Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Curiosos peces entrerrianos que nacen en la tierra

Por Daniel Tirso Fiorotto - 26 de Mayo, 2006, 21:52, Categoría: General

PARANÁ.- Se trata de los killis, que habitan en charcos y requieren cierto período de sequía. Acuaristas entrerrianos vuelcan su vocación y sus esfuerzos al estudio y el cultivo de los killis, coloridos pececitos que habitan en charcos temporales y cuya reproducción requiere, en general, un período de sequía. Sorprenden los diseños de las especies nativas halladas desde Ibicuy, en el sur de la provincia, hasta Feliciano, en el Norte, y su capacidad de adaptación para la supervivencia en un medio hostil.

Si bien se encuentran killis en el campo y pueden obtenerse reproductores con identidad muy definida, fruto del aislamiento, al punto que dentro de una misma especie se detectan diseños bien distintos, su conservación en cautiverio resulta compleja porque requieren alimentos vivos y un conocimiento preciso de sus hábitos.

Cientos de variedades se esparcen por todos los continentes, adaptadas a los ambientes más diversos, desde temperaturas bajo cero hasta 50 grados y más. Así como en el Litoral habitan especies cuyos huevos soportan meses fuera del agua (y no sólo toleran esa situación, sino que necesitan el suelo seco para completar el desarrollo del embrión), otros primos aguantan sequías de más de 2 años y los especialistas reconocen que hay mucho por estudiar aún.

"Siempre me gustó criar peces, y ahora estoy dedicado ciento por ciento a los killis. Con Internet se hace más fácil el conocimiento de las especies, las costumbres y el intercambio de huevos", comentó Sergio Keiner, un profesor de ciencias naturales que dedica sus ratos libres en Paraná al estudio y el mantenimiento de diversos pececitos que no pasan los 8 centímetros. "La gente pregunta para qué sirven, si se pueden comer. Por ahí no aprecian los ojos emocionados de un niño al ver nacer un pez porque pusiste turba en el agua."

El especialista extrajo de una bolsita un puñado de tierra y restos vegetales, y lo colocó en un recipiente con agua. Desgranó, dejó reposar y en cinco minutos el bol se pobló de una decena de alevinos con sobresalientes ojos brillosos y andar nervioso. "A esta turba la tengo guardada hace más de seis meses, y mirá el resultado", señaló Keiner, satisfecho por el éxito en el alumbramiento de las Austrolebias alexandri.

Según el experto Martín Fourcade, del Grupo Argentino de Killis (GAK), estos ejemplares de singulares bandas oscuras y pequitas coloridas sólo se encuentran en Entre Ríos, principalmente en el Sur (aunque hace unos años aparecieron algunos en el Norte). "Austrolebias alexandri es uno de los killis más apreciados y bonitos. Sus dos localizaciones más habituales son las de Ceibas y Gualeguaychú, donde se encuentran junto a hermosos ejemplares de Austrolebias nigripinnis y Austrolebias bellottii."

Oscar Ornetti, un aficionado de la ciudad de Feliciano, típicamente ganadera y rodeada de montes, halló killis en los charcos hace un par de años, con gran sorpresa porque desconocía estas especies. "Los killis tienen una vida intensa, a los dos meses ya se reproducen, y viven en forma salvaje no más de cinco o seis meses. Exigen alguna dedicación, comen solamente alimento vivo: larva de mosquito y gusanitos."

Por amor al arte

Keiner ha intercambiado killis con aficionados de otras provincias y países, y aclara que si bien existen grupos que los comercializan, el GAK sólo los estudia y los cultiva por amor al arte.

En sus peceras cuenta con especies exóticas, como la africana Fundulopanchax gardnieri, de notables puntitos rojos y cola multicolor con bordes amarillos, y Aplochelius lineatus gold, color oro.

Su fotografía es un hobby paralelo, como el de transmitir experiencias referidas a sitios de captura, vegetación, hábitos alimentarios, ciclos reproductivos o condiciones del agua.

No florecen ni llueven ni vuelan: son los killis, pececitos ignorados hasta hace unos años, que eligieron los charcos pasajeros para hacer su efímero hogar.

Por Daniel Tirso Fiorotto

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com