Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

De delincuente menor a terrorista brutal

Por Michael Georgy - 10 de Junio, 2006, 1:47, Categoría: EE.UU. y sus acciones

BAGDAD.- Nacido en la pobreza, Al-Zarqawi juró lealtad a Ben Laden y fue el más sanguinario representante de la resistencia en Irak. El líder de Al-Qaeda en Irak, Abu Mussab al-Zarqawi, fue alguna vez un delincuente callejero que se convirtió luego en un férreo militante, protagonista de una guerra sangrienta para terminar con la invasión de las fuerzas de Estados Unidos.

Al-Zarqawi le juró lealtad a Osama ben Laden en 2004, y sus ataques con bombas lograron que la administración estadounidense le pusiera a su cabeza un precio de 25 millones de dólares. En abril de 2006, cuando su imagen apareció por primera vez en un video en Internet, este hombre de cara redonda y barba negra, ataviado con un pañuelo del mismo color, juró "por Dios" que Estados Unidos sería "vencido, expulsado y humillado" en Irak.

En el video, el jefe de Al-Qaeda en Irak, apareció por primera vez con la cara descubierta, sentado junto a sus seguidores, revisando mapas y disparando una ametralladora en el desierto. El militante elogió en esa oportunidad a sus hombres por combatir en una "cruzada" de tres años, a la que calificó como "la más feroz de todas las campañas contra un Estado musulmán".

La especialidad del más temido líder de la insurgencia árabe sunnita, Al-Zarqawi, fue el envío de atacantes suicidas con bombas, con el objetivo de que se inmolaran en medio de grandes multitudes de chiitas, en un intento por arrastrar a Irak hacia una guerra civil. Su acción ha inspirado a un sinfín de militantes provenientes de todo el mundo árabe para misiones suicidas que han provocado la muerte de miles de personas en Irak. Pero sus métodos llegaron a ser tan brutales, que se ha informado que el lugarteniente de Ben Laden le había dicho que estaban perjudicando la imagen de Al-Qaeda, organización de militantes considerada una de las más duras del mundo.

Se cree que Al-Zarqawi había participado personalmente en la decapitación en 2004 de un rehén estadounidense, en un video emitido en un canal de televisión árabe. Sus videos ofrecían usualmente escalofriantes imágenes de los seguidores de Al-Zarqawi, quienes se paraban detrás de sus víctimas y leían sentencias contra los rehenes antes de decapitarlos.

Vuelco a la religión

Nacido el 20 de octubre de 1966 en Zarqa, cerca de la capital de Jordania, Amman, la niñez de Al-Zarqawi, hijo de un anciano miembro de una tribu, estuvo moldeada por la pobreza y las políticas de su inhóspita ciudad natal, donde vivían la mayoría de los refugiados oprimidos y tribus beduinas. Dejó el colegio secundario, se volcó a la bebida y cometió crímenes menores en la calle, pero, influido por los predicadores radicales de la mezquita de la ciudad, abandonó el país a principios de 1989 para viajar a Afganistán, donde sus compañeros islámicos estaban combatiendo a los "grandes infieles" del ejército soviético. Pese a que le encantaba el mar y a los 17 años se tatuó una ancla en un brazo, cuando empezó a interesarse en la religión se quemó la piel para quitarse el tatuaje, ya que lo consideraba impío.

Al-Zarqawi, cuyo verdadero nombre era Ahmed Fadhel Jalayleh, fue encarcelado en Jordania en 1993 luego de regresar de Afganistán el año anterior. Permaneció en prisión hasta 1999, cuando se benefició con una amnistía general. Un guardiacárcel lo recuerda como una figura carismática que imponía respeto en la prisión. "Solía levantar pesas y hacer ejercicios. Era visto como disciplinado, un hombre fuerte. La gente lo escuchaba", relató.

Allí, en la cárcel, los prisioneros le temían, ya que imponía la disciplina con una simple mirada. Un día, el médico anunció a un preso que tenía que ser transferido a un hospital y éste le respondió: "Tengo que pedir permiso al emir Abu Mussab [por Al-Zarqawi]".

En 2000, en la ciudad afgana de Kandahar, Al-Zarqawi se encontró con Ben Laden. De orígenes distintos, compartieron un objetivo: la liberación de los musulmanes.

Dos años después, un tribunal de Jordania lo sentenció a la pena de muerte en ausencia por cometer ataques contra objetivos de Estados Unidos e Israel en el reino. Jordania también lo acusa de organizar el crimen de 2002 del diplomático estadounidense Laurence Foley, en Amman.

Antes de la invasión a Irak liderada por Estados Unidos en 2002, Al-Zarqawi estaba vinculado a Ansar al-Islam, un grupo militante que operaba en una zona remota del norte iraquí dominado por los kurdos, en la frontera con Irán. Su base fue destruida durante la invasión, pero Al-Zarqawi volvió a surgir rápidamente como líder del grupo militante conocido como Tawhid wal Jihad, que luego se cambió el nombre a Al-Qaeda en Irak.

Fue precisamente ese país, el que parecía ofrecerle una oportunidad ideal para realizar sus sueños tras la caída de Saddam Hussein, que dejó un vacío en la seguridad. Después de haber dejado miles de muertos, probablemente se convierta en el símbolo del martirio para los jóvenes militantes árabes que creen que los cinturones con bombas atados a su cuerpo les darán el mismo estatus del jefe terrorista abatido ayer.

Por Michael Georgy

De la agencia Reuters

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com