Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Crece el escándalo en EE.UU. por la matanza de 24 civiles en Irak

Por Hugo Alconada Mon - 3 de Junio, 2006, 1:49, Categoría: EE.UU. y sus acciones

WASHINGTON.- Revelan que hubo un encubrimiento. El ataque, la represalia y la masacre ocurrieron en noviembre. Pero el caso se conoció sólo recientemente, gracias a revelaciones de la prensa estadounidenses, y está erosionando aún más la imagen de los Estados Unidos en el mundo.

Todo comenzó cuando infantes de marina estadounidenses atacaron y mataron a 24 civiles iraquíes, en represalia por la muerte de uno de sus camaradas. Seis meses después, cuando todo parecía tapado con informes oficiales, irrumpió el escándalo y el presidente George W. Bush debió responder por primera vez sobre el caso y prometer castigos.

La revista Time fue el primer medio de EE.UU. que reveló las profundas diferencias entre la historia oficial y el relato de familiares de las víctimas. Fue en marzo, cuando se preguntó: "¿Daño colateral o masacre civil en Haditha?". Allí el Pentágono ordenó una investigación más profunda.

Ayer, fuentes oficiales de Washington, dijeron que hay evidencias de que tras un atentado con explosivos contra los marines (el 19 de noviembre, en el que murió el cabo Miguel Terrazas), éstos atacaron a iraquíes -entre ellos, a varias mujeres y niños-, que vivían cerca de allí. El Tercer Batallón del Regimiento de Infantes de Marina informó, entonces, que todos los civiles habían muerto junto a Terrazas en el atentado. Pero las cadenas de televisión estadounidenses comenzaron a difundir los relatos de tres niños que sobrevivieron a la represalia, a pesar de haber sido baleados junto a sus padres, abuelos y hermanos dentro de sus casas.

"Los médicos forenses pintaron una historia diferente de la que habían dicho los marines", adelantó un funcionario del Departamento de Defensa, aún cuando la investigación militar preliminar se espera que sólo concluya a fines de este mes. El oficial detalló además, que las heridas corroboradas en los cadáveres no se corresponden con las causadas por un artefacto explosivo, sino por armas de fuego.

The New York Times informó ayer que el coronel Gregory Watt, verificó durante su investigación que varios de los iraquíes murieron por disparos en la cabeza y en el pecho, y señaló al sargento Frank Wuterich como uno de los protagonistas de aquel día.

Ante la presión pública creciente, Bush abordó el tema por primera vez. Señaló que está "perturbado" por las informaciones que circulan y que espera los resultados de las dos investigaciones en marcha: una por las muertes y otra por el encubrimiento. "Si se rompieron leyes habrá castigo", prometió.

Todos los investigados son soldados o suboficiales, mientras que tres oficiales fueron suspendidos -el teniente coronel Jeffrey Chessani y los capitanes James Zinder y Lucas McConnell-, hasta que se verifique si se les ocultó información o participaron de algún modo en el supuesto encubrimiento.

Algunos analistas arriesgan que el incidente en el noroeste de Irak, una de las zonas más peligrosas del país, puede convertirse en el equivalente contemporáneo de la matanza de My Lai, en 1968, que se considera un punto de inflexión en la marcha de la Guerra de Vietnam, que acabó con la derrota estadounidense cinco años después. Otros sostienen que es, por lo menos, el crimen más serio desde la invasión de Irak en marzo de 2003, sólo equiparable con los abusos y tormentos de iraquíes por sus custodios estadounidenses verificados en la cárcel de Abu Ghraib.

Las últimas revelaciones sobre la masacre en Haditha ocurren, en todo caso, cuando los índices de apoyo a la administración Bush y a la guerra en Irak, se encuentran en sus niveles más bajos, orillando el 30 por ciento.

Se teme además, que lo ocurrido en Haditha alimente el fervor de la insurgencia en Irak, atrayendo nuevos voluntarios dispuestos a inmolarse contra los soldados de la coalición, que muchas veces no pueden distinguir entre posibles atacantes y civiles molestos con la ocupación.

Resistencia

"Se supone que estamos peleando esta guerra por la democracia y entonces, algo como esto ocurre y nos hace retroceder", lamentó el legislador republicano John Murtha, un coronel retirado de los marines condecorado en Vietnam que, sin embargo, es un crítico de esta guerra. "El ochenta por ciento de los iraquíes nos quiere fuera de allí y el 47 por ciento dice que está bien matar estadounidenses", detalló.

El nuevo embajador iraquí ante Estados Unidos, Samir al-Sumaidaie, planteó dudas sobre otros incidentes, incluso en Haditha, donde viven algunos de sus familiares, como su primo, que murió durante un raid casa por casa de tropas estadounidenses. "Creo que lo mataron intencionalmente. Pienso que murió innecesariamente", dijo a la CNN. Por su parte, el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, acusó a las tropas estadounidenses de la masacre. "No se puede justificar que se mate a una familia porque alguien luche contra el terrorismo", señaló al canal británico BBC. Y añadió que se iniciará una investigación.

Ayer se registró otro de esos incidentes confusos, cuando soldados estadounidenses mataron a dos mujeres -una de ellas embarazada y en trabajo de parto-, al disparar contra el auto en el que viajaban y que no se había detenido en un puesto de observación al norte de Bagdad. La víctima, Nabiha Nisaif Jassim, de 35 años, era llevada a una maternidad en Samarra cuando ocurrió el incidente.

En algunos de esos casos, cuando el Pentágono reconoce un "error", paga una suma menor de dinero a manera de indemnización, lo que incluso ocurrió luego de la masacre en Haditha, cuando 15 de los fallecidos recibieron u$s 38.000 en total –u$s 2.500 cada uno-, el máximo previsto por los marines.

Por Hugo Alconada Mon

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com