Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Ante una guerrilla feroz y que cuenta con armas ultramodernas

Por Armando Maronese - 29 de Julio, 2006, 20:54, Categoría: Conflictos bélicos

JERUSALEN.- Hace una semana, funcionarios israelíes afirmaron que las fuerzas armadas de su país habían destruido la mitad de los lanzacohetes de Hezbollah y sugirieron que en una semana o dos terminarían la misión de dejar incapacitada a la milicia libanesa. Ya no se habla de eso.

Hezbollah aún está disparando 100 cohetes por día contra Israel, casi tantos como al comienzo de las hostilidades. Patrullas de soldados regresan de sus incursiones en el Líbano describiendo una red de búnkers y túneles mucho más compleja de lo esperado. Y en el arsenal de Hezbollah sigue habiendo misiles de largo alcance de fabricación iraní, aparentemente capaces de hacer impacto en Tel Aviv.

"Dos semanas después de que Israel emprendió su campaña para derrotar a Hezbollah, sus conquistas militares son bastante limitadas", se lamentó Yoel Marcus, un columnista -partidario de la guerra- del diario Haaretz.

Los comandantes militares israelíes dicen que no están sorprendidos. "La lucha es muy ardua -señalaron-, porque Hezbollah es una fuerza organizada, bien adiestrada y equipada, que combate ferozmente."

"Hezbollah está organizado más como un ejército que como las milicias palestinas, y está apoyado con algunos de los mejores sistemas de armas que tienen Irán y Siria", indicó el general israelí Yaakov Amidror, que dirigió el departamento de evaluación e investigación de los servicios de inteligencia militar israelíes.

"Jamás, en la historia, una organización terrorista había tenido semejante material de guerra ultramoderno, desde cohetes de mediano alcance y misiles antitanques guiados por rayo láser hasta minas explosivas bien diseñadas que pueden averiar un tanque de guerra en plena ofensiva", agregó Amidror.

A la vez, Hezbollah no tiene fuerzas blindadas ni depósitos fácilmente visibles ni líneas de apoyo logístico, según Israel, y sus miembros viven entre la población civil del sur del Líbano y guardan sus armas en edificios civiles.

Por eso, los máximos comandantes de Israel sostienen que esta operación llevará muchas semanas. En el Pentágono los principales planificadores militares, presentan el conflicto como un ejemplo localizado de la más amplia campaña de Estados Unidos contra el terrorismo global, y expresaron que cualquier fracaso por parte de Israel podría perjudicar los esfuerzos norteamericanos en Irak y Afganistán.

"Hezbollah tiene las características de una organización terrorista sin Estado, pero además, controla territorio y puede mantener en peligro a la población de la superpotencia regional de la manera en que sólo los ejércitos nacionales alguna vez pudieron hacerlo", declaró un oficial militar de alto rango con experiencia en Irak.

En Israel, hay un debate sobre la táctica y el rendimiento del ejército, pero hasta ahora se ha centrado mayormente en la eficacia de los ataques aéreos y la lentitud de las operaciones terrestres.

El ministro del gobierno israelí y ex paracaidista Eitan Cabel desató una fuerte polémica el domingo pasado, cuando expresó su desilusión por el desempeño y la velocidad del ejército israelí. Además, sostuvo que era ilusorio tratar de eliminar completamente a Hezbollah como fuerza armada en el Líbano.

Avi Dichter, ministro israelí para la Seguridad Pública y hasta hace poco director de la oficina de seguridad interna Shin Bet, afirmó: "Si hay sorpresas, son sorpresas locales y no estratégicas". Se refirió con eso a la profundidad y calidad de los búnkers y depósitos subterráneos de Hezbollah, según funcionarios israelíes. Dichter dijo que la deliberada marcha de las acciones de Israel se debía al empeño en reducir las bajas al mínimo, tanto entre las fuerzas israelíes como entre los civiles libaneses.

Yuval Steinitz, que dirige la Subcomisión de Aprestos de Defensa, dependiente de la Comisión de Defensa y Relaciones Exteriores del Parlamento, critica la actual marcha de las acciones y sostiene que con los ataques aéreos no ha sido suficiente y que la ofensiva terrestre debió haber comenzado antes. Sin embargo, Steinitz coincidió en que no hubo serias sorpresas en el plano de la inteligencia sobre Hezbollah.

Sin embargo, en poder de Hezbollah, los miles de cohetes de corto alcance Katyusha y sus lanzacohetes, algunos de los cuales son simples trípodes que pueden ser depositados en casas particulares, son muy difíciles de identificar y destruir desde el aire.

Parte de lo que hace único a Hezbollah como milicia sin Estado, es su arsenal de más de 10.000 cohetes, incluyendo algunos cientos de misiles de fabricación siria e iraní capaces de llegar hasta 90 kilómetros y transportar ojivas poderosas.

Un cohete Katyusha puede ser lanzado por un hombre que lo saca de su casa y luego vuelve a entrar, como un civil, en 10 minutos. El general Amidror señaló: "Sólo las fuerzas terrestres pueden ocuparse de esos tipos. En contraste con las milicias palestinas, Hezbollah está organizado en unidades especiales: una para disparar misiles de largo alcance, otra para disparar cohetes antitanques y una tercera para demoliciones. Están bien adiestradas por los iraníes, en Irán, el Líbano o Irak", señaló Amidror.

Cada unidad de combate lucha como tal, con tácticas, y los combatientes permanentes son unos 3.000, mientras que un círculo mayor de milicianos transitorios -guardias, lanzadores de cohetes Katyusha y demás- suman otros varios miles, según los israelíes.

Armando Maronese

.

De The New York Times

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com