Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Se complicó el escenario de Solá

Por Armando Maronese - 27 de Agosto, 2006, 14:56, Categoría: Política - Políticos

Apareció Alicia Kirchner en defensa de Pampuro. Incompetente pero servil, el senador nacional José Pampuro espera que Néstor Kirchner lo haga candidato a gobernador bonaerense para que lo vote el público cautivo de la prebenda. Esto supone una complicación para Felipe Solá, el gobernador que se queda sin su mano derecha, Florencio Randazzo. Dicen...

Eugenio Paillet en La Nueva Provincia. "(...) Felipe Solá no tiene dudas de lo único certero, en la cruzada que ha emprendido: quiere ser otra vez gobernador. El mar de imprecisiones lo ataca a la hora de encarar cómo hacerlo. Pero también de las idas y venidas que encuentra entre su propia tropa. Y lo peor: Kirchner, que le respira en la nuca, recordándole casi a diario que a él también le urgen los tiempos y que la definición judicial del caso no debe pasar la llegada del próximo verano. Se entiende: el presidente detesta en privado que la re-elección de Solá termine meneándose en los diarios y en la boca burlona de la oposición, que quiere ver en esta movida algo parecido a lo que ocurrió con Carlos Menem en los 90.

Se ha metido entre dos fuegos: si avanza ahora mismo ante la Suprema Corte provincial para obtener un pronunciamiento, y el fallo le resulta adverso, se quedará sin nada en las manos y con una gestión de un año y medio por delante. Lo más parecido al "pato rengo" de la política norteamericana. Y si demora la jugada en busca de "comprarse" la gobernabilidad que del otro modo se le escurriría de las manos, Kirchner podría decidir que ha llegado el momento de bendecir a otro de los postulantes que hoy se mueven a la espera de definiciones. Aníbal Fernández, Florencio Randazzo, José Pampuro y el jefe de los diputados nacionales, Alberto Balestrini, figuran entre los principales anotados.

Solá sabe que el ministro del Interior y Randazzo caminan la provincia los fines de semana. Más aún, tiene un equipo de trabajo que se dedica exclusivamente al seguimiento vía Internet, o a través de los medios del interior bonaerense, de los pasos de ambos. Cabe una salvedad con Randazzo: le ha ido de frente al gobernador con los datos de su interés en postularse. Del mismo modo que le ha garantizado que abandonará en el acto ese peregrinar si la justicia habilita a Felipe a presentarse en 2007.

De Pampuro y Balestrini, dicen los operadores políticos del felipismo, que "no salen de sus casas y sólo esperan que un dedo les caiga encima", en obvia alusión a una eventual bendición presidencial.

Felipe Solá se dedicará en los tiempos que vienen a juntar apoyos, ya que lo visto hasta ahora son más rechazos que adhesiones. Y no más allá de noviembre resolverá si sigue una de las dos vías que le recomiendan sus estrategas. Por un lado, ir directamente a la Corte, con el riesgo de un rechazo que lo deje a la deriva. Pero que responde, vale reiterar, al apuro de Kirchner casi antes que a su propia ansiedad.

La siguiente estrategia, que le recomienda la mayoría, es presentar directamente su candidatura ante la justicia electoral de la provincia, que conduce el juez Manuel Blanco. Lo explican cerca de Felipe Solá: si la justicia electoral se pronuncia a favor de la reelección, se descuenta que el fallo será apelado por el radicalismo, el ARI y hasta los peronistas del bloque no alineado. El asunto debería pasar primero por la cámara y después llegaría al más alto tribunal. "Si el juez nos falla en contra, los que apelaremos seremos nosotros, con lo cual el tema va a seguir el mismo camino", dicen los voceros de Solá.

Conclusión: por una u otra vía, el caso va a terminar en la Corte, que hará la interpretación final e inapelable del artículo 123 de la Constitución que hoy impide a Solá presentarse a pelear un nuevo mandato. El objetivo, como salta a la vista, es ganar tiempo y no perder gobernabilidad. En esas dudas existenciales anda por estos días el gobernador".

