Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Las historias en torno a la polémica figura bíblica de Judas Iscariote

Por Armando Maronese - 24 de Junio, 2006, 22:52, Categoría: Religión - Costumbres - Sectas

"¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!". Así describe el Evangelio de San Lucas el acto de traición que más ha marcado la tradición bíblica: el momento en que el apóstol Judas Iscariote identifica a su maestro ante los romanos, con un beso en la mejilla, a cambio de "treinta monedas de plata".

Pero apareció un episodio que da un nuevo giro gracias a la revelación del Evangelio de Judas, hallado en Egipto y que dice que este hombre fue un fiel discípulo de Jesús y que lo entregó por mandato de su propio maestro, para que completara su misión.

El manuscrito del 300 d.C, redactado en escritura copta por un grupo de gnósticos, señala que Judas cumplió los deseos de Jesús: "Tú, Judas, ofrecerás el sacrificio de este cuerpo de hombre del que estoy revestido". Incluso, el profeta le advierte a su apóstol que por esto será "maldecido por otras generaciones". A la luz de esta información, surge la duda: ¿Quién era este personaje?

El apelativo Judas es la versión griega de "Judá", término hebreo que significa "alabado" y que suele aparecer en la Biblia como nombre propio. Sin embargo, es el apellido Iscariote el que genera varias teorías: mientras algunos expertos postulan que significa "hombre de Kerioth" -ciudad de Judea-, otros creen que deriva del latín "sicarius", que significa "hombre daga".

Los sicarii o sicarios eran asesinos que operaban entre los rebeldes judíos que intentaban expulsar a los romanos. Donald Senior -profesor de Nuevo Testamento en la Unión Teológica de Chicago (EE.UU.) y autor de varios libros-, explica que esta idea no calza pues en la época de Jesús "no había una revolución bien organizada. Eso ocurre con la primera y segunda revuelta judía (66 y 132 d.C.)".

Los motivos de Judas

Más allá de su traición y su muerte, las Escrituras no revelan demasiado sobre la edad o vida de Judas Iscariote. Si su apellido se refiere a Kerioth, sería una evidencia de un origen que lo separaría de los otros apóstoles, quienes provenían de Galilea. Además, no se mencionan las circunstancias de su llamado al apostolado ni su participación en los milagros de los discípulos.

Es en el Evangelio de Juan, donde se da una pista sobre su padre: Jesús les respondió: "¿No os he elegido yo a vosotros los doce? Y uno de vosotros es un diablo. Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste le iba a entregar". Mientras el texto de San Lucas señala que "Satanás entró en Judas" y lo instó a la traición, Juan sugiere que robó del bolso de las donaciones de los apóstoles, el cual estaba a su cargo, y entregó a Jesús para ocultar el hurto.

No obstante, los expertos señalan que no hay pistas claras sobre sus motivos. John Dominic Crossan, profesor emérito de estudios religiosos de la Universidad De Paul (EE.UU.) y autor del libro "¿Quién mató a Jesús?", explica que en "los evangelios hay un aumento constante en la culpabilidad de Judas y un intento de explicarla diciendo al menos: "Bueno..., quería el dinero". Pero esa es la razón clásica que se da al intentar describir a alguien que hizo algo malo. En realidad, no sabemos qué impulsó a Judas".

Tras el arresto de Jesús, la Biblia señala que Judas sintió culpa y devolvió las "treinta piezas de plata" a los sacerdotes que le habían pagado para librarse de Jesús y se suicidó. Mateo señala que se colgó, pero en Hechos de los Apóstoles se indica que compró un campo donde cayó de cabeza y "se derramaron todas sus entrañas".

George Parsenios, profesor del Seminario Teológico Princeton (EE.UU.), afirma que estos relatos y obras como las pinturas que muestran a Judas con cara taimada y nariz torva, sólo buscan completar la historia de las escrituras: "En los Evangelios tenemos pequeñas dosis de información y el problema es que la gente suele intentar completar los vacíos. Siempre se ha hecho, incluso en la antigüedad".

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com