Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Pobre Argentina. El 71,4 % de los diputados de la Nación no trabajan en el Congreso

Por Tomás Vidal - 4 de Agosto, 2006, 19:48, Categoría: Política - Políticos

CIUDAD DE BUENOS AIRES.- Hoy es viernes 4 de agosto y, al igual que los lunes, no se trabaja en el Poder Legislativo de la Nación. Pero tampoco se trabaja los martes y a veces ni siquiera los jueves, según una investigación que publicó la revista Edición i.

La sociedad argentina está convencida de que los políticos son malvados que aquejan a este país. Basta recordar el "que se vayan todos", convertido en apenas cinco años en un "no se fue ninguno".

Desde la política muchos se enojan, y con razón, con las generalizaciones, porque son tiranas, deformadoras y siempre injustas. Unos proclaman la existencia de la "nueva política", otros reivindican los "buenos cuadros" entre los partidos tradicionales.  Pero, antes de discutir quién trabaja bien o quién trabaja mal, quién apunta al bien común, y quién al interés personal, cabe hacer una pregunta fundamental: ¿Quién trabaja?

Cada diputado nacional, cuando ingresa a la Cámara, ya sea al edificio del Congreso o al Anexo u otra dependencia, es registrado por el personal de seguridad. Cada uno de los legisladores tiene asignado un número, del 1 al 257, y cuando entran al edificio quedan registrados en el sistema. Luego cada uno de los diputados tiene la posibilidad de ingresar por la intranet y ver la lista de "presentes".

Edición i se tomó el trabajo de imprimir esa lista cada vez que la consultaba un integrante del equipo del presidente de la cámara, Alberto Balestrini. Así, en un lapso de aproximadamente dos meses -para ser exactos, 45 días hábiles porque así llegó al escritorio de Balestrini-, entre el lunes 17 de abril y el viernes 16 de junio, acumuló 24 registros.

Cualquier conclusión extraída de estas planillas será rigurosamente inexacta. Los datos no fueron tomados siguiendo patrón alguno, por lo que no tendrán valor estadístico.

La mayoría de las listas fueron tomadas en horarios de la tarde, entre las 14:00 y las 18:00, en horario "laboral" del Congreso, aunque algún registro también fue impreso por la mañana y algún otro volvió a imprimirse entrada la noche, después de las 19:00.

Hay que aclarar, que cada registro muestra quiénes estaban presentes en ese instante, bien cabe la posibilidad de que algún legislador hubiera estado en la Cámara ese día más temprano, y ya se hubiera retirado cuando Balestrini ordenó el relevamiento, o alguno ingresó más tarde.

Vale la pena observar, con detenimiento, las planillas porque la muestra es significativa con respecto al universo: 24 registros sobre 45 días hábiles, más del 50%.

En el ámbito político, es sabido que la actividad legislativa se circunscribe casi exclusivamente en tres días de la semana: martes, miércoles y jueves. ¿Qué ocurre con los lunes y los viernes? Nada, la actividad es prácticamente nula.

El argumento tradicional afirma que, con excepción de los diputados de la Ciudad de Buenos Aires, el resto debe volver a sus lugares de origen. En tiempos de aviones –y teniendo beneficios al respecto cada legislador-, bien puede cuestionarse este exceso de los legisladores.

El concepto sería válido si en la Argentina existiese el voto uninominal por circunscripción. Entonces un legislador sería un representante genuino de un universo definido de electores que lo votaron, y resultaría útil que al menos dos días de la semana los dedicara al contacto directo con sus representados.

Pero esto no ocurre en la Argentina. El sistema electoral afirma que los legisladores se eligen en "sábanas", lo que en días de descrédito del sistema electoral, bien puede socavar la representatividad de los legisladores y, a su vez, el Poder Legislativo y aún la República.

La gente no sabe qué legislador es "su representante" y viceversa: los legisladores no se sienten con la obligación de contactar a sus votantes para conocer y defender sus intereses. De todos modos, es desproporcionado que un legislador trabaje tres días sobre una semana de siete días, y encima apruebe cesión extraordinaria de atribuciones y poderes al Ejecutivo.

El faltazo

De los 24 registros, 5 corresponden a días lunes, 4 a los martes, 6 a los miércoles, 4 a los jueves y 5 a los viernes. El promedio general da un "presentismo" del 28,6%, o sea 73,4 diputados sobre un total de 257.

¿Esto quiere decir que el 71,4% de los diputados de la Nación electos por voto popular no trabajan?

Visto desde un frío punto de vista estadístico, seguramente el dato puede ser acusado de engañoso, pero si no es un fiel reflejo de la realidad, al menos es un indicio preocupante.

La serie indica que el día de mayor asistencia registrada, fue el miércoles 19 de abril a las 18:32, con 168 diputados presentes en el Congreso.

En esa jornada, el oficialismo "kirchnerista" premió con la vicepresidencia 3ra. de la Cámara de Diputados, al ex duhaldismo apodado Peronismo Federal, y Graciela Camaño fue la elegida (en nombre de la Provincia de Buenos Aires) para ese cargo, a pesar de que el bloque escindido del Peronismo Federal, Justicialismo Nacional, la reclamaba para sí.

El Justicialismo Nacional, crítico al Presidente, sostuvo que el oficialismo realizó una trampa al no considerar como miembros del bloque a Alicia Lemme y Hugo Franco, ambos de licencia.