Marisa Álvarez en El Día: "Al hombre le gusta el fútbol. Por eso, prefiere explicar en esos términos el pico de tensión y turbulencias que se registra por estas horas en el equipo para el que él juega -el gabinete del gobernador Felipe Solá-, y que tiene al ministro de Gobierno, Florencio Randazzo, en el ojo de la tormenta. "Es el armador del equipo, el que recibe las pelotas desde el fondo y la pasa al que puede hacer el gol. Y si Riquelme no está inspirado, empieza a errar los pases, manda alguna pelota a la tribuna y a alguna otra la termina poniendo en los pies del contrario, tenemos problemas", dice el hombre, de fuerte ascendencia política en el gobierno bonaerense.

(...) Porque fue el motor y ejecutor de la pelea y el divorcio de Solá con el duhaldismo -la movida de la que nació el felipismo- bastante antes de que la Casa Rosada se decidiera a hacer lo mismo, y también por personalidad -arrolladora, en la opinión de más de uno-, Randazzo se convirtió en el hombre clave del gabinete y del armado político del felipismo proyectándose, sin competencia de peso a la vista, en el "candidato natural" a gobernador de ese espacio. Eran tiempos en los que en ese ámbito se daba por hecho que Solá no podía postularse nuevamente a ese cargo. Y más temprano que tarde, surgió una corriente dentro del felipismo, el randazzismo.

Así, inevitablemente, el esquema de poder que giraba en torno de Randazzo, comenzó a resquebrajarse en el mismo momento en que, hace dos meses, Solá decidió apostar a su reelección, pronunciamiento orgánico sobre su habilitación constitucional o no, mediante. A partir del brusco cambio de estrategia, fue justamente el papel hiper-relevante que el superministro había alcanzado, el que signó el desgaste de su posicionamiento y de su relación con el Gobernador.

Arrancó así un proceso de acumulación de tensiones que alcanzaron en los últimos días especial magnitud, con repercusión en el seno del gabinete provincial, donde la posición singular de Randazzo contrasta -y choca, claro- con el persistente crecimiento del papel político e institucional del vicejefe de Gabinete de la Gobernación, Emilio Pérsico. Y con rebotes también en la tropa legislativa del felipismo, donde se vienen produciendo realineamientos.

(...) En ese ambiente de tono más bajo, con todo, sobresalió la voz de un hombre de confianza de la Casa Rosada. El senador nacional José Pampuro arrancó la semana instalando, a través de voceros confiables, su condición de "posible candidato, con el aval de Presidente", a gobernador bonaerense. Y la cerró con declaraciones públicas en las que estimó que la Constitución provincial "es bastante clara" en el sentido de que "no permite la reelección" de Solá.

La salida de Pampuro se completó con la del intendente de José C. Paz, Mario Ishi -un felipista de la primera hora- que, casi en tono de reto, y en referencia a la movida de Solá, recordó que "no es tiempo de hablar de candidaturas, sino de gobernar".

En el medio de los dos, el jefe de Gabinete de Kirchner, Alberto Fernández, también consultado sobre el objetivo reeleccionista de Solá, ajustó estrictamente sus consideraciones a decir que "ese tema está en manos de la justicia, que tiene que decir si está o no habilitado" y que la Casa Rosada "no va a opinar de eso".

Las variadas especulaciones sobre los presuntos votos a favor y en contra con que contaría el proyecto de reelección del Gobernador en la Suprema Corte, según presuntas cuentas "oficiales" detalladas en trascendidos que a veces terminan siendo públicos, en tanto, generaron en los últimos días un pesado malhumor en el seno del máximo tribunal provincial".

