Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El gasto en riesgo de desequilibrio

Por Rafael Mathus Ruiz - 26 de Mayo, 2006, 21:36, Categoría: Economía - Empresas -Comercio

En el primer trimestre del corriente año, las erogaciones crecieron lo mismo que los ingresos; la recaudación está afectada por factores variables y puede bajar, mientras que es imposible deshacer las mejoras en sueldos y jubilaciones.

Las advertencias que casi como un susurro fueron acumulándose durante las últimas semanas, encontraron hace unos días un comunicador al cual el Gobierno debió responderle. "Se debería crear un fondo anticíclico. Deberíamos estar subiendo el superávit fiscal y lo estamos bajando." La frase pertenece a Roberto Lavagna, quien, de esa forma, pidió poner en práctica la medida que él lanzó el año anterior. Así, indicó, se combatiría mejor la inflación.

Si bien desde Economía afirman que se prepara un anuncio con el cual se espera institucionalizar ese fondo -que tendrá asignaciones específicas, como la cancelación de deuda-, la realidad indica que una gran parte de los recursos excedentes, han sido destinados a alimentar el gasto público, que hoy está lejos de detener su crecimiento.

Según los datos disponibles sobre la ejecución del presupuesto, en el primer trimestre de este año, las erogaciones totales aumentaron un 26,4 por ciento, cifra que se ubica por encima del registro del mismo período del año anterior y también por sobre el alza de los ingresos.

Los informes privados señalan que el alza ha sido mayor, cercana al 30 por ciento. Sus cálculos no toman como referencia el gasto devengado -de donde surge el aumento mencionado y que computa el gasto cuando se emite la orden de realizar un pago-, sino el ejecutado, que asigna los fondos cuando se efectiviza el giro desde el Tesoro.

Esta última medición contempla, además, todo el Estado. Es decir, incluye la información relativa a las empresas públicas, el PAMI y los fondos fiduciarios, entre otros entes que gozan de cierta autarquía. Revela, además, cómo se van cumpliendo los compromisos de gasto asumidos y cuánto queda de excedente, es decir, de superávit fiscal, según explican los analistas.

Pero más allá de los métodos, ambas mediciones reflejan el mismo fenómeno: el gasto público, lejos de morigerar su crecimiento, crece cada vez más. Los analistas, si bien apuntan que el fenómeno drena el excedente del Estado, afirman, a su vez, que la solidez de las cuentas públicas no corre riesgos. Advierten, eso sí, que esa solidez depende en gran parte de que perdure el crecimiento de los ingresos tributarios.

Aldo Abram, un economista lejano a los preceptos del Gobierno, señaló lo que, a su juicio, es, además, un costo de la política fiscal actual: "Cuando el Gobierno dice que para bajar un impuesto deberían aumentar o crear otro para mantener la solvencia fiscal, le da la pauta de que acá la prioridad es recaudar a más no poder para gastar a más no poder, lo cual es lógico porque uno de los principios de este gobierno es que el gasto primario es un motor de crecimiento. Eso hace que el Gobierno genere una ineficiencia en el sector privado que hace que produzcamos menos y vivamos peor de lo que podamos vivir, pero no que terminemos en una crisis".

El último informe mensual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) puso en números la tendencia que describía Abram de elevar los gastos aprovechando el buen desempeño de los ingresos tributarios: señalaba que, en el primer trimestre de este año, nueve de cada diez pesos de aumento en la recaudación tuvieron como destino más erogaciones del Estado.

Según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), indica que, principalmente, el alza se explica por una mayor inversión pública y el aumento de salarios y jubilaciones y de los pagos de los intereses de la deuda pública, que el año anterior abandonó el default.

El Centro de Implementaciones para las Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), precisa que, entre las áreas que más incrementaron sus recursos en el primer trimestre, sobresalen Vivienda y Urbanismo; Energía, Combustibles y Minería, y Transporte, tres jurisdicciones de la cartera que dirige el ministro Julio De Vido.

Obras públicas

Los datos de la Secretaría de Hacienda señalan que en los primeros cuatro meses de este año, la inversión real directa y las transferencias de capital -a provincias, a los fondos fiduciarios o a empresas privadas-, aumentaron un 80,7 por ciento, hasta sumar 4.554,6 millones de pesos, según el ejecutado.

Sólo hasta marzo, los compromisos de gastos asumidos en materia de inversiones, aumentaron 306,9 millones de pesos, o un 77,7 por ciento, en gran parte por el aumento en el presupuesto para obras viales. En el caso de las transferencias, el alza fue aún mayor: $ 935,1 millones, es decir, un 84,9 por ciento. Aquí aparecen programas como el Plan Federal de Viviendas y el Fondo del Conurbano Bonaerense.