El día de menor concurrencia registrada fue el viernes 5 de mayo, cuando a las 18:43, sólo se encontraban en el edificio 5 (cinco) legisladores.

La pregunta que surge es: ¿El trabajo de diputado nacional es tiempo compartido? Los datos parecerían confirmarlo. Si se toman las listas de presentes sólo de los lunes y los viernes, dejando de lado el resto de los días de la semana, los promedios se tornan escalofriantes.
 
Esos días, en promedio, apenas llegan a la Cámara de Diputados 24,5 legisladores, lo que significa el 9,5% del total del Cuerpo. Si se prueba con calcular sólo los viernes, los números empeoran: 16,2 diputados cumplidores, un 6,3% de los representantes del pueblo.
 
Ahora, suponiendo que se considerase correcto que los diputados nacionales asistieran a la Cámara de Diputados apenas tres días de la semana, es decir los martes, miércoles y jueves, los números también son preocupantes.

El promedio, considerando los días mencionados, arroja un absoluto de 103 diputados, es decir que durante las jornadas "laborables" de este régimen tiempo compartido, asisten a trabajar el 40,08% de los legisladores. Vale recordar que estas conclusiones son necesariamente inexactas, pero es grave la tendencia que insinúan.

Los peores

Falta un ejercicio. La función de un legislador es legislar, que según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española significa: "Dar, hacer o establecer leyes." Y la única forma que existe para que eso ocurra es mediante una votación en el recinto. La Cámara de Diputados sesiona los días miércoles, esos días los diputados ejercen plenamente su mandato popular.

¿Cuántos legisladores asisten en promedio a cumplir con su obligación?  El cociente de los 6 registros correspondientes a los días miércoles, da un presentismo del 47,2%. Quizás haya que volver a insistir con la posible inexactitud de estos datos, pero se complementan perfectamente con la información, que se hizo pública, de que en 2005, entre marzo y noviembre de 2005, en un año electoral, la Cámara baja sesionó sólo 11 veces.
 
Luego, también hay que observar con detenimiento los nombres que completan los totales en las listas. Quizás se podría pensar que los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires serían más cumplidores, ya que el edificio del Congreso se encuentra en el mismo distrito al que representan. Sería un error.

La Ciudad está representada en la Cámara Baja por 25 diputados. El promedio de asistencia de los días viernes es de 16,4, lo cual significa que ni siquiera los diputados que no tienen la excusa del "viaje" asisten regularmente al Congreso.

Si se cruza la lista de los 25 legisladores de la Ciudad con las planillas de "presentes" capturadas por el diputado curioso en los días lunes/viernes, se obtienen algunos datos interesantes. El nombre de los dos diputados más "notables", o más conocidos, que tiene la Ciudad de Buenos Aires, es decir Elisa Carrió y Mauricio Macri, no aparecen ni una vez en las planillas. ¿Será que ambos tienen horarios de trabajos muy distintos al de Balestrini, presidente de la Cámara? ¿O será que para ellos, líderes de partidos nacionales de oposición, la labor legislativa es apenas una más entre otras obligaciones?

No son los únicos porteños ausentes. Ni Esteban Bullrich, de PRO; ni el "kirchnerista" Miguel Bonasso, del bloque Convergencia; ni Jorge Coscia ni Juliana Isabel Marino, ambos del Frente para la Victoria aparecen en las listas.

Dentro de la Cámara de Diputados existen legisladores que tienen cargos de más responsabilidad que sus pares. Ellos son las autoridades de la Cámara, su presidente y sus vicepresidentes, y los presidentes de los bloques.

El presidente de la Cámara de Diputados, el bonaerense Alberto Balestini, se toma con cierta responsabilidad su cargo. Al menos su nombre aparece en 5 de las 10 planillas correspondientes a los días lunes y viernes. O al menos se consideró un período en que él asistió más.

Distinta es la situación del cuestionado presidente del bloque del Frente para la Victoria, el santafesino Agustín Rossi. Parecería ser que, aunque muchos de sus colegas no están convencidos de su liderazgo, él tampoco se preocupa: el sistema de intranet de la Cámara solo lo encontró los lunes 17 de abril, 24 de abril y 8 de mayo, y ningún viernes.

El resto de los presidentes de bloque tampoco considerarían que su responsabilidad conlleva más trabajo o al menos, más presencia en el Congreso. En las planillas no se pudo encontrar, ni un lunes ni un viernes, el nombre del presidente del bloque de la UCR, el rionegrino Fernando Chironi. Tampoco hay registro alguno de la presencia del jefe de la bancada del Partido Socialista, el rosarino Hermes Binner. Igual es el caso de Jorge Sarghini, titular del Justicialismo Nacional; y de Graciela Camaño, quien conduce al Peronismo Federal y es vicepresidente 3ra.

Más propenso a trabajar los cinco días hábiles de la semana, es el bonaerense Eduardo Macaluse, presidente del bloque ARI, quien aparece en seis oportunidades en las listas de "presentes" de los días lunes y viernes. En una posición intermedia se encuentra Federico Pinedo, líder de los diputados del PRO, que acusa 3 presencias en los días "malditos".

Mucho se habla del pobre rol que cumple el Congreso en la vida democrática e institucional de la Argentina, quizás aquí pueda encontrarse una de las razones.

Por Tomás Vidal

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com