Martín Piqué en Página/12: "(...) En el Ministerio de Desarrollo Social están preparando una progresiva incursión sobre la provincia de Buenos Aires. El almirante es Alicia Kirchner, de regreso a una cartera que nunca había dejado del todo. Y sus lugartenientes son tres secretarios y un subsecretario de su cartera: Fernando Gray (Comunicación Social), Daniel Arroyo (Políticas Sociales) y Carlos Castagneto (Coordinación), y el subsecretario Jorge Ceballos (Organización Popular). Con perfiles e historias muy distintas, los cuatro competirán por ser intendentes en varios municipios de la provincia. Junto con otros exponentes del oficialismo como el diputado Edgardo Depetri o el concejal Luis Vivona, pretenden ser la vanguardia del desembarco K en las intendencias de la provincia de Buenos Aires.

La incursión sobre los municipios venía preparándose desde hace unos meses. Los interesados aseguran que no se trata de un proyecto global que responde a las órdenes de la ministra o su hermano Presidente. Sin embargo, que los tres secretarios de Alicia Kirchner y uno de sus subsecretarios quieran ser candidatos a intendente por lo menos revela que en el edificio de Belgrano y 9 de Julio hay un notorio efecto contagio. (...)

Los municipios en la mira son Esteban Echeverría (cuya localidad de cabecera es Monte Grande), Vicente López, La Plata y La Matanza, a los que hay que sumar Lanús y Malvinas Argentinas. Las posibilidades de lograr la intendencia no son parejas, aunque los lugartenientes de Alicia Kirchner piensan dar la pelea igual. Esos municipios son distritos que se encuentran en medio de una recomposición política, debido a que el hombre fuerte del lugar no apoyó a Cristina Kirchner en 2005 y perdió por mucho (como Lanús y Malvinas Argentinas), o porque el kirchnerismo cuenta con varios candidatos potenciales pero ninguno indiscutido (el caso de La Plata, La Matanza y Esteban Echeverría). Vicente López parece ser la excepción.

Entre los funcionarios de Desarrollo Social con aspiraciones, Gray es el que se largó primero: quiere ser intendente de Esteban Echeverría. Secretario de Comunicación Social del ministerio, ex vocero de Chiche Duhalde cuando la hoy senadora estuvo a cargo de la política social de su marido, Gray logró permanecer en su cargo tras la llegada de Alicia Kirchner. Hoy integra su grupo de confianza. Junto con Castagneto y el subsecretario Sergio Berni (Abordaje Territorial), forma parte de Militancia Social, una corriente K fundada por la hermana del Presidente.

(...) De profesión contador, Castagneto es secretario de Coordinación del ministerio, un área clave que se encarga de las compras y provisiones. Vecino de La Plata, Castagneto fue arquero de Gimnasia y Esgrima, club del cual es hincha, aunque sólo llegó a jugar tres fechas en primera en 1985. Su carrera lo llevó por Temperley, Defensores de Belgrano, San Lorenzo y Quilmes; luego siguió en Chile, Colombia y Paraguay. Tras dejar el fútbol, estudió la carrera de director técnico y se enfrascó en la política interna del Lobo de La Plata: se convirtió en el principal dirigente de la agrupación opositora Por Siempre Gimnasia.

(...) Desde su cargo de secretario de Políticas Sociales, Arroyo tiene a su cargo todos los planes que se implementan desde el edificio de Belgrano y 9 de Julio. Hace tres años no integraba el círculo de confianza de Alicia Kirchner. Su designación en un puesto tan clave –algunos lo llaman viceministro–, se la debe sobre todo a sus antecedentes profesionales. Consultor del Banco Mundial y el BID, docente de varias universidades, de excelente relación con muchas ONG que se dedican al área social, para muchos Arroyo era el candidato cantado a suceder a la hermana del Presidente cuando ella renunció para ser candidata. La llegada de Juan Carlos Nadalich demostró lo contrario. (...)".

Armando Maronese

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com