Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Avance en el país contra el mal de los rastrojos

Por Haidé Andriolo - 25 de Junio, 2006, 18:28, Categoría: Ciencia - Salud

PERGAMINO.- En poco tiempo la fiebre hemorrágica argentina o "mal de los rastrojos" podrá ser sólo un mal recuerdo para los habitantes del campo. Está a punto de aprobarse la fabricación nacional de la "Candid I", la vacuna que brinda inmunidad contra esta enfermedad, transmitida por un roedor, que ha afectado a más de 25.000 personas desde 1958 y causado catorce muertes en 2005 y dos en lo que va de 2006. Se elaborará la vacuna en el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Julio Maiztegui.

En el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas (Inevh) Julio Maiztegui, de Pergamino, están muy satisfechos. Más de 15 años de trabajo han dado sus frutos. En los últimos días de mayo conocieron los resultados preliminares del ensayo clínico que demostró la efectividad de las primeras dosis nacionales de la Candid I.

Se trata de un orgullo para la comunidad científica y un alivio para los pobladores de las zonas afectadas por la fiebre hemorrágica argentina: áreas rurales de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y La Pampa.

Una vez que se aprueben las dosis nacionales, se reanudarán las campañas de vacunación suspendidas en 2003, cuando se agotaron las 250.000 dosis que habían sido elaboradas en Estados Unidos, mediante un convenio con el gobierno argentino.

Contratiempos

Hasta esa fecha recibieron la vacuna sólo los habitantes de las áreas de mayor riesgo y se logró reducir drásticamente la cantidad de afectados. Pero las dosis se acabaron y las demoras presupuestarias hicieron que las vacunas nacionales no estuvieran listas para reemplazar a las importadas. Y para colmo, el gobierno estadounidense dejó de fabricarlas.

En ningún otro lugar del mundo se presenta el mal de los rastrojos, y esto hace que la Candid I sea considerada una vacuna huérfana: no despierta el interés comercial de laboratorios privados porque sólo se ven afectados pobladores de una zona muy específica. Por tratarse de un problema de salud pública, fue entonces el Estado argentino el que se hizo cargo de montar un laboratorio único en el país y de financiar luego la producción de la vacuna.

"Este es el logro de todo una región que entendió que la única manera de frenar la enfermedad era con una vacuna nacional", dijo la doctora Delia Enría, directora del Inevh, en referencia a los 946 voluntarios que participaron, durante un año, del ensayo clínico por el que se está demostrando la efectividad de las dosis argentinas.

Ensayo exitoso

Ese ensayo se realizó en 2005 con voluntarios oriundos de la región, en su gran mayoría, de pequeñas comunas agrícolas del sur de Santa Fe. En esa zona se produjeron los últimos brotes de la enfermedad y se registraron muertes, seis en 2005 y dos en lo que va de 2006. Muchos de los que brindaron su colaboración tienen un familiar, amigo o compañero de trabajo víctima de fiebre hemorrágica en épocas en las cuales la epidemia hacía estragos.

El estudio clínico comparó la eficacia de la vacuna producida en la Argentina, con un remanente de los lotes elaborados en Estados Unidos. "La dosis nacional respondió adecuadamente, por lo que creemos que estamos en condiciones de decir que ya tenemos una vacuna argentina", afirmó Enría.

La información preliminar fue presentada el 8 de mes actual en Santa Rosa, La Pampa, en la reunión anual del Programa Nacional de Control de la Fiebre Hemorrágica Argentina.

Hasta allí llegaron las autoridades sanitarias de la zona endémica para escuchar las buenas nuevas. Ahora todos los datos se presentarán ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat), la autoridad que otorga un registro y aprueba en forma definitiva la Candid I.

En Pergamino, el equipo de científicos espera que a fin de año llegue la noticia deseada para programar las campañas de vacunación con las distintas provincias. Mientras tanto, quienes no han recibido la vacuna, siguen expuestos a contraer el mal. "No hay forma de erradicar el virus porque vive en la naturaleza", advirtió Enría. Y añadió: "Como hay menos casos, la gente se ha olvidado de él, cree que no existe. Esto hace que haya una mayor letalidad, por diagnósticos tardíos. Por lo tanto no hay que bajar la alerta."

Por otra parte, recordó: "Se debe tener en cuenta que, si bien es cierto que es una enfermedad principalmente rural, no están exentos de contraerla los vecinos que habitamos las ciudades de estas grandes zonas". De todos modos, con tratamiento temprano, la mortalidad se reduce al uno por ciento, pero la demora en el diagnóstico puede ser mortal. La protección eficaz de la población llegará de la mano de la Candid I.

El perfil del virus

La fiebre hemorrágica argentina es una enfermedad infecciosa causada por el virus Junín. Se aloja en especies de roedores campestres que eliminan el virus por la saliva, la sangre y la orina. Penetra en el organismo humano a través de pequeñas heridas en la piel, por la boca, la nariz y los ojos. Los síntomas más comunes son: fiebre, dolor detrás de los ojos, dolores de cintura, mareos, falta de apetito, dolor de cabeza, dolores musculares, vómitos y dolores en las articulaciones. Afecta principalmente a quienes habitan en zonas rurales, la mayoría varones de entre 15 y 60 años.

Por Haidé Andriolo

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com