el cuarto período. Es un radical Kirchnerista que va a tener que medirse con un radical ortodoxo y margarito: Juan Carlos Morán.

Aldo Sivero (General Alvear, PJ) no definió aún si quiere intentar el cuarto capítulo pero es muy posible que lo haga. Hugo Oreja (PJ), de Roque Pérez, va por el tercer mandato. Carlos Gorosito, el saladillense que preside el comité Provincia de la vapuleada UCR, seguramente va camino al quinto, con lo que empardaría a su tan criticado Helios Eseverri. En Saladillo saben que si se postula, gana muy bien.

Gustavo Cocconi (PJ) termina en Tapalqué un período incompleto: asumió tras el fallecimiento de su antecesor. Nadie sabe si le atrae la reincidencia. En 25 de Mayo Mariano Grau (UCR) duda aún de ir por un tercer mandato.

Limitaciones - En el 2004 apareció el proyecto de Mariano West, un ex intendente reelecto, ex funcionario provincial y ahora legislador, que buscaba limitar la renovación del cargo de intendente a un solo período consecutivo.

Actualmente, los intendentes pueden presentarse indefinidamente como candidatos a ese mismo cargo, lo que constituye una de las facetas más controvertidas del sistema político. Para algunos, la existencia de intendentes "vitalicios" es un factor negativo que debería prohibirse. Para otros, se trata de candidatos que no van "escondidos" en una lista sábana -como pasa con los legisladores- y que en cada elección ponen su gestión a juicio de los vecinos, de modo que su reelección implica la conformidad de la gente con lo ya actuado y la posibilidad de darles continuidad a las políticas municipales. El mismo West dijo que "con las reelecciones indefinidas se achanchan los funcionarios y se agotan las ideas, y eso termina perjudicando a los ciudadanos".

Durante 2006 volvió la discusión. El borrador del proyecto para limitar la reelección de los intendentes, impidiéndoles presentarse más de dos períodos consecutivos, fue entregado a fines del año pasado por el gobierno de Solá a los municipios y a entidades intermedias para que sea analizado en reuniones regionales y partidarias.

La idea, según plantearon en el Ejecutivo cuando distribuyeron el borrador, era recopilar "sugerencias" y opiniones para ser incorporadas a la iniciativa que modifica la Ley Orgánica de las Municipalidades. Pero los intendentes dudan que sus planteos sean atendidos por el gobierno provincial cuando el proyecto sea enviado a la Legislatura.

Los intendentes se han quejado -hasta ahora en voz baja-, no sólo por los límites a la reelección, a la que califican de "por lo menos arbitraria", ya que no dispone lo mismo para los concejales, sino también porque no contempla una descentralización municipal "en serio".

Uno de los artículos del borrador dice que "el intendente podrá ser reelecto por un solo período consecutivo. En caso de reelección, podrá presentarse nuevamente como candidato, con el intervalo de un período". Y aclara que el mandato, al tiempo de sancionarse la ley, deberá ser considerado como primer período.

Los límites a la reelección generan el rechazo mayoritario de los intendentes y abren además diferencias entre los legisladores, ya que hay quienes se oponen a esa medida porque consideran que, a diferencia de ellos mismos, los jefes comunales "se exponen" en cada elección, esto es, que no van incluidos en grillas de candidatos atados a una lista sábana.

Esos legisladores afirman que "su gestión es la más conocida por la gente y la plebiscitan en cada elección". Resumen: "si es un buen intendente no hay motivo para negarle un nuevo período", pero eso es lo difícil, que sea bueno, ya que en la mayoría de los casos existe el apriete o la compra con un simple choripán.

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com