También figuran órdenes de pago por unos 425,1 millones de pesos para contener el frágil equilibrio de la matriz energética y del sistema de transporte público de pasajeros. A saber: ampliación del sistema de transporte de gas para abastecimiento eléctrico ($ 250 millones); Fondo Fiduciario para el Transporte Eléctrico Federal ($ 85,3 millones); subsidios a las empresas de transporte TBA, Metrovías y Transporte Metropolitanos General Roca, para inversiones ($ 49,8 millones), y aportes destinos a la construcción del dique y represa hidroeléctrica Los Caracoles, en San Juan ($ 40 millones).

El Ministerio de Planificación fue una de las áreas que más incrementos recibió en el presupuesto 2006, y este año obtuvo, adicionalmente, $ 1.295 millones, montos que serán destinados al Plan Federal de Viviendas; la autopista Rosario-Córdoba y a la ampliación del sistema de transmisión de Yacyretá y que equivale al 12,2% del presupuesto original de Planificación, que ascendía a $ 10.580 millones.

"Hoy el Gobierno hace una política procíclica, que no es peligrosa, pero es importante aumentar los gastos en función de los ingresos. Es sustentable en la medida en que puedas generar los recursos. Para ello hay que mantener el nivel de actividad y la política del tipo de cambio que permite mantener recursos, y tratar de que mucha informalidad de la economía pase a ser formal", señaló Enrique Dentice, economista de la Universidad de San Martín, que además consideró positivo que se eleve el gasto en infraestructura por su efecto sobre la competitividad.

El ritmo al que el Gobierno gasta los recursos que recauda, encuentra fundamentos más allá de la obra pública. En el primer cuatrimestre, el gasto corriente subió un 22,7 por ciento, unos $ 6.770 millones más que en el mismo período de 2005, según el ejecutado.

El detalle del gasto devengado del primer trimestre, revela las causas de esta suba. Los rubros clave son las remuneraciones del sector público, los intereses de la deuda, las jubilaciones y las transferencias, coparticipación federal incluida.

Nueve decretos, todos ellos firmados antes de las elecciones legislativas de octubre último, explican parte de estas subas. Se trata de medidas como el aumento en la jubilación mínima -que pasó de $ 308 a $ 350 en julio, incrementándose a $ 390 en septiembre-, subas en los salarios de empleados públicos -incluyendo a las fuerzas de seguridad y universitarios en julio y agosto, entre otros-, y el alza del tope salarial sobre el que se pagan las asignaciones familiares. A éstas se suma el subsidio complementario no remunerativo de 40 pesos mensuales que se abona juntamente con las prestaciones previsionales.

Así, en los primeros tres meses, el Gobierno ordenó pagos para remuneraciones por $ 2.433,5 millones (un 20,7% más); jubilaciones por $ 5.992,3 millones (11,9%), y transferencias por $ 5.949,8 millones (24,7%).

Este año se agregan dos medidas, también orientadas a recomponer ingresos, que generarán hasta diciembre un aumento de $ 3.245 millones en las erogaciones: el aumento generalizado a los jubilados, junto con la nueva suba del haber mínimo a $ 470 y el alza del 19 por ciento a los empleados estatales.

Subas postergadas

"Son subas que venían postergadas. Es cierto que, en caso de tener un problema, son gastos que no se pueden ajustar, pero por ahora no parece ser un problema estructural, porque son aumentos de salarios que, en términos reales está muy por debajo de la evolución del salario privado desde la devaluación", indicó Rodrigo Benítez, economista de Alpha Estudio de Economía. "Que el gasto crezca más que la recaudación es algo a monitorear, pero no es un alerta demasiado grave", sintetizó.

Frente a este escenario, los economistas prevén que este año el superávit disminuya, aunque aún está lejos de desaparecer. "En noviembre de 2004 el superávit estuvo en el 4,4% del producto bruto. Ese fue el valor más alto de la historia. En diciembre se lanza el plan Feliz Navidad, y luego viene el año electoral. El mínimo estuvo en octubre de 2005, cuando estuvo en el 3,3 por ciento. Después se estabilizó en el 3,6 por ciento y ahora está en 3,4. Para fines de este año esperamos un superávit primario entorno del 3,5 por ciento, que en dinero son unos 22 mil millones de pesos", señaló Raúl Vázquez, economista del Banco Río. "Prendería luces amarillas si viera que empieza a caer la recaudación", concluyó, como muchos de sus colegas.

Por Rafael Mathus Ruiz

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com