Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Dos menores son detenidos cada hora en Buenos Aires

Por Armando Maronese - 18 de Agosto, 2006, 1:36, Categoría: Corrupción - Violencia

LA PLATA.- En los últimos 17 meses fueron detenidos dos menores por hora en la provincia de Buenos Aires. El dato, revelado por altas fuentes de la policía bonaerense, incluye numerosos casos de arrestos de chicos que reinciden en el delito, ya que casi todos están libres. Ocurre que en los institutos de menores sólo hay 778 detenidos con causas penales, según informó el gobierno. En muchos casos son reincidentes; lo atribuyen a la desintegración social.

El chico de 17 años que está involucrado en el crimen de Claudio Troncoso, ocurrido en Carapachay hace aproximadamente dos meses, había estado preso un sábado anterior; tenía antecedentes y lo acusaban de un robo, pero había sido liberado.

Hay otra estadística, aportada por la Suprema Corte de Justicia bonaerense, no menos alarmante. Según cifras todavía provisionales, el año pasado los tribunales de menores provinciales abrieron tres expedientes penales por hora.

Las causas de la delincuencia juvenil, incluso infantil, hay que buscarlas en la desintegración social, dijeron fuentes del Poder Judicial como en sectores del poder político. Mientras, en el Congreso de la Nación se discute la aplicación de un régimen legal para menores y si la imputabilidad debe bajarse a 14 años o subirse a 18. Hoy, los menores son imputables desde los 16.

El ministro de Seguridad provincial, León Arslanian, ha dicho ya varias veces, desde que se inició el debate, que más que discutir la edad de imputabilidad debe establecerse un sistema penal especial para los menores. Lo mismo sostiene el defensor del Tribunal de Casación bonaerense, Mario Coriolano, y la doctora Irma Lima, ex jueza de menores y ex interventora de la Subsecretaría de Minoridad provincial.

Para ellos, los menores hoy no tienen las mismas garantías que los adultos. Coriolano dio un ejemplo elocuente: "No hay defensores de menores". Lima afirmó, no obstante, que "ningún problema social se va a resolver con modificaciones de la ley penal."

Mientras se debaten cuestiones de ese tipo, las calles se llenan de menores intoxicados, capaces de cortarle el cuello a una víctima para robarle un celular. Esto no es una figura retórica: ocurrió en el departamento judicial de Lomas de Zamora, que concentra la mayor cantidad de causas penales.

Las fuentes consultadas aportaron estas precisiones: en 2005, la policía aprehendió a 18.819 menores. Y entre el 1º de enero y el 31 de mayo de este año fueron 7820 los delincuentes juveniles apresados por los uniformados de la fuerza de seguridad provincial.

Estas cifras dicen, pues, que entre enero de 2005 y mayo último fueron detenidos 1567 menores por mes. Más de 51 por día. Más de dos por hora.

Ochenta causas por día

Los voceros judiciales informaron, por su parte, que en 2004 se iniciaron 29.312 expedientes penales en los tribunales de menores de la provincia, que están a cargo de sólo 52 jueces. Así, mientras la policía detuvo a 50 menores por día, o dos por hora, la Justicia inició 80 causas diarias; es decir: más de tres por hora.

Estos números son, para las autoridades, al menos inquietantes. Y más inquietante todavía es que la mayoría de los menores detenidos -en rigor, casi todos- luego fueron liberados, y no pocos se escaparon.

Según la Subsecretaría de Minoridad de la provincia, sólo hay 778 menores en los institutos para jóvenes en conflicto con la ley penal. El año pasado entraron en el sistema penal de minoridad 3172 chicos, menos que los dos años anteriores: en 2003 habían ingresado 4087, y en 2004, 4163.

Pero si se compara estas cantidades con las que se registraban a fines de la década del noventa quedará en claro que en el universo delictivo cada vez hay más menores. En 1997, entraron en los institutos 1420 chicos con causas penales; en 1998, 1601 menores; en 1999, 1706, y en 2000, 2149. Mucho menos que los 3172 de 2005.

Cada vez más jóvenes

Pese al mencionado fenómeno delictivo, el número de detenciones de adolescentes no ha alcanzado aún al de adultos. Por cada cuatro mayores detenidos es capturado un menor, aproximadamente; las estadísticas policiales dicen que 71.030 adultos fueron aprehendidos en 2005, y 23.966 fueron apresados en los primeros cinco meses de este año.

Pero, como se dijo, es una tendencia la reducción de la edad de iniciación en el delito. Estos cambios ya han repercutido en el sistema penal adulto. Cada vez son más jóvenes los presos en las cárceles para mayores.

Desde el Ministerio de Justicia de la provincia, a cargo de Eduardo Di Rocco, se informó que la edad promedio de los reclusos en las 32 unidades penitenciarias bonaerenses es de 24 años; en 1984 la edad promedio en los pabellones era de 31 años.

El ministro de Seguridad provincial, León Arslanian, ha dicho que el delito juvenil creció en los últimos años. Esto causó un debate nacional, que ya tiene varios años sin consenso, sobre si debe o no bajarse la edad de imputabilidad de los menores.

Hoy, los menores son imputables para la justicia penal desde los 16 años. En el Congreso, unos dicen que hay que bajar la edad de imputabilidad a los 14 años si se quieren reducir los índices de delito; otros, que debe subirse a 18, en consonancia con los tratados internacionales, y que deben priorizarse las políticas preventivas, de inclusión social, para que descienda la delincuencia.

Como se dijo: Arslanian, Mario Coriolano e Irma Lima sostienen que antes que la edad de imputabilidad hay que instrumentar un sistema penal para menores para que cuenten con las correspondientes garantías.

"Los menores tienen menos garantías que los adultos. Por ejemplo, un juez puede determinar que un menor quede preso sólo considerando que es peligroso. Esto no ocurre en la justicia para adultos. Hay que tener pruebas", dijo Lima.

El diputado provincial de ARI Horacio Piemonte consideró: "Lo que hay que hacer es poner en marcha una política integral para la niñez, que hoy no existe. Bajar la imputabilidad es un reduccionismo. Si la bajamos a los 14 años, luego la bajaremos a 12, y más tarde, a 10".

La senadora provincial Adela Segarra, del Frente para la Victoria, opinó que "hay que elevar la imputabilidad de los menores a los 18 años, como se establece en los tratados internacionales. Pero son necesarias, además, políticas activas de infancia y de integración social".

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com