Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Revelador testimonio por las coimas en el Senado

Por Gabriel Sued - 26 de Agosto, 2006, 1:24, Categoría: Corrupción - Violencia

Cuando nadie lo esperaba, una nueva declaración volvió a sacudir la causa por el presunto pago de sobornos en el Senado: una ex secretaria de Remo Costanzo, uno de los ex senadores peronistas procesados bajo la sospecha de haber cobrado coimas para aprobar una reformar laboral, confirmó ayer, ante la Justicia, la existencia de la maniobra.

En una declaración que llevó más de cinco horas, Sandra Montero, quien dijo que fue secretaria y amiga de Costanzo, detalló que había visto el dinero de los sobornos en el despacho del ex senador peronista, el 27 de abril de 2000. El día anterior, según lo que se dio por probado en la causa, Costanzo fue a buscar la plata a la casa de su compañero de bloque Emilio Cantarero, otro de los procesados, que fue el primero en admitir la existencia de las coimas (algo que después desmintió el bloque del PJ).

Montero contó, además, que su ex jefe estaba molesto porque le habían prometido 600.000 pesos, pero que finalmente había recibido 300.000, y agregó -según informaron fuentes de la causa-, que ese dinero se repartió entre varios senadores del PJ; entre ellos, Cantarero, Augusto Alasino, Alberto Tell y Angel Pardo. Este último es el único que no está procesado.

La mujer confirmó así el relato del ex secretario parlamentario del Senado, Mario Pontaquarto, que se presentó en la causa como arrepentido. Después de la declaración de este último, en diciembre de 2003, ésta es la primera vez que un testigo confirma el pago de las coimas.

Ante el juez Daniel Rafecas y los fiscales Federico Delgado y Manuel Garrido, la mujer relató que el dinero estaba en un portafolio con las letras RC. Detalló que eran pesos, agrupados en fajos con envoltorios plásticos. Según agregó, ese día varios senadores pasaron por el despacho a retirar su parte.

Consultado el ex senador Costanzo volvió a negar las acusaciones; dijo que Montero nunca había trabajado en su despacho y adelantó que pedirá que se organice un careo entre los dos.

Testimonio clave - La declaración de Montero se produce cuando Rafecas se apresta a dar por concluida la instrucción y a elevar la causa a juicio oral. Ese paso no se demorará por la aparición de la nueva testigo, según dijeron en el juzgado.

En total, hay nueve procesados: Costanzo, Cantarero, Tell, Alasino, Pontaquarto, el ex senador Ricardo Branda, el ex secretario de Inteligencia Fernando de Santibañes, el ex presidente provisional del Senado José Genoud y el ex ministro de Trabajo Alberto Flamarique. Rafecas también debe definir en los próximos días la situación procesal del ex presidente Fernando de la Rúa, que declaró como sospechoso de haber instigado el pago.

Montero es una ex empleada de la Cámara alta que ingresó en 1998 y que se encargaba, entre otras cosas, de la reserva de los pasajes aéreos y de la recepción de los senadores que llegaban o salían del Aeroparque Metropolitano.

Tras su testimonio ante el juez, la mujer salió del país, según confirmó su ex esposo, Luis Vargas. Su abogado, Roberto Ribas, dijo que había solicitado que la incorporaran al programa de protección de testigos. El abogado contó que la mujer lo fue a ver hace 15 días y que anteayer había pedido declarar ante Rafecas.

Montero dijo estar muy atemorizada: durante su declaración aseguró que Costanzo la había amenazado para que no acudiera a la Justicia.

¿Por qué declaró sólo ahora, a más de seis años de los hechos? La mujer explicó que no confiaba en los anteriores jueces de la causa, Carlos Liporaci y Rodolfo Canicoba Corral, que hacía rato que deseaba "liberarse" y que había retrasado su confesión por temor a atravesar por una situación similar a la que había sufrido Pontaquarto.

En los tribunales no descartaban que el desencadenante hubiera sido un motivo pasional: la mujer dijo que había tenido una relación "muy estrecha" con el ex senador. En su declaración, detalló que antes de ir a buscar el dinero a la casa de Cantarero, Costanzo había cenado con ella en la pizzería Los Inmortales, de Santa Fe y Callao.

Ese tramo de su relato, está corroborado por el análisis de las llamadas telefónicas existente en la causa, según dijo un funcionario que interviene en el expediente, que detalló que en ese informe figura una llamada del teléfono celular de Costanzo a Sandra Montero, desde la casa de Cantarero y captada por la antena correspondiente a la zona de la pizzería.

Coincidencias - No es la única parte de la versión de Montero que puede encontrar respaldo en las pruebas recolectadas en la causa. Según informó la misma fuente, entre las varias llamadas que hizo Costanzo desde la casa de Cantarero, una fue al teléfono de esta mujer.

Ante los registros que demostraban que Costanzo había estado la noche del pago de los sobornos en la casa de Cantarero, en su última declaración el ex senador por Río Negro aseguró que había visitado a su compañero de bloque para preguntarle por qué se había ido sin votar de la sesión en la que se aprobó la reforma de la ley laboral.

También parecen encajar en la reconstrucción que hizo el juez y en el relato de Pontaquarto, las quejas de Costanzo por haber cobrado 300.000 pesos y no 600.000, según lo que contó Montero. El ex secretario parlamentario aseguró que unas horas después de haber dejado 4.300.000 pesos en la casa de Cantarero, Costanzo lo llamó para quejarse. Le dijo que faltaban algunos "expedientes".

Montero contó, además, que antes de la sesión su jefe le comentó: "Hoy me voy a llevar 600.000 pesos por levantar la mano".

Por Gabriel Sued

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com