Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Periodismo libre y democracia

Por Armando Maronese - 4 de Agosto, 2006, 23:01, Categoría: Opinión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en un reciente informe sobre el estado actual de la libertad de expresión en los distintos países de América, ha denunciado las agresiones y amenazas contra periodistas que se registraron últimamente en la Argentina. El organismo ha señalado que esas manifestaciones hostiles contra el periodismo independiente de nuestro país han sido producidas, en muchos casos, por quienes ejercen altas responsabilidades en el gobierno de la Nación.

El informe -emitido por el mencionado organismo interamericano a través de su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión-, enumera algunos de los vicios y las deformaciones que presenta hoy la realidad argentina en materia de libertad de prensa. Entre otras, se denuncian las siguientes anomalías: visibles discriminaciones en la asignación de los espacios de publicidad oficial; amenazas o señalamientos intimidatorios contra algunos periodistas y contra ciertos medios de prensa, lanzados desde el poder político o desde sectores cercanos a él; desaprensivos intentos de violar los correos electrónicos privados de los periodistas y de acceder, así, a sus informaciones más personales y secretas; gestos autoritarios tendientes a condicionar o restringir la cobertura informativa de determinadas actividades gubernamentales.

El informe menciona detalladamente -con nombre y apellido-, algunos casos concretos de periodistas que fueron agredidos, amenazados de muerte o atacados en sus domicilios en diferentes localidades provinciales de la República o que fueron sometidos abusivamente a procesos penales con motivo de sus actividades profesionales.

También se denuncia la eliminación de programas radiofónicos o televisivos por presión de ciertas autoridades distritales, o el despido de agentes de la administración pública nacional o provincial como represalia por expresiones vertidas en uso del derecho que la Constitución otorga a todo ciudadano de manifestar sus ideas por la prensa sin censura previa.

Es lamentable y altamente nocivo para la salud democrática de nuestro país que, en momentos en que están plenamente vigentes las estructuras institucionales de la República, se estén produciendo actos abusivos y persecutorios contra el periodismo, tendientes a impedir que se ejerza en plenitud la función informativa o se analice con libertad y con espíritu crítico el desempeño de los gobiernos nacionales o locales en las diferentes zonas del país.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sus periódicos pronunciamientos sobre la situación que impera en América en materia de libertad de prensa, cumple una misión valiosa en defensa de los principios que garantizan a los ciudadanos el acceso a una información libre y confiable, sin la cual no es concebible el desenvolvimiento de una genuina democracia y de un auténtico Estado de Derecho. Las autoridades de todas las jurisdicciones de nuestro país, deberían prestar especial atención a estos informes internacionales que velan por el respeto efectivo -y no meramente discursivo-, a las libertades públicas e individuales sobre las cuales reposa el orden republicano.

Es imprescindible que los gobernantes comprendan que la libre circulación de las informaciones y la posibilidad de que el periodismo formule sus juicios con independencia y sin obstáculos, de ninguna naturaleza son presupuestos fundamentales para el funcionamiento de una sociedad sustentada en el respeto a la voluntad ciudadana y, en definitiva, a la soberanía del pueblo.

Quienes se niegan a aceptar las críticas que formula el periodismo y pretenden manipular las informaciones o intimidar a los hombres de prensa, demuestran una carencia preocupante de sensibilidad democrática.

Nunca se ha auspiciado desde esta columna la idea de que el periodismo sea visto como "el cuarto poder de la República". Pero creo que su aporte es indispensable para que la ciudadanía esté en condiciones de controlar a sus gobernantes y de ejercer sus derechos y sus responsabilidades cívicas en el más alto grado de moralidad, eficacia y transparencia institucional.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos brinda a los ciudadanos de América, una ayuda periódica invalorable cuando denuncia las desviaciones y las debilidades que impiden que el periodismo independiente cumpla esa función esencial.

Los gobernantes de los distintos países de América deberían atender con especial interés, las observaciones y recomendaciones que se les formulan desde esa importante tribuna del sistema institucional interamericano, y abandonar toda pretensión de imponer conceptos o doctrinas de pensamiento único, inconciliables con el pluralismo ideológico y político que requiere y presupone la democracia. Y, en esta coyuntura particular, deben prescindir de procedimientos hipócritas y tortuosos por los cuales se daña la libertad de prensa, al mismo tiempo que se dice defenderla y se invocan supuestos ideales de la democracia.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com