Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Simpatía, dinero, encuestas y odio oculto

Por Armando Maronese - 30 de Julio, 2006, 17:50, Categoría: Política - Políticos

Felipe Solá no goza de la simpatía de Néstor Kirchner pero marcha primero en las encuestas: he aquí el eje de un dilema presidencial que incluye el dineral que dice haber volcado el Presidente a ese territorio..., y no alcanza... El apoyo de Néstor Kirchner a Felipe Solá, para que pueda competir por un nuevo mandato, el año venidero, si la justicia provincial avala su reclamo para reinterpretar el artículo de la Constitución local que, por ahora, le impide dar ese paso, proviene más de las herejías que suele tener la política antes que del afecto o de las afinidades partidarias que puedan existir entre el Presidente y el gobernador. En su fuero íntimo, Néstor Kirchner siente, a estas alturas, que quizá Solá no ha sido un buen administrador.

Sucede, nada más, pero nada menos, que Felipe Solá es, hoy, el político de la provincia de Buenos Aires que mejor mide en las encuestas de imagen o en los sondeos sobre intención de votos para las elecciones de 2007. Pero hay que hacer una salvedad: mejor que el gobernador, mide Cristina Fernández de Kirchner. Pero la primera dama ya ha dicho que no se subirá a ese tren. Ella no quiere ser candidata a gobernadora y no lo será.

La herejía que golpea al Presidente tiene que ver con ese panorama. El ha dado su palabra de que, cuando llegue el momento de decidir, lo hará por el que mejor posicionado se encuentre en las encuestas sobre intención de voto. Hoy, ese candidato es, sin dudas, Solá. Por más que a Kirchner le haya costado más de lo que se sabe habilitarlo, para que reclame un rápido pronunciamiento de la Corte provincial.

La habilitación a Solá, cuentan en la Casa Rosada, debe entenderse sólo como lo que es: un pedido a la justicia para que avale o rechace su reclamo, habida cuenta de aquella situación de privilegiado en las encuestas. Kirchner no está de ningún modo preocupado, como se ha deslizado en algunos corrillos parlamentarios, por la posibilidad de perder la provincia de Buenos Aires si el candidato fuese algún otro que no sea Solá o su esposa, que ya se ha dicho que no competirá. ¿No competirá?

En el gobierno, por último, se ha habría vuelto a pensar en la alternativa de apoyar al ministro del Interior, que insiste, en privado, en asegurar que él será el próximo gobernador de Buenos Aires. Hasta donde se sabe, no es lo que se piensa en los aposentos presidenciales, más allá de que se asegure que para nada han influido en el ánimo de Néstor Kirchner los desastres que cometió Fernández en el tema de la seguridad, que lo tuvo, en estos días, como el peor de los protagonistas, en una actitud casi autista que turba a propios y extraños. Y los diarios se hicieron eco de ellos.

Pero también la prensa se hizo eco de las deudas de la provincia de Buenos Aires. El diario El Día, de La Plata, comento que el discurso de Néstor Kirchner, en un acto protocolar en la Casa Rosada, en efecto, no pasó desapercibido a ese respecto y con Felipe Solá como oyente privilegiado. Al cabo de largas semanas de meticulosas explicaciones de los funcionarios de Solá sobre la previsión de un déficit para el año de $ 500 millones.

De modo que lo que la administración bonaerense está diciendo es que, para pagar los "gastos inexorables" (que no prevén aumentos salariales de acá a fin de año), le faltará lisa y llanamente, mucho dinero.

Y frente a ese agujero negro quedan dos caminos; un auxilio del gobierno nacional, o salir a tomar préstamos (nuevas deudas), vía la emisión de un bono, en los ámbitos privados (los bancos o las AFJP, por ejemplo).

Fue frente a ese cuadro pintado por los funcionarios bonaerenses que el Presidente dijo, el jueves pasado, que las inversiones del Estado nacional en la provincia de Buenos Aires crecieron, en lo que va de su gobierno, más del 1.300%. Y subrayó que la industria bonaerense, creció al 11% anual, más que la del resto del país "y más que la China".

Se sostiene allí que desde que Kirchner es Presidente, la Nación invirtió en la Provincia, proporcionalmente, más dinero en obras que la que recibió Eduardo Duhalde (del gobierno de Carlos Menem) al frente de la Gobernación por el Fondo del Conurbano.

Lo cierto es que, a esta altura, lo que está claro es que los gobiernos de Kirchner y Solá tienen -muy probablemente sobre los mismos números básicos-, lecturas muy diferentes sobre las razones y las perspectivas de las dificultades que la Provincia afronta por estos tiempos.

Los bonaerenses explican esta situación crítica, como el resultado de la acumulación de una muy elevada deuda de corto plazo contraída en anteriores gestiones, y de la estructura y el volumen inercial de gastos e ingresos que ha ido alcanzando el Estado provincial a lo largo de muchos años, hasta desembocar en una suerte de estructura "genéticamente" desequilibrada, y la Nación, como lo reveló Kirchner en su discurso, no habla "de dinero" sino de inversión, privilegiando en su mirada el fuerte nivel de obras públicas que el gobierno nacional desarrolla en esta provincia.

Pero las divergencias no pasarían sólo por el pasado y el presente, sino también por las perspectivas financieras de corto plazo. Mientras en la Gobernación estiman que las dificultades estallarán hacia fines de septiembre o comienzos de octubre, en la Casa Rosada calculan que el impacto en "la caja", recién se sentiría en el último mes del año. Una previsión que tendría bastante que ver con que, en la última conversación entre Kirchner y Solá sobre el tema, el Presidente haya mencionado la posibilidad de disponer "en diciembre" un aporte extra de fondos para la Provincia.

Pero a Felipe Solá no parecen alcanzarle los mensajes reiterados, que le dicen que "el Presidente no permitirá" que le explote la gestión y le tirará la pelota afuera cuando esté en la puerta del arco. Solá busca una decisión formal de la Nación, de que contaría con la ayuda financiera necesaria para gobernar sin angustia desde el comienzo mismo del año. Y ya lleva, sin éxito, siete meses en esa pulseada. Cuanto odio corre por el Riachuelo. Kirchner no quiere a nadie y Solá tampoco, aunque la falsedad de la política...

Armando Maronese

. 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com